LEE SEUNG WOO, EL NUEVO MESSI

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +8 (from 8 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.6/10 (9 votes cast)
LEE SEUNG WOO, EL NUEVO MESSI
Un artículo de Pablo García Lanza para ColumnaZero.

Hace unos meses se anunciaba una noticia sorprendente, por inesperada: la FIFA decidía sancionar al Barça, por su política a la hora de fichar a jóvenes promesas del fútbol mundial. Se le negaba la posibilidad de actuar durante dos periodos de fichajes: los mercados de verano e invierno del presente año.

Aquello fue una bomba en la Ciudad Condal. El Barça, que naufragaba con el Tata Martino, sentía la necesidad de refrescar, no sólo el banquillo, sino también una plantilla que pese a tener un pasado glorioso, daba la sensación de estar envejecida y desilusionada. Se necesitaban sumar varios refuerzos para el presente año, o el futuro inmediato del Club se vería absolutamente lastrado.

Además, la sanción resultaba difícil de entender. La Masia, el campo de operaciones de las secciones inferiores del FC Barcelona, siempre se vio como un modelo. Los jugadores aprenden un sistema de juego asentado en todas las categorías del Club, reciben una buena formación académica y disponen de unas instalaciones inmejorables.

Bien es cierto, que el Barça fichaba a la mayoría de estos jugadores con un sistema bastante tramposo, de cartas marcadas, que linda peligrosamente con la explotación infantil. Este sistema se basa en ofrecer un trabajo a los padres en la ciudad, para que puedan acompañar a su hijo, mientras éste se desarrolla en las categorías inferiores del Club. Hasta aquí todo correcto. El problema es, que dicho trabajo, está pagado a unos precios fuera de mercado. Si el padre del crack en potencia es albañil, auxiliar administrativo o pintor, va a recibir un sueldo con el que un empleado del mismo gremio en circunstancias normales, no podría ni soñar. Una especie de sueldo encubierto. El problema principal que tiene este sistema es que es una máquina de crear grandes futbolistas… y también, juguetes rotos. Si la progresión del jugador no es la esperada, o una lesión inoportuna se cruza en su camino, le dirá adiós a su buena suerte.

Unos días después de conocerse la sanción al Barça, la FIFA decidió darle un respiro. Mantenía la sanción pero la posponía, permitiendo al Barça reconstruir el equipo este verano. Un montón de preguntas surgieron a raíz de esta decisión: ¿Por qué posponer la sanción?, ¿Por qué sancionar al Barça cuando la mayoría de los clubes europeos utilizan la misma técnica de fichajes?, ¿Por qué ahora, cuando la FIFA ha permitido que los clubes grandes destrocen las canteras de los equipos más pequeños con su absurda “Ley de Derechos de Formación”?

No hay una respuesta fácil para estas preguntas. Si usted es un ser bien intencionado y cree en la moral y la honradez de las personas, la respuesta es que la FIFA ha decidido no permitir que un montón de jugadores jóvenes de otros continentes se quedasen aislados, desarraigados y a miles de kilómetros de casa, si no consiguen triunfar en el fútbol.

Si usted es como yo, y piensa que por lo único que se mueven los septuagenarios señores de la FIFA es por el dinero, entonces la respuesta es: Lee Seung Woo.

Lee Seung Woo, ¡prepárense para escuchar ese nombre en los próximos años!, una máquina, una bestia, “The next big thing” en el mundo del fútbol. Rápido en carrera, con una aceleración espectacular, maneja las dos piernas, gran golpeo de balón, enorme visión de juego, capacidad de pase y sangre fría en los últimos metros.

LEE SUNG WOO, EL NUEVO MESSI

En un momento en el que muchos delanteros de primera división no se saben su oficio, Lee, con menos de 16 años, ya sabe rematar en plancha. Esto les puede parecer una exageración, pero ¡busquen en Internet!: todos los ojeadores acostumbrados a manejar a jugadores de su edad, hablan del mejor proyecto de futbolista de los últimos 25 años. Sí, ¡no se asombren!… a su edad Messi no era mejor que él.

Y ¿por qué el fichaje de este joven ha desatado toda esta serie de acontecimientos?… Porque es asiático, Surcoreano, el mercado soñado por la FIFA y los dólares que están por llegar al mundo del fútbol. Es también la razón por la que la Liga Española cada vez se juega más pronto: para que la gente del otro lado del mundo, ansiosa de comprar camisetas de sus ídolos, no tenga que desvelarse para seguir el campeonato.

Si Lee hubiese acabado su formación en Corea y jugado en su liga antes de dar el salto a Europa, el beneficio para la FIFA hubiese sido enorme. El gran genio asiático podía haber arrastrado masas, y el seguimiento del fútbol hubiese estallado en esos países. El problema es que viajando tan joven a Barcelona, se corre el peligro de que los asiáticos no le sientan como algo suyo, algo así como lo que le paso a Messi, que tardó mucho en años en ser aceptado en Argentina por haber realizado su formación en el Barça.

Pertenecer a muchos sitios, puede significar no identificarse con ninguno… Y eso para la FIFA, es perder una gran oportunidad de negocio.

En todo caso, sigan mi consejo y procuren no olvidar este nombre, Lee Seung Woo, el próximo “Rey Midas” del fútbol mundial.

[vsw id=”YfTLpYFL7RQ” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Pablo García Lanza

@pagarlan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here