REFERÉNDUM: ¿DEBERÍA ESCOCIA SER UN PAÍS INDEPENDIENTE?

Un artículo de Karina Kolokolchikova para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)

 

Un artículo de  Karina Kolokolchikova para ColumnaZero.
Un artículo de Karina Kolokolchikova para ColumnaZero.

Repasamos en ColumnaZero los dos prismas del Referéndum convocado en Escocia y los caballos de batalla en este juego de ajedrez. James Birkett, asesor de comunicación de la embajada británica,  responde varias preguntas que generan la victoria del “si” o del “no”.

Un referéndum para decidir si Escocia debe ser un país independiente fuera del Reino Unido tendrá lugar el 18 de septiembre de 2014. Actualmente, Escocia es una nación constituyente y región administrativa del Reino Unido de Gran Bretaña con su propio gobierno autónomo, el Parlamento Escocés, con sede en Edimburgo. Tras un acuerdo entre el Parlamento Escocés y el Parlamento del Reino Unido, la pregunta formal de este referéndum será: ¿Debería Escocia ser un país independiente? “Sí” o “No”. Podrán votar personas mayores de 16 años en las elecciones regionales incluidos ciudadanos de la UE y de la Commonwealth. No podrán votar, sin embargo, escoceses residentes fuera de Escocia.

Los temas principales del referéndum serán la economía escocesa, la defensa de las Islas Británicas, las relaciones entre Escocia y sus vecinos y la afiliación con organizaciones internacionales como la Unión Europea, la OTAN y la Mancomunidad de Naciones. El Ministro Principal de Escocia, Alex Salmond, y su Partido Nacional Escocés están a favor de la campaña independentista. El Primer Ministro británico David Cameron y la mayoría de los otros partidos de Gran Bretaña están a favor de la continuación de la unión. La organización política Yes Scotland representa la campaña del “Sí” y la organización Better Together representa el “No”.

Alex Salmond emprende el camino hacia el separatismo

Según el Ministro Principal de Escocia, la región saldrá beneficiada tras la separación dado los grandes recursos que dispone, como el petróleo y el gas. El jefe del Partido Nacional Escocés tiene planes alternativos si no se mantiene la libra en Escocia, aunque prefiere que se mantenga. Sin embargo, George Osborne, el ministro británico de Economía, indicó que si Escocia gana su independencia tras el referéndum, la opción de unión monetaria será absolutamente descartada por Reino Unido. Como respuesta Salmond afirma que Escocia no pagará la deuda exterior a Reino Unido. La reacción de los mercados no se hizo esperar: si se niegan a pagarla, ¿quién les va a financiar?

En cuanto al ingreso del nuevo estado independiente en la Unión Europea, Salmond planea su entrada dentro de 2 años tras la separación. Este cálculo excesivamente optimista fue desmentido por José Manuel Durao Barroso, el presidente de la Comisión Europea, quien subrayó que sería muy difícil para Escocia conseguir el ingreso en la UE dado que es un proceso largo y complejo y no disfrutará de ninguna ventaja frente a los demás países que entraron o esperan su entrada a la UE.

Los pilares del «si» se fundamenta en lograr el control total de la economía y las decisiones fiscales. La independencia permitiría rebajar los impuestos para las empresas y promover el crecimiento y el dinamismo. Es el ingrediente que los partidarios del sí necesitan, contando actualmente incluso con su propio sistema de justicia. Otra baza a su favor, y que cala en la población, es la de perseguir con la independencia que la voz de Escocia sea escuchada en instancias internacionales y sean atendidos los intereses de la nación.

Según el ministro, una Escocia independiente gestionaría mejor el petróleo del mar del Norte que el Gobierno y el Parlamento de Londres, a los que calificó de «ladrones» por no haber beneficiado suficientemente a los escoceses. El informe de la agencia Standard & Poors realizado este año, refleja que a pesar de que Escocia sea demasiado pequeña para el tamaño de su sistema financiero y que tendría al principio problemas de crecimiento y de calificación de su deuda, con el tiempo sería financieramente viable e incluso podría tener su propia moneda. Pero teniendo en cuenta que el banco más importante de Escocia fue rescatado por Gran Bretaña ¿podría Escocia ser la nueva Noruega?

