LO BIZARRE SE HACE ESTILO

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 5 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.6/10 (7 votes cast)
Un artículo de Borja Rodrigo para ColumnaZero Música.
Un artículo de Borja Rodrigo para ColumnaZero Música.

Ya sea en la pintura, la música o el cine, lo raro siempre ha tenido su hueco en todas las corrientes artísticas.

Aunque la extravagancia es un concepto subjetivo, ha estado en la primera plana del arte desde hace mucho tiempo. Los ejemplos son muy variados, van desde un Salvador Dalí que paseaba por las calles de París con correa a un oso hormiguero a finales de la década de los sesenta, hasta Lady Gaga, que acudió a los MTV Awards de 2010 con un vestido hecho de carne cruda.

Autores de todas las épocas siempre han querido mostrar mediante las diferentes formas que tiene de manifestarse el arte, sistemas de valores y conceptos diferentes a los establecidos. Una facción subversiva de la realidad que no deja de buscar transmitir un mensaje artístico, aunque también está caracterizado en muchas ocasiones con tildes políticos.

Pese al inexorable paso del tiempo, lo excéntrico se renueva con cada época y estilo. Un vestuario descarado y extravagante, unido a coreografías y melodías repetitivas dominan la escena musical de lo que se podría considerar como excéntrico hoy. Una mezcla de estética bizarre, bases de música electrónica y ritmos de hip-hop crean un estilo de música algo inquietante que, unido a una actitud provocadora, han conseguido hacerse con la atención del público.

LO BIZARRE SE HACE ESTILO

Die Antwoord es uno de los mayores exponentes de lo excéntrico en el panorama musical de los últimos años. Se trata de un grupo sudafricano de culto, cuya música puede clasificarse dentro del electro-rap rave y cuyo estilo destaca principalmente por su estudiada extravangancia. Hay quien los define como amorales y adorables, pero no cabe la duda de que se han convertido en un icono pop de esta época.

[vsw id=”8Uee_mcxvrw” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

La estética de sus videoclips suele apropiarse de lo pasado de moda y emulan personajes que pertenecen a una subcultura obrera de clase media-baja. El grupo sudafricano lo conforman “Ninja”, y “Yo-Landi Vi$$er”. DJ Leon Botha les acompañó hasta su muerte en 2011 en algunos de sus conciertos y desconcertó a muchos cuando apareció en “Enter the ninja”. Padecía de Progeria, una enfermedad genética caracterizada por el envejecimiento prematuro y que sufre uno de cada ocho millones de recién nacidos.

[vsw id=”cegdR0GiJl4″ source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Luego están las rebeldes del rap como Azealia Banks. Nacida en Harlem en 1991 se lanzó al escenario con “212” en 2011, una canción con una melodía estridente y una letra repetitiva que acaba por conquistarte y que va a alcanzar las cien millones de reproducciones en Youtube. En sus ratos libres a la rapera de Harlem le gusta dar que hablar y entre sus batallas personales -cuyo escenario suele ser Twitter­- están involucradas cantantes como Iggy Azalea o Lilly Allen.

[vsw id=”i3Jv9fNPjgk” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

A Miley Cyrus también le va lo raro y en un intento de seguir la corriente sacó hace un año Pretty Girls que, con un surrealista videoclip, nos ofrece alguna de sus imágenes más dementes. Una cadena aleatoria de clips en blanco y negro con la que Miley ha querido mostrar su lado más maníaco, aunque sin demasiado éxito.

[vsw id=”qCw3mhMlUks” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Y luego está Madonna. Una mujer que lleva adaptándose a cada época desde que el tiempo es tiempo. Si bien llevaba desaparecida unos meses, volvió a escena en junio con “Bitch I’m Madonna”. Jon Kortajarena, Kanye West o Katy Perry aparecen en un videoclip lleno de color que protagoniza una extravagante Madonna. Una canción electro-pop a la que Nicky Minaj le pone su sello personal y que distrae un rato de la base estridente y repetitiva con la que la reina del pop ha vuelto a demostrar que le queda para rato.

[vsw id=”7hPMmzKs62w” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Son canciones con rimas pegajosas y ritmos irreverentes, pero que una vez que te agarran acaban colándose en tus listas de reproducción Con sintonías estrafalarias han conseguido ganarse una plaza en géneros como el rap, el pop y el hip hop. Lo bizarre siempre está de moda, pero se adapta a la producción creativa del tiempo en que se mueve.

Borja Rodrigo Ríos

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here