LAS CLAVES DEL CANON AEDE, LA LLAMADA TASA GOOGLE

Un artículo de Isaías Blázquez para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Un artículo de Isaías Blázquez para ColumnaZero.
Un artículo de Isaías Blázquez para ColumnaZero.

La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual afecta directamente a las webs de noticias, a los agregadores y especialmente a los usuarios. Podría reducir enormemente el tráfico de noticias en Internet, sepultando a agregadores y pequeños medios de comunicación con tal de que los medios tradicionales reciban el pago de una tasa.

La polémica se ha avivado en las últimas semanas con la aprobación de la tasa Google. La reforma de la Ley de Propiedad intelectual impulsada por el ministro Ignacio Wert  y aprobada por el Gobierno está siendo duramente criticada por gurús de Internet y usuarios, que la entienden como un freno tremendo al tráfico, a la libertad de información y a la esencia de compartir noticias por Internet. Pero, ¿qué es el canon AEDE, también llamado tasa Google?

Todos los medios que estén asociados en la Asociación de Editores de Diarios Españoles van a tener el derecho de cobrar un canon por explotación de sus contenidos en plataformas ajenas a la suya propia. Un derecho que la propia ley define como irrenunciable. Es decir, que Google News, Facebook, Twitter, Menéame… y toda web que funcione con enlaces a medios de comunicación, tendrán que pagar el canon a los medios de AEDE y sólo a los medios de AEDE. Aunque la Ley tiene carácter general y se genera un derecho de cobro con cualquier web que tenga contenido periódico, sólo los medios que sean socios de AEDE tienen el derecho de cobrar su parte del pastel, en función de las visitas que tengan.

Más aún, si una página web genera contenido bajo licencia Creative Commons y quiere que sea compartido de manera gratuita, pierde ese derecho automáticamente, puesto que cualquier otra web que lo enlace tendría que pagar la tasa a AEDE. Y, ¿cómo averiguar quién está enlazando? Esa función correrá a cargo de CEDRO, que se define como la asociación que gestiona los derechos de autor y de propiedad intelectual de los autores y editores españoles. Es, por decirlo de alguna manera, la policía de Internet.

Desde AEDE, los medios tradicionales justifican la reforma de esta Ley que han negociado con el Gobierno porque los “intermediarios”, los agregadores o redes sociales, reciben una buena parte de la publicidad por contenidos que enlazan, pero no generan. Sin embargo, otras opiniones como la de la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (AEEPP), apuntan a que los agregadores multiplican las visitas de las páginas webs, al dotarlas de mayor visibilidad. Sin ellos y sin las redes sociales, el tráfico para los medios de comunicación sería mucho menor.

LAS CLAVES DEL CANON AEDE, LA LLAMADA TASA GOOGLE

En resumen, se trata oficialmente de un intento de hacer justicia para que los medios de comunicación asociados a AEDE reciban el pago de una tasa por la explotación de sus contenidos por parte de agregadores y redes sociales. Pero es imposible pasar por alto una serie de consecuencias muy perversas que tendría su aplicación:

–                 Reducción del tráfico para todos los medios: cuantas menos noticias se compartan, menos visibilidad, menos visitas y por tanto menos ingresos por publicidad.

–                 La sentencia a medios de comunicación pequeños, que no podrán darse a conocer a través de agregadores o redes sociales, la única forma de llegar al público que tienen. De esto se benefician directamente los grandes medios de comunicación que suprimen competencia.

–                 La competición por las visitas entre los medios de AEDE, que recibirán más ingresos derivados del canon cuantas más visitas tengan. Esto podría crear una fiebre por ganar visitantes más allá de la obligación de informar de manera honesta sin obedecer a otros factores. Estos son los asociados.

–                 La pérdida de libertad de usuarios y emprendedores para enlazar contenidos, difundir conocimiento, dotar de mayor profundidad y riqueza a internet. La consecuencia más directa será que la información se empobrecerá conforme vayamos dejando de conocer nuevos medios.

Esto es lo que se conoce, porque la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual todavía tiene muchas sombras. Se desconoce con precisión cuánto deberían pagar las plataformas demandadas, cómo van a evitar que sus usuarios enlacen a webs de noticias o incluso si los usuarios de podrían ser requeridos para hacer frente a los pagos por el canon. Muchas dudas en un texto que incluyó el Gobierno a principios de año junto con el de la llamada Ley Sinde, también de inminente aplicación, y que prevé multas de hasta 300.000 euros a toda aquella persona o plataforma que ponga enlaces a producciones con copyright. Una reforma defendida desde buena parte del sector mediático, por un lado, y audiovisual, por otro, que si bien pretende proteger los derechos de los creadores de contenidos, podría poner a los usuarios en contra de ambas industrias. Un ejemplo de ello son las aplicaciones que están surgiendo para evitar acceder a aquellos medios de comunicación que forman parte de AEDE. Si se siguen los pasos previstos, en octubre empezaremos a conocer las verdaderas consecuencias de la reforma, cuando el anteproyecto sea votado en el Senado.

Isaías Blázquez Rosales

@isaiasblazquez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here