LOS RINCONES MÁS REBONITOS DE MADRID

Un artículo de Patricia Terroba para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +19 (from 23 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.3/10 (23 votes cast)
Un artículo de Patricia Terroba para ColumnaZero.
Un artículo de Patricia Terroba para ColumnaZero.

La Plaza Mayor, el Museo del Prado, la Gran Vía o el Tempo de Debod son algunos de los espacios más característicos de la capital española, que reciben cada día miles de turistas. Pero Madrid cuenta con otros muchos rincones secretos que pasan desapercibidos pero guardan un encanto especial y merecen la pena visitar. Conoce con ColumnaZero, los rincones más rebonitos de Madrid.

En pleno Parque del Retiro encontramos, escondido entre los árboles, el Palacio de Cristal. Es una de las dos sedes del Museo Reina Sofía y fue concebido inicialmente como invernadero para la Exposición de Flora de las Islas Filipinas. La entrada es gratuita y solo está abierto los meses de abril a septiembre.

En las inmediaciones de la Calle Mayor, podemos ver una escultura de bronce llamada Accidente Aéreo. La obra pesa más de 300 kilos y su escultor, Miguel Ángel Ruiz,  la llamó así por la postura de las extremidades del hombre alado, que se encuentran retorcidas. Es una de las esculturas de las azoteas de Madrid, que despunta entre las clásicas esculturas con personajes firmes  del resto de edificios.

Foto: Secretos de Madrid

En Madrid hay otros muchos espacios culturales además de los que aparecen en las clásicas guías turísticas. Uno de ellos es el Museo Naval, considerado el museo más antiguo de Europa, remontándose a 1792. Se encuentra en pleno Paseo del Prado, en el Cuartel General de la Armada, y contiene más de 10.000 piezas de la historia de la Armada española: mapas, maquetas, piezas de artillería, etc.

Otro de estos edificios, que pasa desapercibido para los turistas, es el Palacio Longoria (Calle Fernando VI), más conocido por ser la actual sede de la SGAE. Es uno de los pocos ejemplos de arquitectura modernista de la capital inaugurado en 194, pero no está abierto al público salvo en eventos puntuales. No obstante, merece la pena observar su fachada.

LOS RINCONES MÁS REBONITOS DE MADRID

El Cuartel del Conde Duque es hoy uno de los mayores centros culturales de Madrid. En sus 58.777 metros cuadrados alberga publicaciones de todo tipo, desde los “Autos Sacramentales” de Calderón de la Barca, escritos de su puño y letra, hasta el Archivo de la Villa, con su Fuero de 1202.

Por otro lado, una de las actividades preferidas por los turistas en Madrid, es el shopping. Además de la Gran Vía o los centros comerciales, la capital cuenta con muchos mercadillos y pequeños establecimientos en los que puedes encontrar de todo. Uno de estos, es el Mercado de Motores, que se celebra el primer fin de semana de cada mes. Se trata de un mercadillo de claras influencias londinenses donde encontrarás desde ropa vintage, joyas o antigüedades hasta talleres para los más pequeños, actividades y música en vivo. Un ambiente agradable para pasar el día, ya que está abierto desde las 11.00h de la mañana hasta las 22.00h.

LOS RINCONES MÁS REBONITOS DE MADRID

En el número 26 de la calle Hermosilla, en pleno Barrio Salamanca, nos encontramos con Federica&Co, un precioso jardín con decoración vintage en el que podrás disfrutar de experiencias y propuestas únicas. Desde apuntarte a un taller de flores en The WorkShop Flores o de cocina en Federica´s Kitchen, hasta crear tu propio perfume en Ana Corsini. Además, puedes encontrar otras tiendas de complementos, ropa, antigüedades, etc.

Y si eres un apasionado de la lectura, en el pequeño pasadizo de San Ginés puedes encontrar una librería única, que lleva el mismo nombre, la Librería San Ginés. Es un lugar pequeño, pero precioso, en el que puedes encontrar multitud de libros antiguos y otros de segunda mano, o simplemente acercarte a mirar su curioso escaparate.

 

Foto: Pilar Peris
Foto: Pilar Peris

La gastronomía es otro de los atractivos turísticos de nuestro país. En Madrid podemos encontrar miles de bares o restaurantes especiales, que muchas veces pasan desapercibidos. Uno de ellos es el Restaurante sobrino de Botín (Calle Cuchilleros,17), el más antiguo del mundo según el libro Guinness de los Records. Fue fundado en 1725 y es uno de los referentes de la cocina tradicional en Madrid. Son muchísimas las personalidades que visitan este restaurante, y ha sido mencionado en numerosas ocasiones, como en Fortunata y Jacinta por Benito Pérez Galdós, por Ernst Hemingway en Fiesta y Muerte en la tarde, y Ramón Gómez de la Serna le dedicó algunas de sus Greguerías.

LOS RINCONES MÁS REBONITOS DE MADRID
Foto: Corbis

En la calle de San Blas nº 4, a espaldas de la calle Atocha, existe una antigua bodega convertida en restaurante, la Bodega de los Secretos. Está  decorada con una fusión de estilos y épocas, y el restaurante se despliega por los distintos laberintos donde originalmente reposaba el vino. Además, ofrece una cocina mediterránea con toques creativos.

Uno de los sitios más curiosos para tomar algo, es el Icebar Madrid. Es el primer bar de hielo de la capital y la temperatura oscila entre los 6 y los 8 grados bajo cero durante todo el año, por lo que los visitantes tendrán que vestirse con un forro polar y un peto térmico. El precio es de 15 euros, y la entrada está limitada a 35 personas por turno que podrán estar 45 minutos. Junto a la entrada se incluye una consumición entre la que se podrá elegir un zumo, un refresco, una copa o un cóctel mientras disfrutan de una música relajante.

Por último, El Retiro no es el único parque al que los visitantes pueden ir a relajarse y contemplar la naturaleza. El Jardín del Príncipe Anglona es otro de esos pequeños rincones ocultos, incluso para la gran mayoría de los madrileños. Se encuentra pegado al Palacio de Anglona y está rodeado de árboles frutales y plantas que ocupan 500 metros cuadrados. El patio está abierto durante el día, y cuenta con cenador, pérgola, bancos, fuentes.

El Huerto de Las Monjas es quizá el parque municipal más pequeño de Madrid y el más desconocido. Está escondido dentro de la manzana que encierran las calles de Sacramento, del Rollo, Villa y Plaza de la Cruz Verde. Se trata del antiguo Huerto del Convento de las Bernardas, que se encuentra junto a la actual iglesia del Sacramento. Destaca principalmente por las vistas de la cúpula de San Andrés sobre la tapia del parque. Su existencia se mantuvo en secreto hasta 1972 y actualmente esta abierto al público.

LOS RINCONES MÁS REBONITOS DE MADRID

Para concluir, El Capricho es otro de los parques con más riqueza histórica y artística de Madrid, pero también uno de los más rebonitos. Fue construido a finales del S.XVIII para disfrute de la Duquesa de Osuna y cuenta con catorce hectáreas entre las que se puede encontrar el Palacio de Osuna, lugares de juegos y otros caprichos como el Casino de Baile, el Abejero, etc.

Una infinidad de propuestas para los amantes de la naturaleza o del relax, para familias o amigos y para todos aquellos que busquen experiencias diferentes. Ideas originales en Madrid, una de las ciudades españolas más visitadas y más desconocidas a la vez.

Patricia Terroba Oliván

@patricia_trrb

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here