LOCH NESS, EL “OTRO” MONSTRUO DEL LAGO NESS

Un artículo de Javier Ateca para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Un artículo de Javier Ateca para ColumnaZero.

A pesar de tener todos los ingredientes para resultar un nuevo éxito made in UK, Lago Ness carece de la consistencia de otras producciones similares como la genial Broadchurc, pero a pesar de sus contras, tiene muchos pros.

Hay series de las que sin saber nada, podemos deducir su procedencia con tal solo echarlas un vistazo. Es el caso de la ficción británica. Posee un Adn único. Un no se qué que las hace inconfundibles. No hace falta que veamos sus característicos coches de policía, ni verlos conducir por la izquierda, tampoco es preciso observar cómo sus personajes beben litros de te… Ni siquiera necesitamos escuchar el acento de sus personajes, algunos más parecidos al de la Reina, otros más propios de un estibador del siglo pasado, otros endiabladamente difíciles en su versión original. El look que las envuelve tampoco deja lugar a dudas (y eso que la escasez de lluvia y los cielos soleados que aparecen en muchos episodios, despistan al más pintado). También suele haber parecidos razonables en su fotografía, incluso en la música que acompaña la historia. Pero además, en los últimos años, los creadores del Reino Unido se han caracterizado por bordar como nadie una especie de subgénero, casi un género en sí mismo, al que llamaría algo así como LTM, little town murders, o lo que es lo mismo, brutales asesinatos ocurridos en idílicos pueblecitos donde nunca pasa nada, donde todos se conocen, y en los que hasta que se desencadena la tragedia, la policía local solo ha tenido que lidiar con alguna multa de tráfico o pequeñas peleas cuando el fútbol se mezcla con varias pintas. Echando la vista atrás, y solo en los últimos años, hemos disfrutado de joyas como Broad church y Happy Valley(aunque éstas sean muy superiores)…Loch Ness es la última que asume esta fórmula y lo hace sin complejos.

Rodada en la bellísima Escocia, concretamente en el famoso Lago Ness (que nadie se espere que aparezca su legendario monstruo, aunque la historia gire en torno a uno mucho más real y mucho más peligroso), esta serie tiene como protagonistas a dos mujeres, (radicalmente opuestas, pero mucho más parecidas de lo que ellas creen), con ¡más de cuarenta años!. Básicamente, una anomalía en la ficción actual y un motivo más que suficiente para darle una oportunidad, y comprobar que cuando un papel está bien escrito, el sexo y la edad de quien lo interpreta es lo de menos.

Ambas serán reconocidas por muchos tele-espectadores. Una, Siobhan Finneran, dio vida a la malvada criada personal de Lady Crawley en Downton Abbey. La otra protagonista es Laura Fraser, que participó en algunos episodios de Breaking Bad(y en su spin off Better Call Saul). Las dos actrices destacan y mucho, entre un reparto excelente, como marca la tradición de cualquier producción británica. Ambas serán las encargadas de resolver un caso espeluznante que se enreda y se oscurece a cada minuto,proponiendo aquello de “nada es lo que parece” y “todos tienen secretos que guardar”. Dos armas que si se usan bien, dan mucho juego, como es el caso. Porque hay que reconocer que Loch Ness juega bien sus cartas, aunque no le hayan tocado muchos triunfos y se desenvuelve bien, crea atmósfera y es capaz de construir una sólida trama a lo largo de sus seis episodios.

Lo decíamos al comienzo, Loch Ness es una producción pequeña, ni tan siquiera es una de las series del año, ni creemos que lo pretenda, pero ya les gustaría a muchas (y a algunos creadores creciditos), tener algo de su solvencia, de su sabiduría y de su buen hacer. Todo dicho con matices, claro.

Que menos es más, debería ser el salvapantallas de muchos guionistas(y directores también) empeñados en que para mostrarnos la crueldad de un brutal asesinato, es imprescindible salpicarnos con vísceras y sangre, cuando se puede hacer, mejor incluso, con sutileza, y hasta con toques de humor, característicos de muchas de las series made in UK. A todos nos gusta que nos provoquen pero sin que se note mucho.

Empecemos con los “peros”…El principal y más grave de todos es que Loch Ness intenta crear un tablero de sospechosos que resultan demasiado insípidos. No son personajes atractivos. Y entre tanto gris es difícil ver algo de color. Es entonces, por la devoción que uno siente por las series británicas, cuando realizamos un acto de fe y le damos una oportunidad, a la espera de ese giro, que llegar…llegará.

Así que, propongo que la disfrutemos (sin reparos), sabiendo que estamos ante una serie relativamente sencilla, de factura impecable, bien interpretada , nada pretenciosa, y que a pesar de usar una fórmula más que conocida, nos hace participes de un juego tan viejo como eficaz: ¿quién es el asesino?

Javier Ateca

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here