TRADICIONES DEL SIGLO XIX: LA FOTOGRAFÍA POST-MORTEM

Un artículo de Carmen Santaella para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Un artículo de Carmen Santaella para ColumnaZero.
Un artículo de Carmen Santaella para ColumnaZero.

“Memento mori”, proveniente del latín, tiene su traducción literal al castellano como “recuerda que morirás” o “recuerda que eres mortal”. Esta expresión antigua designa “un elemento o representación artística que sirve para recordar la inexorabilidad de la muerte”. A este concepto se le asocia la victoriana tradición del siglo XIX de fotografiar a los cadáveres de los familiares instantes después de su muerte.

La fotografía “post-mortem” es una tradición que data del siglo XIX, tan solo meses más tarde de la invención de la fotografía. Es, por tanto, uno de los géneros fotográficos pioneros y más antiguos que, actualmente, se encuentra prácticamente en desuso. Esta práctica consistía en fotografiar por última vez el cuerpo del fallecido con la intención de que su alma siguiera viviendo en las fotos. En el siglo XIX eran las clases más altas las que podían permitirse esta práctica, considerada como un lujo y vista con gran amor y respeto. El objetivo no era otro que rendir tributo al difunto y “conservarle” para siempre.

Aunque hoy en día puede resultar morbosa e incluso macabra, antiguamente era considerada normal y necesaria. Los familiares vestían a los difuntos con sus mejores galas y les hacían posar simulando escenas cotidianas rodeados de familiares. También las había en las que ellos solos posaban como si estuviesen profundamente dormidos. Aunque existían diversos métodos para dicha elaboración, los más comunes eran: pintar los párpados del difunto para que apareciera con los “ojos abiertos”, realizar mecanismos para mantenerlos de pie o simular el sueño.

TRADICIONES DEL SIGLO XIX: LA FOTOGRAFÍA POST-MORTEM

Esta práctica era vista como un lujo al que pocos podían acceder. Más tarde, las clases medias fueron haciéndose hueco en esta tradición. La muerte era un tema de gran respeto e, incluso, admiraban a los muertos por el “privilegio de dejar una vida efímera llena de sufrimiento”. Lo sorprendente es que, debido a la altísima tasa de mortalidad infantil, la mayoría de estas fotografías son de niños y jóvenes, quienes solían aparecer rodeados de familiares y seres queridos.

Cristina Garrido escribió sobre esta práctica en noviembre de 2013 en un artículo para el diario ABC: “¿Por qué nuestros antepasados hacían fotos a los muertos?”. En él muestra una galería de numerosos ejemplos y una entrevista a Virginia de la Cruz, doctora en Historia del arte y autora del libro El retrato y la muerte.

La literatura no es el único género que alguna vez nos ha documentado sobre esta tradición, también el cine hace alusión a ella. Un ejemplo muy conocido se encuentra en el largometraje de Alejando Amenábar, Los Otros, donde el personaje de Nicole Kidman descubre un álbum de fotografías “post-mortem” que será el detonante de la trama.

Sin embargo, aunque esta práctica fue famosa en la época victoriana, sus antecedentes se remontan al Renacimiento, donde la técnica utilizada era el retrato mediante la pintura. Además, diferentes culturas usaban prácticas similares siglos antes. Por ejemplo los egipcios momificaban a sus faraones; los mayas también inmortalizaban el rostro tallando máscaras de jade; y en Europa se puso de moda la “máscara mortuoria”, a la cual solo tenían acceso la nobleza y monarquía en la Antigua Roma.

En la actualidad podría parecer que la fotografía “post-mortem” es una práctica en desuso; sin embargo, cada vez se extiende más entre la sociedad una práctica análoga pero adaptada al contexto del siglo XXI: el selfie mortuorio. Son numerosos los casos de personas que han realizado la autofoto en funerales y capillas. Un síntoma claro de que la fotografía “post-mortem” está muy viva.

Carmen Santaella Arco

@CarmsPams

1 Comentario

  1. Recientemente tuvimos un caso y no me lo podía creer. Tu artículo me ha ilustrado sobre algo q no sabia q existiera.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here