¿QUIÉN ES EL PADRE DE LOS SOBRINOS DEL TÍO GILITO (TÍO RICO)?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.1/10 (8 votes cast)
Fueron creados por Tomas Fourmantin y Al Taliaferro.

Juanito, Jaimito y Jorgito (Hugo, Paco y Luis en Hispanoamérica) saltaron a la fama en 1937 pero sólo en el primer capítulo se hace referencia a los padres de éstos. Los conocidos internacionalmente como sobrinos del tío Gilito recibieron sus colores distintivos tras el inicio de la serie Patoaventuras en 1987.

Los tres sobrinos más famosos de Disney son conocidos en todo el mundo; sin embargo, su árbol genealógico es una incognita. El tío Gilito es realmente el tío abuelo de estos traviesos hermanos, cuyo verdadero tío es el Pato Donald pues son hijos de la hermana gemela de éste, llamada Dumbella y nombrada únicamente en el primer corto animado allá por 1937. Dumbella mandaba a sus tres pequeños vástagos a vivir con su tío debido a la hospitalización del padre de las criaturas tras explotar un petardo bajo su silla puesto ahí por sus inquietos hijos. ¿ Y quién era el padre? Nada más y nada menos que un hermano de Daisy, la pretendienta del mismísimo Donald. Fuera como fuese, jamás se volvió a hacer mención a unos de los progenitores más anónimos de Disney, pues Donald terminó adoptando a sus sobrinos.

Las curiosidades no acaban ahí. Los trillizos fueron creados por Tomas Fourmatin y Al Taliaferro diez años antes que su tío abuelo Gilito. Tío Gilito, inspirado en el personaje de “Cuentos de Navidad”  Ebenezer Scrooge, se hizo famoso en la serie Patoaventuras, donde se les vio juntos por primera vez.

¿QUIÉN ES EL PADRE DE LOS SOBRINOS DEL TÍO GILITO (TÍO RICO)?

Los trillizos eran inicialmente indistinguibles. En 1987 la compañia de dibujos más internacional comenzó a usar colores específicos en sus vestimentos para la mejor identificación de los personajes. Juanito viste de rojo, jaimito de azul y jorgito de verde. Toda una auténtica revelación.

Ricardo Bolaños

1 Comentario

  1. […] Ya desde muy pequeño mis padres, gran lectores de cómics, me inculcaron la pasión por este arte que encuentro apasionante tanto en materia de dibujo como de escritura. Recuerdo cuando mi madre me iba comprando poco a poco los cómics de las aventuras de Tintín y Astérix y Obélix hasta llenar la colección. También correr al estanco a por el último Don Miki, a ver qué una liaba el Tío Gilito. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here