ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL TÉRMINO ESCRACHE

Un artículo de Andrea Díaz Sánchez para ColumnaZero
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Un artículo de Andrea Díaz Sánchez para ColumnaZero

El término escrache o también “forma de protesta pacífica hacia un individuo” ha aparecido sin fin de veces en televisiones, radios y periódicos en los últimos meses.  Si muchos en España todavía no saben el significado, mucho menos conocen cuáles son sus orígenes. En ColumnaZero te los explicamos.

La palabra “escrache” ha realizado un largo viaje hasta situarse en España. Es un término procedente de Argentina. “Escrache” viene del lunfardo, una jerga empleada en Buenos Aires y sus alrededores por las personas de clase baja cuyos vocablos se introdujeron más tarde a la lengua popular.

Se utilizó en Argentina cuando allí se vivían los peores años de la dictadura, es decir, su nacimiento se produjo durante los años 90. Consistía en una protesta realizada de forma pacífica frente a las casas de los cargos superiores del régimen dictatorial que eran considerados responsables de la muerte y desaparición de miles de ciudadanos y que, sin embargo, campeaban libremente por las calles de la ciudad. La agrupación HIJOS fue la encargada principal de llevar a cabo este tipo de actos pacíficos contra los genocidas que no habían recibido ni juicio, ni mucho menos castigo por sus actos.

Cuando el vocablo parecía olvidado, volvió a cobrar vida hacia el año 2001 cuando en Argentina se vivió el más que popular “corralito”. Fue en ese momento cuando el término eclosionó y, sobre todo, se degeneró ya que se pasó de un acto de protesta pacífica a una intimidación y acoso directo contra el que era entonces presidente, Fernando de la Rúa.

A partir de 2001, la realización de los “escraches” siempre ha sido directa y considerada una forma de acoso a los políticos. En Argentina, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner empieza a acostumbrarse a que cada día un colectivo la reciba a golpe de cacerola debido a lo polémico de sus políticas.

En España, la palabra ha tardado más de una década, 12 años, en implantarse desde aquel “corralito” de 2001. Resurgió hace pocas semanas de la mano de la autodenominada Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y los medios no dejan de hacer uso de ella. De ahí que cada vez se nos haga más familiar escuchar el término.

Cuando los manifestantes pertenecientes a la citada PAH estuvieron durante más de 40 minutos golpeando la puerta del domicilio del Vicesecretario General del PP, Esteban González Pons, los medios de comunicación vieron una oportunidad única para recuperar la palabra argentina e instaurarla en nuestras casas. Fue el inicio de los “escraches españoles”.

Todos los políticos que han sido víctimas de los “escraches” son pertenecientes al Partido Popular y casi todos ellos han denunciado los actos en las comisarias de la Policía Nacional. La ola de desahucios y suicidios causados por estos mismos ha sido el detonante para la realización de estos actos que, según la PAH, son siempre de carácter pacífico. A pesar de que mayoritariamente  son los miembros del PP los que han recibido el acoso, todos los dirigentes del PSOE o IU se han manifestado de forma contraria a los movimientos.

El problema surge cuando se degenera el término y políticos como la Delegada del Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes compara los “escraches” con movimiento “pro-etarras” como la kale borroka. Es aquí cuando aquellos que desconocen el significado del término empiezan a tener más confusión todavía.

En definitiva, la ya cada vez más conocida palabra “escrache” baila a ritmo de tango argentino, pero se ha acomodado a la perfección a los aires españoles.

Andrea Díaz Sánchez 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here