REPASO A LA PRIMERA JORNADA DE LA MBFWM

Un artículo de Claudia Hoya para ColumnaZero Moda.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (4 votes cast)
Un artículo de Claudia Hoya para ColumnaZero Moda.
Un artículo de Claudia Hoya para ColumnaZero Moda.

Análisis de los desfiles de la primera jornada de la MBFWM.

Roberto López Etxeberria es el viento fresco que azota con fuerza la moda española. Su desfile, el cuarto de la jornada, ha sido el revulsivo de una pasarela que se enfrenta a la dura tarea de recuperar el prestigio internacional perdido. Este eibarrés de talento incalculable ha presentado en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid una colección exquisita en el que la piel ha sido de nuevo la protagonista. El diseñador ha querido esta vez jugar con las costuras y, en un alarde de virtuosismo, las ha sustituido por pinzas, dando como resultado una lección magistral de patronaje. El objetivo no era otro que destrozar el patrón de sastrería clásica y reinventarlo.

Sobre la pasarela de Etxeberría han desfilado todo tipo de texturas y tejidos. Junto a sus ya míticos abrigos, se han podido ver perfectos trajes de chaqueta con volúmenes inspirados en la sastrería inglesa de los años 20. Las lanas y los fieltros conviven junto al pelo de Mongolia y las pieles de potro, gacela y astracán. Este uso indiscriminado de las pieles es el punto fuerte de unas prendas que se venden en tiendas tan prestigiosas como L’ecleireur y Yoahm, en París; la Untitled y Oak, en Nueva York, y la emblemática Catwalk de Baltimore.

Etxeberria.
Etxeberria.

A pesar de que sus colecciones están pensadas para hombres, esta vez Etxeberría se ha valido también de modelos femeninas. No obstante, el protagonismo ha vuelto a recaer de nuevo en el modelo albino Shaun Ross quien se ha convertido en la imagen del diseñador vasco en sus últimos desfiles.  

Antes de Etxeberría, se subió a la pasarela de la MBFWM Amaya Arzuaga con su colección AA inspirada en la naturaleza. La diseñadora demostró una vez más ser la reina de los volúmenes. Esta vez los hemos podido ver en espaldas y hombros con la intención de recrear el despliegue de las alas de un pájaro. Los hombres son los encargados de definir una silueta teñida de negro y camel. El punto de color lo han puesto los estampados caleidoscópicos y las prendas en verde bosque y azul gitanes. El rojo ha aparecido en los botines de tacón escultura bicolores inspirados en la mesa de trabajo de la propia diseñadora.

La segunda cita de la mañana ha venido de la mano de Roberto Verino.  El gallego se ha mostrado una vez más fiel a su filosofía de crear una pasarela para la calle. Su colección titulada Stree chic está inspirada en la alta costura de los años 50 y en los grandes iconos de la época como Audrey Hepburn y Jackie Kennedy. Nada nuevo en una pasarela que reclama con urgencia jóvenes talentos.

Si Verino no arriesgó, tampoco lo hizo Miguel Palacio para Hoss Intropia. En su desfile pudimos ver detalles característicos de la firma como los bordados o las lentejuelas. Significativo fue el uso reiterado del brillo por medio de un tejido muy pesado, con cristales de colores incrustados. La mujer de Palacio es aquella que va bien vestida sin pretenderlo, elegante y sexy al mismo tiempo. De ahí que las líneas evasé se mezclen con los vestidos cortos troquelados y los escotes pronunciados.

REPASO A LA PRIMERA JORNADA DE LA MBWN
Amaya Arzuaga

 

 

Miguel Palacio
Miguel Palacio

Por la tarde, fue el turno de Devota & Lomba quien presentó su primera colección tras el concurso de acreedores de la marca. Gracias al respaldo económico del grupo Kangaroos, Modesto Lomba mostró a los asistentes de la MBFWM un excelente juego de cortes y volúmenes. “Es la colección más artesanal de todas las que he hecho” decía el diseñador minutos más tarde de bajarse de la pasarela. La geometría es el hilo conductor de unas prendas en las que destaca (como también lo hiciera en Amaya Arzuaga o Etcheverría) la capa.

Aristocrazy.
Aristocrazy.

El penúltimo desfile de la jornada corrió a cargo de Juan Duyos. Nº15 es el nombre de la nueva apuesta del madrileño. Quince, por el número de mantones de Manila que conforman el desfile y, a su vez, por los años que lleva la marca en el negocio. Cuenta el diseñador que, paseando por Zaragoza, descubrió una mercería llamada La Parisienne con mantones de los años treinta y cincuenta que le han servido de inspiración. Con ellos ha construido una de sus mejores  colecciones de los últimos años. Para reinterpretar esta prenda clásica se ha valido de siluetas delicadas y tejidos semitransparentes.

Por último, el front row de la MBFWM se llenó para presenciar la puesta en escena de Aristocrazy. Maxicollares, cadenas y brazaletes en los que el águila era el protagonista. Las modelos vestían idénticos bodys negros y pelucas rubias, emulando a la replicante Pris de Blade Runner. Había piezas de hasta cinco kilos de peso creadas en plata bañada en oro de 18 quilates y con incrustaciones de ónix y lapislázuli.

Claudia Hoya Morán [Info Claudia Hoya]

@claudiahoya

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here