VIS A VIS: BELÉN RUEDA (LA NOCHE QUE MI MADRE MATÓ A MI PADRE)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Una entrevista de María José Medina para ColumnaZero (Fotografías: Carlos Toral)

Una entrevista de María José Medina para ColumnaZero (Fotografías: Carlos Toral)

La película La noche que mi madre mató a mi padre inauguró la sección de largometrajes de la última edición del Festival de Cine de Málaga, una comedia de Inés París que se estrenó en los cines el pasado 29 de abril. Conocemos junto a su protagonista, Belén Rueda, algunos de los secretos del film y repasamos los estrenos y próximos trabajos de la actriz.

 

 

María José Medina: ¿Te sientes más cómoda interpretando papeles dramáticos o trabajando en comedia? 

Belén Rueda: Todo hay que probarlo por primera vez. Hice en televisión “Los Serrano” pero yo era la parte seria de la comedia, era la razonable, la que ponía la cabeza… Y cuando Inés París, directora de La noche que mi madre mató a mi padre me ofreció hacer la película me dijo: “quiero para ti una comedia en la que seas tú la que se desmadre absolutamente, la que haga algo que no espera nadie y que casi tengas un comportamiento bipolar”. No había hecho antes en cine comedia y necesitaba una directora que hiciera comedia como nadie. Esa ha sido Inés París. A partir de ahora no le tendré tanto miedo a la comedia si encuentro a directoras como ella.

¿Rodaría más películas como ésta? 

Definitivamente sí. Es una experiencia maravillosa rodar películas de comedia y en el festival tuve la suerte de comprobar también lo que es estar entre el público que ve comedias. Es una sensación muy agradable el comprobar la complicidad de los espectadores, sus risas… Así que definitivamente, sí. Hay muchas diferencias entre interpretar una comedia o una película de terror, por ejemplo. Hay una tendencia a pensar que es más difícil hacer llorar que reír y te aseguro que no. Hacer reír requiere un ritmo y el terror, provocar miedo o dolor, tiene otro ritmo. Yo antes de hacer la comedia estaba aterrorizada.

VIS A VIS: BELÉN RUEDA (LA NOCHE QUE MI MADRE MATÓ A MI PADRE)

¿Este cambio de registro ha sido buscado?

Sí, es un cambio buscado precisamente por este tipo de preguntas. Los periodistas, mi familia: “¿nos puedes hacer reír un rato en vez de hacernos sufrir tanto? Al final cuando me hacéis estas preguntas y se escriben, llamas la atención de productores y directores. Cuando tú lo dices públicamente empiezan a llegarte proyectos que en principio, como piensan que tú solo quieres un tipo de género, antes no te hacían. La verdad es que me he abierto otra puerta y estoy feliz.

En la película se refleja la crisis que sufren las mujeres en el mundo de la interpretación a partir de los 40 años. Háblanos sobre esto, ¿cuál es tu visión y cómo lo percibes? 

Sí, mi personaje sobre todo refleja esa crisis que se vive a partir de los 40, y en especial en una profesión como la nuestra y que parece que no se da en los hombres… Lógicamente las jóvenes van sustituyendo a las “maduras” pero lo hacen progresivamente, no de una forma tan agresiva como en la película. Sí que es cierto que mi personaje está dispuesto a cualquier cosa. Cuando llegas a un extremo, cuando el teléfono no suena, creo que estaríamos dispuestos a hacer cualquier cosa… Pero no sé lo que haría yo en eso caso porque por suerte, tengo varios proyectos.

¿Es verdad que Maribel Verdú y tú queréis rodar una película juntas?

Es muy curioso porque hemos coincidido muchas veces en promociones de películas, ella con una y yo con otra. La broma entre nosotros es hablar sobre cuando promocionaremos una juntas. Nunca hemos coincidido en ninguna película y me encantaría.

¿Te tienta probar suerte en Hollywood?

Es cierto que se plantea Hollywood como la meta más alta. Pero para triunfar en Hollywood hay que plantearse varias cosas en la vida y hay que renunciar a muchas otras. Por eso yo admiro tanto a Penélope Cruz, Javier Bardén, a nuestro malagueño Antonio Banderas… La gente piensa que ir allí es una fiesta continua y es sencillo, pero se tiene que renunciar a muchas cosas que para mí son muy importantes. Cuanto yo empecé en este mundo yo tenía ya familia, a mis peques y, o me iba con ellas para allá, que no era el caso porque éramos dos los que teníamos aquí trabajo, o me iba yo sola. Y no me arrepiento en absoluto. Han pasado muchos años desde que empecé, mis hijas son ya mayores y no me he perdido ni un solo avance de ellas. Eso es lo más grande que tengo. Pero sí que les he dicho que ahora me toca a mí aunque no sé si se me ha pasado el arroz (risas). Ahora estoy diciendo que sí a proyectos fuera de España.