Cameron pide a Escocia quedarse con el Reino Unido

El Primer Ministro del Reino Unido, David Cameron subraya que no habrá vuelta atrás si deciden independizarse y que su Gobierno está dispuesto a estudiar modificaciones en el sistema fiscal. El Reino Unido está más capacitado que una eventual Escocia independiente para maximizar los recursos yacentes frente a la costa escocesa ya que, al ser una de las diez primeras economías del mundo, puede permitirse desgravaciones fiscales, inversión y absorber los choques del volátil mercado del petróleo. El Reino Unido, más grande, está en mejor posición para aprovechar los recursos del mar del Norte que otro más pequeño como Escocia.

La industria de la defensa en Escocia -donde hay importantes astilleros de la Marina- proporciona empleo a unas 12.600 personas, lo que genera unas ventas estimadas en 1.800 millones de libras (2.160 millones de euros) al año. El ministro británico de Defensa, Philip Hammond, duda: ¿podría una Escocia independiente mantener ese nivel de gasto? Pues sólo es justificable si se atiende la demanda de seguridad de todo el Reino Unido y no de una región.

La cuestión de la energía se erige como el nuevo caballo de batalla en el debate sobre la independencia escocesa. Finanzas y petróleo son dos de los principales sectores económicos de Escocia y al parecer, sus empresas votarán en el referéndum del próximo 18 de septiembre, el “No” a la independencia.

REFERÉNDUM: ¿DEBERÍA ESCOCIA SER UN PAÍS INDEPENDIENTE?

James Birkett opina sobre Escocia

En una rueda de prensa llevada a cabo en Getafe, Madrid, el asesor de comunicación de la embajada británica, James Birkett, respondió a diversas cuestiones sobre el referéndum de Escocia.

P: ¿Qué sucederá si se vota el “no” en el referéndum? ¿Habría otro?

Si sale el “no”, lo que oficialmente dijo el Primer Ministro es que, independientemente del resultado, este será permanente. Durante mucho tiempo no habrá un nuevo referéndum. Se dejó claro que el resultado sería definitivo, legal y los dos gobiernos tendrían que aceptarlo.

P: ¿Qué ofrecen los partidos unionistas en lugar de la independencia?

Ofrecen, según los estudios e informes, un listado de beneficios: permaneciendo con el Reino Unido eres parte del G8, de la UE, de la OTAN, etc. Aunque este último punto es controvertido, pues muchos escoceses están en contra de estar en la OTAN. Otro beneficio lanzados por el ministerio británico es su red diplomática, la más grande e importante en el mundo, pues cuenta con cientos de embajadas en diferentes países. Cabe destacar la defensa. No es lo mismo ser un país pequeño como el que sería Escocia o pertenecer al Reino Unido. Me refiero a amenazas exteriores.

P: Si saliera el “sí” tendría que ser la ONU la que reconociera el nuevo Estado Escocés. ¿Consta al Reino Unido si el posible estado Escocés tenga el apoyo de algún país o institución? ¿Se habla sobre los pasos que habría que seguir después de la separación?

Los pasos todavía se están hablando. El tema de la deuda es un tema muy peliagudo. El gobierno de Reino Unido tendría que marcar una hoja de ruta con el escocés. Cuando a Cameron le preguntaron acerca de cómo serían las futuras relaciones si hubiese una independencia, respondió que sería una relación amistosa. Si Escocia quiere ser reconocida, Reino Unido les apoyará. Lo que harán los demás países es difícil de predecir. Ciertos países con problemas internos sean más reacios en reconocer Escocia como independiente.

Karina Kolokolchikova

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here