VITORIA 2014: DE ARDOARABA A CAPITAL GASTRONÓMICA

ColumnaZero fue invitado a la feria enogastronómica Ardoaraba. Artículo de Isaías Blázquez Rosales.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (6 votes cast)
ColumnaZero fue invitado a la feria enogastronómica Ardoaraba. Artículo de Isaías Blázquez Rosales.
ColumnaZero fue invitado a la feria enogastronómica Ardoaraba. Artículo de Isaías Blázquez Rosales.

Vitoria Gasteiz se convierte en enclave de la cultura gastronómica y  del vino tras los continuos esfuerzos de sus instituciones y tejido empresarial. Gazteiz On, la pieza clave de la dinamización de la ciudad, celebró la feria Ardoaraba que atrajo a cerca de 100.000 personas. Con su buen sabor de boca, acaban de recibir la noticia de que en 2014 serán capital española gastronómica.

La gris ciudad desaparece a nuestras espaldas conforme nos vamos acercando al corazón de Vitoria. Lo que allí empieza a dibujarse nada tiene que ver con lo que hasta ahora hemos visto de la capital de Euskadi. Como cada primer sábado de mes, en las calles del Casco Medieval resucitan las voces de afanados comerciantes, las pisadas de los curiosos, los saludos efusivos de los vecinos y ese olor tan particular. El de la gastronomía alavesa, rica en quesos, vinos, morcilla o pasteles. Maestros que con el paso de los siglos han conseguido dotar a estas obras de nombre propio. Nos referimos al emergente txakoli, a los quesos Idiazabal o a los imprescindibles pintxos.

Es el Mercado de la Almendra, donde los comerciantes vitorianos se sienten orgullosos de sus productos y los muestran sin complejos. La actividad está impulsada por la asociación de hosteleros y comerciantes Gasteiz On, con el objetivo de exhibir sus mejores productos y así darlos a conocer. Aquellos que se pueden encontrar en cualquier taberna del casco dando un tranquilo paseo, por ejemplo dejándose llevar calle abajo por Aiztogile kalea… La calle Cuchillería para los amigos.

Precisamente la asociación organizó los pasados días 5, 6, 7 y 8 de diciembre un evento especial con motivo del puente de la Inmaculada. La organización desplegó cuatro grandes carpas en diferentes puntos de la ciudad, involucró a más de sesenta comercios y dio lugar a la feria del vino por excelencia de la provincia: Ardoaraba. Una exaltación de los caldos alaveses, especialmente de aquellos que, por ser nacidos en la Rioja Alavesa, tienen un especial atractivo. Pero por supuesto no faltan las casetas de otros productos excelentes de la tierra como la sidra o los txakolis. Ni tampoco con qué combinarlos y preparar al estómago para su ingesta: quesos de toda suerte, como los Idiazabal, y pintxos de todos los pecados.

Ardoaraba lleva celebrándose desde el año 2002 gracias, especialmente, al apoyo del Ayuntamiento de Vitoria, de la Diputación alavesa y del Gobierno Vasco. Sin embargo, durante cuatro años la asociación no contó con el apoyo institucional suficiente para sacar adelante la fiesta enogastronómica. El año pasado se recuperó Ardoaraba y el resultado, en datos, es contundente: cerca de cien mil visitantes en los cuatro días del evento. Y, en mitad de todo esto, cinco medios de comunicación digitales cubriendo todo lo que ocurriera, entre los que ColumnaZero tuvo el honor de encontrarse.

VITORIA 2014: DE ARDOARABA A CAPITAL GASTRONÓMICAVITORIA 2014: DE ARDOARABA A CAPITAL GASTRONÓMICA

Uno de los lugares emblemáticos de la ciudad escogidos para la colocación de una carpa fue la Plaza de los Fueros, obra del célebre escultor Eduardo Chillida y del arquitecto Peña Ganchegui. Una especie de gradería rodea parte de la plaza, pensada para la celebración de conciertos o eventos deportivos (de hecho, cuenta con una pista de frontón). Catorce stands ofrecían todo tipo de productos, como el vino blanco de las Bodegas Berarte, dulces pero suaves al paladar, dignos de ser catados. Además, música típica del País Vasco acompañaba la velada, creando un clima muy apropiado para la ocasión.

También nos sorprendieron los caldos, crianza de la Rioja Alavesa, de las Bodegas Ramírez Baigorri. Unas viñas que han pasado de generación en generación y con una producción limitada. Pero con un gran atractivo: sólo se produce vino cuando la cosecha cumple las expectativas. Si el resultado no seduce al paladar, su dueño detiene la producción.. Además de la calidad del vino de autor, nos sorprendió el diseño de las etiquetas de sus botellas. Elegante y sencillo.

