LAS ESTAFAS COMETIDAS A TRAVÉS DE INTERNET AL ALZA PESE A LA DETENCIÓN DE DIFERENTES BANDAS ORGANIZADAS

Un artículo de Equipo ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Un artículo de Equipo ColumnaZero.

Durante la crisis del coronavirus los ciber delincuentes económicos han encontrado la manera perfecta para delinquir; así lo demuestran las estadísticas de la ONU que indican que los ciberdelitos han aumentado un 600% durante la pandemia de coronavirus.

El pasado 21 de agosto se daba a conocer por las autoridades españolas la detención de 5 personas relacionadas con 33 denuncias interpuestas antes las autoridades policiales por distintos delitos cometidos a través de internet, entre ellos, delitos de estafa, usurpación de estado civil, usurpación de funciones públicas y pertenencia a grupo criminal, y otros.

Todo comenzó cuando una persona denunció  haber pagado 180 euros a través de una página web por la supuesta adquisición de un perro que nunca le llegó; así, el Equipo de Delitos Tecnológicos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Cáceres, inició una investigación cuyo resultado fue vincular con dichos hechos a 5 personas pertenecientes a una banda criminal cuyo modus operandi consistía precisamente en utilizar conocidas páginas web de anuncios para promocionar la venta de perros de raza a un valor inferior al del mercado, captando la atención de un público dispuesto a pagar mediante transferencia electrónica o en páginas web que posteriormente se daría cuenta de la evidente estafa.

Los detenidos habrían utilizado hasta 12 números telefónicos y 8 cuentas bancarias; todas ellas a nombre de terceros ajenos a la operación criminal cuya identidad habría sido suplantada. Además, se comprobó que los mismos tenían más cuentas telefónicas y bancarias de terceros para poder continuar con su actividad delictiva.

Tan solo dos días antes de la detención de los miembros de esa banda criminal, el 19 de agosto se dio a conocer otro caso en el que 13 hackers que radicaban en Granada habían sido detenidos por supuestamente haber ejecutado 47 estafas. Su modus operandi consistió en comprar cerca de 800.000 usuarios y contraseñas bancarias en la llamada deep web para posteriormente realizar múltiples compras con tarjetas de crédito cuyos titulares residían principalmente en Estados Unidos, Alemania y España, y posteriormente crear una tienda virtual en la que vendían los objetos comprados con las tarjetas bancarias a precios considerablemente inferiores.

Dichos casos reflejan la encomiable labor de nuestras autoridades investigadoras de delitos informáticos que cada vez continúan avanzando en la investigación eficaz de estos delitos, pese a los múltiples retos y dificultades que este tipo de delitos conllevan, tales como el anonimato, el uso de datos personales robados, la internacionalización de los casos y los evidentes retos técnicos a los que se enfrentan a los hackers profesionales. Pero no solo eso, sino el aumento incontrolable y desmesurado en la comisión de delitos informáticos en España.

El abogado penalista Juan Gonzalo Ospina, experto en delitos económicos comenta:

¿Cómo operan estas mafias de delitos online  habitualmente?

La inmensa mayoría de las denuncias por ciberdelitos  online, son interpuestas por personas que se han visto afectadas por engaños, que cualquiera puede convertirse  fácilmente en una víctima; desde correos falsos prometiendo grandes beneficios económicos, gracias a una “pequeña” inversión, hasta aquellos correos electrónicos o mensajes SMS aparentemente de empresas reales y hasta bancos, a quienes han usurpado la identidad, y que en realidad se trata de redes informáticas sofisticadas que falsifican las webs originales para dotar a las falsas de una apariencia auténtica -mejor conocido como phishing-.

Juan Gonzalo Ospina, experto en delitos económicos. 

¿Cómo opera el timo del CEO?

Las empresas también se han visto fuertemente afectadas por este tipo de delincuencia. Un ejemplo bastante claro es el conocido como “timo del CEO”, un delito que ha aumentado un 271 de 2018 a 2019, y se prevé que su aumento sea aún mayor en 2020 con respecto al año anterior. En este delito los criminales suelen hackear los sistemas operativos de grandes empresas para tener acceso a información sensible sobre las mismas, tal como son importantes operaciones financieras que solo unos cuantos saben que existen, y cómo y cuándo tendrían lugar. Posteriormente, usurpan la identidad del CEO (ChiefExecutive Officer) y mandan un correo electrónico a algún alto cargo de la empresa, como al Director General, en la cual el falso CEO indica a su subordinado que ha surgido un imprevisto para cerrar la operación, por lo que tendría que ingresarle una cantidad determinada de dinero para poder cerrar el trato, ya que de lo contrario toda la operación se caería.

Innumerable cantidad de empresas han sido víctimas de estas ciberestafas, lo que nos demuestra el grave impacto que tiene este tipo de delincuencia en nuestra sociedad actual que nos vuelve a todos vulnerables. 

¿Cuál es común denominador de estos delitos para estar alerta cuando nos presentemos ante un posible riesgo?

Considero que son cuatro los principales elementos en común que ayudan a saber cuando estamos en presencia de una ciberestafa:

  1. Falsa expectativa de ganancias: a través de un producto financiero, como acciones o divisas; de unpréstamo o herencia, o incluso de cerrar una operación societaria.
  2. Usurpar la identidad de personas reales o incluso bancos reales: a través de la creación de cuentas de correo electrónico falsas.
  3. Insistencia por parte de los estafadores: a través del método acoso-derribo los ciberdelincuentes se aprovechan de la vulnerabilidad o inexperiencia de sus víctimas.
  4. Disposición patrimonial: estos delincuentes suelen ofrecer algo de mucho valor que haga que lo que se solicite parezca irrelevante cuando supuestamente se obtendrá un beneficio mayor.

¿Cuáles son los principales retos ante los que la Justicia se enfrenta en estos delitos?

Sin duda el anonimato que conlleva este tipo de delincuencia y la gran dificultad de encontrar a los autores del delito, ya que lo mismo pueden estar operando en Taiwán, Guatemala o España y defraudando a personas que se encuentren del otro lado del mundo, siendo prácticamente imposible su rastreo para las autoridades del país donde se denuncien los hechos, lo cual genera impunidad e injusticia. 

Juan Gonzalo Ospina, por sus casos de éxito es actualmente uno de los abogados penalistas más reconocidos y ha sido valorado como uno de los mejores abogados penalistas por el directorio internacional Best LawyersEl despacho penalista que dirige en Madrid, Ospina Abogados, fue también reconocido por IberianLawyers, como el mejor despacho penalista en delitos de penal económico en España y Portugal en los premios Fortyunder 40.

Equipo ColumnaZero.

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here