LA TECNOLOGÍA SE CUELA (TAMBIÉN) EN NUESTRO ARMARIO

Un artículo de Adriana Rodríguez Sánchez-Cerrudo para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Un artículo de Adriana Rodríguez Sánchez-Cerrudo para ColumnaZero.

Hay quien piensa que en cuestiones de moda está todo inventado, que lo único que se puede hacer es reinterpretar aquello que se creó hace años y que supuso una revolución en la industria. Sin embargo, desde que la tecnología llegó a nuestras vidas para dominarlas por completo, es un hecho más que comprobado que el universo de creaciones que nos permiten las técnicas más innovadoras es infinito.

Si eres de los que considera que ya es imposible renovar en esta materia y sigue sin convencerte esto que te decimos, en ColumnaZero te traemos cinco ejemplos que harán que cambies radicalmente de opinión.

  1. Arcoíris sin lluvia

Después de su largo recorrido como director creativo de algunas de las mejores firmas, queda demostrado que lo que pasa por las manos de John Galliano se convierte en un éxito de masas. Durante la presentación de Alta Costura Primavera 2018 de Maison Margiela, Galliano mostró “relax couture”, unas espectaculares gabardinas hechas con materiales como el PVC que guardaban un gran secreto. El modisto empleó una tela que cambia de color según los destellos de las cámaras de los smartphones de los asistentes.

  1. Como un puercoespín

Ying Gao, diseñadora residente en Montreal y profesora en la Universidad de Quebec, con su proyecto “Incertitudes” pretende generar un nuevo concepto vanguardista, dejando a un lado lo clásico para hacer de la moda algo más creativo y tecnológico. Para ello, ha elaborado un vestido que responde al entorno mediante sensores electrónicos que reaccionan ante la voz humana. Está formado por pequeños hilos metálicos, que simulan alfileres, y que se activan con el tono del espectador moviéndose manipulados por los impulsos originados.

  1. La mujer araña

Con un currículum en el que se encuentran como clientes los mismísimos The Black Eyed Peas, Fergie o los bailarines del Cirque Du Soleil, está claro que Anouk Wipprecht tiene un talento para dar lugar a piezas que comuniquen más allá de la apariencia. La holandesa fabricó, junto a Intel y su chip integrado Edison, un conjunto que cuenta con una blusa impresa en 3D, una serie de sensores y brazos móviles que logran que el consumidor disfrute de su zona de confort sin ningún tipo de molestia. Se trata del Spider Dress 2.0, cuyo funcionamiento se basa en crear un límite más definido del espacio personal con el despliegue de esta especie de patas cuando alguien se aproxime en exceso.

  1. Entre pétalos

Nervous System con su Kinematics Dress ha llegado para romper todas las reglas establecidas. Este estudio de diseño ha sido capaz de producir un traje compuesto por una estructura flexible, generada a partir de multitud de teselas triangulares inteligentes, que se adaptan gracias a la impresión 4D y la integración de materiales programables que actúan en sintonía al movimiento del cuerpo. Usarlo es como estar rodeado de pétalos que nos abrazan y bailan al compás de nuestro ritmo.

  1. Se hizo la luz

Cuando mencionamos a Hussein Chalayan no estamos nombrando simplemente a un diseñador, sino a un visionario y un intelectual en cuanto a obras sorprendentes se refiere.

Si a esto le sumamos una colaboración con el gigante Swarovski, el resultado no puede acercarse más a la perfección. Hablamos de la colección Airborne, basada en vestidos constituidos por 15.000 bombillas LEDs incrustadas debajo de la tela que permiten reproducir vídeos. Su efecto es hipnótico, en el que diferentes luces de colores se funden en un fondo blanco que esconde mil y una historias por contar.

Adriana Rodríguez Sánchez-Cerrudo

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here