SUPER 8: CHRISTMAS NIGHT, BLOODY NIGHT

    Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.
    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 2 votes)
    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
    Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.

    Películas de terror navideñas.

    La Navidad no es precisamente una época en la que solamos quedar con los amigos para ver una maratón de películas de terror, al contrario que aquella fecha tan señalada que ha sido renombrada por la cultura popular como Halloween. Mientras comemos turrón y abrimos los regalos, la programación navideña de las televisiones deriva desde el drama ñoño de “vuelta a casa” hasta la pueril aventura preadolescente con Papá Noel (verdadero o ficticio) incluido. La cultura anglosajona, colonizadora de, prácticamente, todos los ámbitos de nuestra cultura, ha introducido nuevos personajes a la estampa navideña, así como una vínculo indisoluble de la Navidad con un consumismo feroz, elixir de la felicidad y placebo del cachorro preadolescente con ganas de alboroto. Pero ante este sombrío y distópico panorama, no todo está perdido: el cine de terror también ha aprovechado estas fechas para meternos un poco de miedo en el cuerpo; tímidamente, pues no se cuentan por una gran cantidad los títulos que conjugan el horror y los tópicos navideños, pero lo ha hecho subvirtiendo los valores y el significado de los tópicos y personajes que forman parte de la cultura popular navideña. Hemos entresacado un puñado de películas, variadas y destacables, algunas clásicas y otras más contemporáneas, para ofrecer un panorama fílmico del cine de terror navideño.

    BLACK CHRISTMAS (1974)

    Al principio fue el slasher, el género nacido bajo el paraguas de esa gran corriente de cine de terror norteamericano conocida como American Gothic. Black Christmas es un slasher muy primigenio, con largos momentos discursivos, donde el horror se va apoderando poco a poco de la historia, claro de deudor de su padre ideológico, el giallo italiano.

    Llegan las navidades y un extraño comienza a acosar a las chicas de una fraternidad que se están preparando para volver a casa. Pronto el acoso se hace más insistente y los cadáveres comenzarán a aparecer.  Black Christmas es todo un clásico de cine de terror navideño y quizás la primera película que se hizo expresamente para dar un toque sanguinolento a la navidad. Cuenta con un remake que se realizó en 2006.

    NAVIDADES INFERNALES (1980)

    John Waters clasificó esta película como la mejor cinta navideña de todos los tiempos. Conociendo el carisma del realizador nacido y afincado en Baltimore, el espectador ya puede hacerse una idea de lo que va a encontrar. Navidades Infernales, sin ser tan bizarra como las cintas que realiza John Waters, tiene elementos de su cine, como ese humor negro tan corrosivo y esa violencia rayana en lo cómico. Y es que la premisa de Navidades Infernales es la siguiente: Arrostrado por un trauma infantil, el protagonista de la película se disfraza de Papá Noel y quiere que todo el mundo crea en las navidades, aunque para ello sea preciso que mate.

    NO ABRIR HASTA NAVIDAD (1984)

    De nuevo un niño traumatizado por un accidentado encuentro con un Papá Noel decide realizar su propia terapia, esta vez asesinando a todo aquel que se encuentre a su paso y que esté vestido de Papá Noel.

    La particularidad de esta película es que es inglesa y la ciudad donde se desarrolla la historia es Londres. Es curioso como esta producción británica imita al slasher norteamericano asimilando la completa totalidad de sus códigos. El resultado es una cinta un poco irregular y menos atmosférica que el clásico slasher navideño norteamericano pero a la que no le falta su imprescindible dosis de gore. Es curioso como la policía británica (Scotland Yard) realiza un investigación más científica que su compañeros del otro lado del océano.

    ELFOS (1989)

    Entre la serie B y la serie Z, esta monster-movie tiene un argumento realmente delirante: Es Navidad, y una joven descubre que es el objetivo de un malvado experimento nazi que involucra selección genética y la invocación de elfos, en un intento de crear una raza de superhombres. Ella y dos de sus amigas están atrapadas en una tienda del centro comercial con un elfo asesino, y sólo Mike McGavin, un ex policía alcohólico que ahora trabaja de Santa Claus en el centro comercial, puede salvarlas.

    Dejando nuestro prejuicios en congelador, nos enfrentamos a una película modesta y a la vez entretenida, si queremos seguir el juego a su delirante argumento. De producción norteamericana, su director, Jeffrey Mandel, solo volvería a realizar un nueva producción esta vez, de ciencia ficción, pero adscrita a un formato y presupuesto similar a Elfos.

    THE CHILDREN (2008)

    El televisivo Tom Shankland realiza una modesta película en la que unas vacaciones navideñas se convierten en un infierno. Los niños de varias familias cambian de actitud hacia sus padres y  desarrollan comportamientos homicidas.

    En esta película resuenan ecos de ¿Quién Puede Matar a un Niño? y El Pueblo de los Malditos. El resultado es una cinta interesante de partida, pero floja en su puesta en escena. Y es que el ver que unos mocosos de cuatro años asesinan a sus padres de forma brutal es difícil de digerir, no en lo aparatoso de sus muertes, que lo son, sino en lo inverosímil de las mismas. Ahí queda el intento, como tímida muestra de serie B que nos hará pasar un rato pero sin que quede gran cosa para los anales del cine de terror.

    RARE EXPORTS (2010)

    Las últimas producciones de terror navideño se han cebado en la figura real de Santa Claus (aka Papá Noel). Esta visión más descarnada procede de la mitología del norte de Europa, donde Santa Claus es realmente un ser maligno que secuestra niños y se los come. Sus ayudantes no son precisamente unos angelitos y comparten parte de su psicopatía. Con esta premisa nace Rare Exports, una película finlandesa que obtenido un buen número de galardone en los festivales especializados.

    Unos científicos se encuentran en el norte de Finlandia investigando extraños sucesos que guardan relación con la existencia de una misteriosa criatura. Siguiendo sus pasos, un pequeño descubrirá la verdad oculta tras el rostro de Santa Claus, quien, en realidad, es el Krampus de las leyendas nórdicas, un ser hambriento de carne de tiernos infantes.

    KRAMPUS (2015)

    Realizada por Michael Dougherty, el director de la afamada Trick or Treat, y con un remake de Godzilla en ciernes, en Krampus vuelve a demostrar su valía como realizador de películas de horror, fiel a un estilo artesanal y técnicamente impecable.

    El espíritu de la Navidad simboliza la unión familiar y la generosidad, pero cuando Max ve que su familia disfuncional se resquebraja, pierde la fe en estos valores. Esto despertará la ira del Krampus (el auténtico Papá Noel, como hemos indicado en la reseña anterior), un ser mitológico que acechará al niño y a sus parientes para atormentarles las fiestas y hacerles vivir las peores navidades de su vida. Para enfrentarse al Krampus y salvarse, Max y los suyos tendrán que dejar a un lado sus diferencias y unir sus fuerzas contra el monstruo, extremo éste del argumento altamente previsible, que se salva por estar jalonado de un divertido humor negro en muchas de sus escenas.

    Alfredo Paniagua

    @columnazero

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here