¿SON LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS PERJUDICIALES PARA LA SALUD?

Un artículo de Isaías Blázquez Rosales para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (4 votes cast)
Un artículo de Isaías Blázquez Rosales para ColumnaZero.

Es la última moda entre los fumadores: consumir cigarrillos electrónicos para dejar el tabaco o para no perjudicar con el humo a su entorno. Ahora bien, ¿hablamos de un producto seguro? Algunas voces alertan sobre sus efectos nocivos y algunos países han prohibido su uso.

“El concepto es bien simple, no se trata de dejar de fumar, sino de sustituir el tabaco y sus nocivos aditivos por un producto similar, con nicotina o sin nicotina, tú eliges, y que no produce cáncer, ni afecta a la salud de la misma forma que el tradicional”. Esta descripción la hace una empresa de cigarrillos electrónicos, que posiblemente esté viviendo un fuerte crecimiento en el número de sus ventas debido a la inmersión en el mercado del producto. Tanto es así que, ya en España, se están abriendo decenas de tiendas dedicadas exclusivamente a su venta al público.

Pero, volvamos a la descripción para cuestionarnos lo siguiente: si estos e-cigarrillos, como han sido apodados, “no afectan a la salud de la misma manera que el tabaco tradicional”, ¿de qué manera lo hacen? Según ha publicado la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, “los cigarrillos electrónicos producen efectos a corto plazo y son potencialmente cancerígenos”. Se basan en un estudio externo en el que varias personas sanas y otras con problemas respiratorios usaban estos cigarrillos durante 10 minutos, y en el que se observaba que “aumentaba la resistencia de la vía aérea y disminuía su poder conductor del aire a través de la misma”. Además, sostienen que sus efectos a largo plazo son desconocidos debido a las sustancias que contienen, como nicotina. Pero también pueden contener dietilenglicol o nitrosaminas, ambos elementos peligrosos y en casos extremos letales, según la FDA, perteneciente al Departamento de Salud de Estados Unidos. Si bien otros estudios restan importancia a este punto.

Prohibición del e-cigarrillo

Resulta evidente que se trata de un nuevo producto con efectos desconocidos y ante el que existe un importante vacío legal. La Organización Mundial de la Salud recomienda que no se consuman hasta que se compruebe su efectividad, seguridad y calidad. En España está permitida su venta a todas las personas mayores de edad. Pero en algunos países como Australia, Canadá, México, Panamá o Uruguay los han prohibido. En otros, se han aplicado todo tipo de medidas: en Francia están prohibidos en zonas públicas y tendrán la misma regulación que el tabaco convencional, en Holanda se ha prohibido la publicidad sobre ellos, en Austria deben ser registrados como producto medicinal para poder ser vendidos, en Argentina se desaconseja su uso, etc.

Pero el impacto del e-cigarrillo no siembra la duda solamente en el entorno sanitario. ¿Qué pensarán de esta moda las grandes industrias tabacaleras? ¿Estarán preocupadas por si este producto desbanca al tabaco o por si ayuda a los fumadores a abandonar su vicio? En países como México donde está prohibido algunas voces claman contra los lobbies de presión y al interés de los propios gobiernosen España los impuestos sobre el tabaco casi alcanzan el 80% de su precio de venta, lo que permite al Estado ingresar cada año cerca de 10 millones de euros.

Recordemos que los Estados no comenzaron a aplicar estos impuestos sobre el tabaco hasta que descubrieron que era perjudicial para la salud. Lo hicieron para costear el gasto que debían hacer en sanidad y para compensar el daño realizado por las tabacaleras, puesto que sospechaban que éstas conocían sus efectos adversos desde tiempo atrás pero decidieron ocultarlo. ¿Pasará algo parecido entre los Estados y las empresas de cigarrillos electrónicos? ¿Consentirán las tabacaleras que crezca un negocio que vive de la idea de dejar de fumar? ¿Tendrán que pasar décadas hasta que sepamos las consecuencias reales de introducir elementos químicos potencialmente nocivos en nuestro organismo?

Isaías Blázquez

@isaiasblazquez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here