TWIN PEAKS, UN DERROCHE (EN TODOS LOS SENTIDOS)