Una de las características de esta fiesta enológica es que no estaba compuesta por grandes productoras, sino por pequeñas firmas, muchas de ellas familiares, con una producción de unas cuantas miles de unidades, pero con una ilusión tremenda. Se podía apreciar en el cariño de los dueños al servir sus productos, en la gran disposición a hablar de los mismos, a contar su historia, pero sobre todo en la sonrisa que se les dibujaba al contemplar, orgullosos, como la gente disfrutaba  probándolos. Ellos tenían la opción de darlos a conocer pero sobre todo, los curiosos, tenían la oportunidad de descubrirlos.

Quizá por eso el ambiente era tan acogedor, tan familiar. Los turistas se mezclaban con los vecinos de Vitoria por las calles, en los bares. Un paseo de plaza en plaza, desde Fueros hasta Matxete o desde la Diputación hasta Bastiturri, permitía ver continuamente gente con las copas de Argoaraba colgadas al cuello, buscando un nuevo lugar que conocer. Los flashes rebotaban contra la Casa Consistorial, de finales del siglo XVIII, o la Virgen Blanca, en la plaza que lleva su nombre y donde antiguamente se situaban los mercados extramuros. Y, cuando te perdías por las calles, amenazando con abandonar el mágico lugar, una banda de música te recordaba el camino al ritmo de animadas melodías. Todo el centro histórico de la capital alavesa estaba envuelto en los placeres de la buena comida, la buena bebida y la buena gente.

VITORIA 2014: DE ARDOARABA A CAPITAL GASTRONÓMICAVITORIA 2014: DE ARDOARABA A CAPITAL GASTRONÓMICA

Si el vino, el txakoli y la sidra estaban en las carpas, en los bares y tabernas además encontramos los pintxos, muchos de ellos de diseño. Morcillas, algunas picantes, combinadas de mil formas. Tortilla de patatas y jamón. Bacalao. Así decenas y decenas de pintxos que se pueden encontrar cada día por las céntricas calles de Vitoria. Quizá, las más emblemáticas, la ya mencionada Cuchillería y la paralela Pintorería, a rebosar de bares, unos enfrente de otros, y de castizos camareros encantados de explicar los encantos de su tierra. Cuando cayó la noche, el ánimo se mantuvo y cada vez más caras jóvenes sonreían por las calles. Con las carpas llenas a rebosar, los bares y locales de fiesta recuperaron todo el protagonismo que merecían.

La fiesta enogastronómica continuaba el domingo con la cata de Euskadi Gastronomika, donde los expertos mostraron todo el trabajo que se esconde en los productos locales, esos que dan la identidad culinaria al País Vasco, así como nos enseñaron a saborear un buen txakoli o un crianza alavés. Para el primero, el acompañamiento como aperitivo de queso Idiazabal es perfecto. En palabras de uno de los profesionales tutores: “cuidado con la cantidad, un txakoli está bien, dos quizá son muchos y tres pueden empezar a parecernos pocos”. El maestro repasó la historia de ambos productos y lo complejo de su elaboración. Los quesos de oveja sólo se producen en los seis primeros meses del año y están declarados patrimonio gastronómico europeo. Tienen un sabor equilibrado e intenso.

El txakoli se produce en el valle de Ayala y tiene una denominación de origen muy joven, de apenas doce años, pese a que se llevan haciendo desde hace siglos en la zona norte de España. Es un vino blanco de uva verde, lo que siempre le había producido cierta acidez. Pero desde hace unas décadas se dio con la fórmula actual, que lo convierte en un invitado inigualable en las mesas vascas y cada vez más en las españolas. Por ejemplo, para disfrutarlo con una buena tapa, como las que aprendimos a hacer con anchoas, caballa, tomate y aceite de oliva. Toda una experiencia de sabores al alcance de cualquiera.

[vsw id=”HY1nRGr_9aU” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Ardoaraba no dejó indiferente a nadie. Ni a los vitorianos, que pasaron muy entretenidos el puente de la Constitución, ni a los turistas, que quizá se planteen volver por la capital vasca en las próximas fechas. No sería de extrañar. Después de retener la experiencia durante varios días en el paladar, es posible que los visitantes todavía mantengan el buen regusto. Sin embargo, no pasará mucho tiempo hasta que el apetito les vuelva a llevar de nuevo a pasear por Vitoria. Y una buena excusa es Vitoria 2014: capital gastronómica, que tras ser designado por unanimidad en Madrid por el jurado, prepara ya la puesta en marcha de todo el abanico de ofertas gastronómicas para diseñar una agenda turística atractiva e innovadora.

Isaías Blázquez Rosales

@isaiasblazquez

3 Comentarios

  1. Como responsable de la Bodega Ramírez Baigorri quería agradeceros la mención en vuestro blog porque nos hace mucha ilusión que hayáis disfrutado de nuestros caldos, en especial del “Ad´K Fisión de Aromas” y que lo deis a conocer a vuestros seguidores. Nos supone un gran esfuerzo, dados nuestros recursos por ser una empresa familiar, el conseguir un producto de gran calidad que compita dentro de un mercado tan amplio y desarrollado.
    Muchas gracias y aquí seguiremos…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  2. Gracias igualmente por la visita, este buen artículo y la mención a Bodegas Berarte.
    Un abrazo

    Gonzalo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here