TAKIS: Y TÚ… ¿CÓMO DE PICANTE ERES?