LOS GRANDES ERRORES DEL FMI

Un artículo de Alberto Coves para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
Un artículo de Alberto Coves para ColumnaZero.

El FMI vuelve a la palestra de la actualidad política española tras sus pronósticos sobre la recuperación económica y la inédita recomendación de un pacto social para la reducción de los salarios en un 10%. El Gobierno español, tras meses haciendo hincapié sobre los datos favorables a la inminente salida de la recesión, recuerda que los informes del FMI se tratan de simples recomendaciones, frutos muchas veces, de cuestionados errores de cálculo. ¿Cuáles han sido los grandes errores del FMI?

Se dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. En el caso de los hombres y mujeres que conforman el Fondo Monetario Internacional, la estadística se multiplica. Y es que desde la creación del ente mundial en 1945, un cúmulo de errores, disculpas y nuevos errores han llevado a la ruina a ciudadanos y economías, ante la pasividad y obediencia de sus gobernantes.

El FMI, que en origen debía garantizar la estabilidad financiera del sistema monetario internacional tras el ‘Crash’ de 1929, heredó en 1976 una nueva tarea como recurso para aquellas economías que se encontrasen en situación de crisis financiera. Un ‘colchón’ económico no exento de intereses, obligaciones y reformas para los países deudores, que en muchos casos han llevado a la más absoluta ruina.

El ejemplo más notable es el ocurrido con Grecia. El país, que como otros muchos entró en crisis en 2008, utilizó gran cantidad de deuda pública para financiar su déficit. Tras descubrirse que la deuda era muy superior a la expresada por el entonces gobierno heleno, pidió hasta dos préstamos a la Unión Europea, que acompañados por las reformas correspondientes llevó al país a la quiebra.

El propio FMI reconoció los errores cometidos en Grecia, al augurar una contracción de 5.5% entre 2009 y 2012 cuando finalmente fue de un 17% o la previsión de aumento de paro en un 15% en este periodo llegándose la cifra casi a duplicar. El FMI subestimó  el daño que podrían causar sus reformas (algunas de ellas aplicadas también a España), e hizo de Grecia un país ‘conejillo de indias’ para las grandes corporaciones europeas, que se lucraban al tiempo que veían aumentar, hasta el límite, los problemas sociales en el país ‘cuna de la democracia’.

Christine Lagarde asumió en 2011 la dirección y gerencia del FMI, institución internacional que recoge a 188 países y cuya máxima es garantizar el sistema monetario internacional.

Pero no es Grecia el único país en el que el FMI ha fallado su diagnóstico. Los mayores expertos en economía que integran el fondo, también auspiciaron en 2011 un déficit para España de 6.2%, cuando finalmente fue de un 8,9%, o la estimación de ayuda para el rescate español que tendría que ser de 40.000 millones de euros, aumentando más tarde en 10.000 millones más.

Para muchos, estos errores que llevan al endurecimiento de las reformas por parte de los gobiernos, no resultan fruto de la casualidad, sino que formarían parte de una estrategia política para el enriquecimiento privado a costa de lo público. Solo en España y en plena crisis, la cifra de nuevos ricos aumentó un 5,6% en 2012.

Las políticas de austeridad, reconocidas “error” por el Fondo Monetario, se  continúan imponiendo, a la vez que se recomienda a nuestro país reducir un 10% los sueldos para crear riqueza y disminuir la tasa de paro, algo totalmente opuesto en su naturaleza y que beneficia a los grandes grupos empresariales y empobrece el poder adquisitivo de las familias.

Y es que según el FMI, estos ‘recortes’ se justifican debido a que la austeridad fiscal –menor gasto-, alivia la presión impositiva sobre empresas y familias, permitiendo aumentar sus gastos. Pero como se ha visto en Grecia,  Portugal y ahora en España, estas reformas no producen el efecto esperado.

La unión de todo esto lleva recientemente a la predicción de que España no rebajará su tasa del paro del 26% hasta el 2018, así como no crecerá en 2014 (autocorrigiendo la predicción de hace un año) junto a la recomendación de la reducción un 10% de los sueldos y una subida general del IVA,  a pesar de los últimos datos esperanzadores pero no suficientes de la economía española, como el aumento de las exportaciones españolas, la reducción del paro en estos últimos 5 meses, o el acceso más fácil a créditos para empresas y familias, y que el Gobierno subraya como indicadores de la recuperación tras las reformas laborales, financieras y sociales que se subtitulan con efectos a largo plazo. Las últimas revisiones del FMI también recomiendan a Francia reformas laborales más profundas, así como cambios en el sistema de pensiones, para lograr la previsible salida de la recesión en 2014 con un crecimiento del 0.8% (pronostica un -0,2% para 2013).

La confianza parece el elemento vital en estos momentos. Mientras los esfuerzos en la eurozona, de alcanzar el crecimiento autosostenible y la supervivencia de la moneda única, son cada vez más tácitos, Alemania mantiene su particular pulso para salir victoriosa y demostrar la validez de sus políticas europeas con el éxito de España. Una demostración que se desprende pretenciosa, pero que se denota necesaria cuando seguro se empezará a divagar sobre la posible rebaja de la calificación crediticia de España a “bono basura”.

Alberto Coves

@albertocoves

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here