LAS DOS COREAS: MAL EJEMPLO DE VECINDAD

Un artículo de Marcos Martínez Solanilla (Foto: lainformación.com)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (4 votes cast)
Un artículo de Marcos Martínez Solanilla (Foto: lainformación.com)

El régimen norcoreano anunció el pasado sábado que estaba a punto de entrar en una guerra nuclear con su país vecino del sur. Asimismo, las sanciones que la ONU anunció contra este país le ha servido para emitir amenazas, no sólo contra Corea del Sur, sino también contra EE.UU. Los apoyos del país agresor se ven reducidos a la nada: China, que no es sino su firme apoyo, reconoció las sanciones llevadas a cabo contra la política del presidente norcoreano.

Según una carta transmitida a la ONU por el régimen norcoreano, la tensión entre Corea del Norte y Corea del Sur se ha disparado en el último mes.

De este modo, el estado de neutralidad política entre ambos países ha llegado a su fin, ya que el Estado comunista ha afirmado que “las relaciones Norte-Sur entrarán en estado de guerra y los asuntos que surjan entre el Norte y el Sur serán tratados de acuerdo con ello”.

El porqué de este aumento de tensiones que pueden poner en peligro al mundo entero lo encontramos en dos hechos que han incitado al régimen norcoreano al uso de la amenaza: por un lado, hay que dejar claro que la hostilidad y la rivalidad entre las  dos Coreas han permanecido latentes desde el final del conflicto que las enfrentó entre 1950-1953 y que concluyó con un alto el fuego; por otro lado, y partiendo de esta base que nos ayuda a comprender mejor el contexto en que se producen las amenazas, hay que destacar que estos anuncios violentos han proliferado desde que el pasado siete de marzo la ONU anunciara sanciones contra el país comunista por la prueba nuclear que llevó a cabo en febrero.

Asimismo, el país protagonista de la noticia anunció que, en el caso de que los surcoreanos y los estadounidenses continuasen con sus actividades militares en la zona desmilitarizada que se haya entre las dos Coreas,  el conflicto podría llegar a un “combate a gran escala”  dejando claro que el ataque iría dirigido, no sólo contra su vecino del sur, sino también contra EE.UU.

Si tenemos en cuenta que China, que es uno de los países que apoyan con más fuerza al régimen de Pyongyang (Corea del Norte), ha reconocido las sanciones de la ONU,  los apoyos que este país recibe podrían considerarse nulos.

La respuesta de Corea del Sur hacia las ofensivas ha mostrado la ausencia de preocupación por las mismas; considera que el simple hecho de anunciar a través de los medios de comunicación la táctica que utilizaría como forma de represión, pone en evidencia la falta de voluntad de llevarlas a cabo, pues si un Estado quisiera coaccionar a otro, lo primero que evitaría sería el hecho de que todos los países del mundo se enterasen de sus intenciones.

No obstante, se ha notado un incremento de la actividad militar en su territorio, según han confirmado fuentes en Seúl.

La incertidumbre acerca del qué pasara es una constante en estos días. Los puntos de vista sobre la capacidad y certera intencionalidad del agresor sobre los países nombrados son variados. ¿Debería EE.UU y Corea del Sur acatar las normas de Corea del Norte para evitar una posible guerra entre ambos bandos?, si fuese así, ¿no  aumentaría tal acto por parte de las victimas un aumento de poder del país agresor al darle lo que quiere a cambio de su amenaza opresiva?

Marcos Martínez Solanilla

@marcosum_ms

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here