STRANGER THINGS, O POR QUÉ TODOS QUIEREN VOLVER A LOS 80

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Un artículo de Esther Blanco para ColumnaZero.

Un artículo de Esther Blanco para ColumnaZero.

Las menciones a Steven Spielberg, las bicicletas, el regreso de Winona Ryder o la voz de Morrisey son alguno de los rasgos de la primera temporada de una serie que ha revolucionado los estrenos estivales. Netflix apostó por la nostalgia y la respuesta del público ha sido más que buena. Los hermanos Duffer se lanzaron a su primera creación de la mano de Stranger Things y en ColumnaZero os contamos las claves de lo que se ha convertido en todo un fenómeno.

La ópera prima de los hermanos Duffer, Stranger Things, se ha convertido en el fenómeno del verano. Con tan solo una temporada, Stranger Things es una serie de obligado visionado de la que nadie llega a decir cuál es el motivo exacto de su éxito. Los Duffer no tienen antecedentes de gran renombre en su filmografía; son autores de algunos guiones de la irregular Wynard Pines y una única película: (2015). El éxito no se cuenta solo con el boca a boca, algo que va ligado casi de forma natural a Stranger Things, sino que la presencia de su elenco en distintos programas de televisión o galas de premios se ha multiplicado. Prueba de ello es la intervención de Millie Bobby Brown (Eleven), Gaten Matarazzo (Dustin) y Caleb McLaughling (Lucas) en la gala de los Emmys del pasado domingo.

Pero, y volviendo a la clave del éxito de los Duffer en Stranger Things, lo que realmente ha funcionado en la serie es la vuelta al pasado de una generación que ya no monta en bicicleta. El hilo así, además de una historia original, es la nostalgia. Muchos se sentaron a verla conociendo detalles de la trama, otros lo hicieron desde el absoluto desconocimiento. Y quienes la han visto, hablan de una atmósfera única. Ahora, el portal Reddit ha publicado fotos del laboratorio que tanta importancia ha tenido en esta primera temporada y en el que, parece, que el equipo se prepara para rodar. Estas son cinco claves para entender esta obsesión por lo extraño.

La vuelta de los 80 como referente de la cultura popular.

Stranger Things parece estar dirigido a un público muy concreto: aquellos cuya adolescencia empezaba a finales de los años 80 y principios de los 90. Una infancia marcada por Steven Spielberg, y la ciencia ficción. Títulos como Alien (el monstruo de la temporada recuerda, curiosamente, a una de los mejores títulos de ciencia ficción de la pasada década), Star Wars (las comparaciones de Dustin con frases como “Es como R2D2 luchando contra Darth Vader” se han ganado el cariño del público) o Tiburón, entre otros, son los que consiguen enganchar a un público más maduro. Sin embargo, esta vuelta al pasado no es otra cosa que él homenaje a la cultura popular estadounidense, que también es referente en todo el mundo.

Stephen King, el gran homenajeado.

A la larga lista de títulos, obras, películas y juegos de rol de la ficción se desprende una particular obsesión con el escritor de terror, que además se puede observar en la propia cabecera de la serie. Pero los Duffer fueron más allá y dedicaron el cuarto capítulo de su creación a homenajear a King.

El cuarto episodio se titula “The Body”, algo que según declaraciones de los hermanos Duffer es “una referencia no demasiado sutil hacia la historia corta de Stephen King ‘The Body’ […]. Amamos con todo nuestro corazón esa historia y la película, y su ADN está en la escritura de toda la serie”.

El regreso de Winona Ryder.

La actriz de Alien o Drácula levanta tanta pasión como rechazo. Nunca se escucha en una conversación la misma opinión. Algunos la tachan de intensa, y otros de demasiado lineal. La cuestión es que Stranger Things, en lo que parecía un discreto regreso a la pequeña pantalla, le ha devuelto el reconocimiento del público. La mayor crítica que se le puede hacer es, quizá, su exceso de intensidad. Algo que, sin embargo, se corresponde a la perfección con su personaje. Joyce es una madre atormentada, y casi coraje, que explota cuando su hijo pequeño desaparece, así Ryder aporta la dosis perfecta de excentricidad en una trama que protagoniza alguno de los mejores momentos de esta primera temporada.
No se trata de que Winona Ryder sea la estrella de Stranger Things, y no, no se debería leer su participación en la serie en semejante dimensión sino que Ryder forma parte, como el resto de actores, de un universo que aunque parece conocido, resulta nuevo.

Eleven.

Es para muchos el descubrimiento de la serie. Millie Bobby Brown ha conquistado con tan solo 14 años al gran público con un personaje que plantea más dudas que respuestas, y sobre el que parece girar toda la trama. Muchas son las teorías que se deslizan de esta joven, incluso la de que Demogorgeon (el monstruo de esa dimensión paralela que existe en Stranger Things) es, en realidad, ella misma. Sea como fuere, el final de la primera temporada planteó interrogantes que los creadores parecen no estar dispuestos a resolver, por el momento. Hace unos días David Harbour, Hopper en la ficción, dio a entender que Eleven podría tener mucho que decir en la segunda entrega de la serie. “No hay forma que creen un personaje tan icónico como Eleven en nuestro espectáculo y planeen matarla al final de la temporada 1”, fueron sus palabras. Aún así, habrá que esperar hasta 2017 para conocer cuál será el futuro de la pequeña Eleven.

La música.

Volver a los 90 exige que la música esté a la altura del resto de los elementos de la serie. Y en Stranger Things lo consiguen desde el primer momento que suena la cabecera del opening. Dos de los miembros de Survive, Kyle Dixon y Michael Stein, fueron los encargados de crear los temas de esta ficción que se distinguen por el uso del sintetizador. Casi como la mejor electrónica psicodélica que recuerda a bandas sonoras compuestas por el dúo francés Daft Punk.

Además, voces míticas ponen música a muchas escenas de la ficción. Desde The Clash con su ‘Should I stay or should I go’ a Morrisey con The Smiths o New Order y Joy Division, entre otros. La lista de reproducción que creó Netflix en Spotify cuenta con casi 174.000 seguidores, y apenas contiene quince temas.

Esther Blanco

 @e_bece

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>