Empezaste en televisión como presentadora ¿crees que eso ha hecho que tengas que esforzarte más para demostrar lo que vales como actriz?

Sí, sin duda. Ahora un poco menos pero antes había una idea en la que si tú trabajabas en televisión parecía que no eras válido para hacer cine e incluso teatro. Pero los actores estamos para hacer personajes diferentes y para cambiar también nuestra técnica de trabajo dependiendo en el medio en el que estemos. Ahora podemos ver a muchos actores que empezaron en series de televisión haciendo maravillosas películas. Es verdad que recuerdo los comienzos bastante complicados. Cuando pasé de presentar a hacer series, que entraba en el mundo de la interpretación, encontré a gente que no creía que eso fuera posible.

Se ha estrenado tu nueva serie La embajada y está teniendo buena cabida entre el público, ¿qué ingredientes tiene que tener una serie para tener éxito y enganchar?

Si pudiese contestarte a esa pregunta no estaría aquí ahora contigo, estaría en las Bahamas de vacaciones (risas)…Es la pregunta del millón. Lo que sí es cierto es que cuando empiezas un proyecto, empiezas con producción y guiones, lo que intentas es hacer algo diferente a lo que se ha hecho hasta el momento. Esto creo que se da con una productora como es Bambú, que hace géneros muy diferentes dentro del panorama de la ficción en lo audiovisual. Creo que siempre hacen algo distinto, dan un pasito más. En La Embajada lo que hacemos es meternos muy de lleno dentro del mundo diplomático y político, que es el eje central. Se habla de temas muy actuales como es la corrupción, pero también se ve como afecta todo eso en el ámbito familiar, de relaciones… También creo que a través de la ficción nos van a aclarar bastantes cosas que en los informativos nos quedan a veces muy en el aire como el blanqueo de dinero, las empresas fantasma… VIS A VIS: BELÉN RUEDA (LA NOCHE QUE MI MADRE MATÓ A MI PADRE)

¿Cómo está el panorama de las series en España? ¿es difícil sacar una producción adelante?

Si, es muy difícil porque no hay el presupuesto que pueden tener otros países. Pero también te digo que la ficción Española goza de una salud increíble. En el extranjero, cuando hay algún festival donde cada uno va con la ficción de su país, España va con el nivel tan grande que esperan otros países. Y eso que está hecho en un idioma que no es el común en la Comunidad Europea como es el inglés. Pero se espera con ansia porque somos muy innovadores.

¿Afecta que no sea el inglés nuestro idioma en las series o no importa y recurrimos a los subtítulos?

Creo que es una cosa que nos va en contra. No hemos sabido hacer lo que los ingleses han sabido hacer estupendamente. Hay más hispanohablantes que angloparlantes. No hemos conseguido encontrar esa union entre nosotros.  Si nos hiciésemos fuertes con la lengua nos sería mucho más sencillo. Pero aún así es que lo que se exporta fuera son las ideas y la forma de hacerlo. Es una contradicción porque en teoría si tienes menos presupuesto el resultado final debería ser de menor calidad y no es así, la calidad de las series españolas es brutal a nivel de ideas y de imagen.

¿Cómo crees que están cambiando los hábitos de consumo de los espectadores?

Es la pregunta también del millón. Hay muchos soportes gracias a internet. Netflix, Movistar… Antes el consumo era en el momento que se emitía y ahora tú sabes que puedes acceder a eso cuando ya ha pasado un tiempo y puedes verlo a la hora y en el momento en el que tú quieres. Eso para las series es una complicación porque nosotros vivimos pendientes de la audiencia. Cuando se emite un capítulo nosotros nos levantamos mirando el teléfono para ver la audiencia que hemos hecho. Eso nos indica si se va a seguir emitiendo, si va a haber una nueva temporada… Nos ha desestabilizado un poco porque ya no está localizado en un sitio. Cuando hacemos la serie también se tiene en cuenta eso. Tenemos en cuenta que debe ser diferente.  Yo recuerdo que antes se decía que no se debe contar nada de la serie para que la gente lo vea y creo que eso ha cambiado, ahora cuando lo cuentas la gente lo que piensa es: “¡ah, me interesa!”.

¿Qué más proyectos tienes?

Bueno, está la película de La noche que mi madre mató a mi padre, la serie de La embajada y otros dos proyectos, uno incluso fuera de España. Pero no puedo adelantar nada. La gente se cree que no hablamos de ellos por superstición pero no es por eso. Es que todavía no se han cerrado ni presupuestos, ni actores involucrados, etc… Es conveniente no hablar de ello para que puedan elegir libremente y para que puedan contar con inversores, etc. de una manera más libre que si sale a la opinión pública.

Entrevista: María José Medina

Fotografía: Carlos Toral

@columnazero

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>