LA SURREALISTA HISTORIA DEL ORIGEN DE CONTAR OVEJAS

Un artículo de Equipo ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.7/10 (3 votes cast)
Un artículo de Equipo ColumnaZero.
Un artículo de Equipo ColumnaZero.

Contar ovejas para evitar las cosas que te pasan el día que no duermes bien.

Si los mortales tenemos claro es que si no logramos conciliar el sueño, tenemos dos opciones. Echar mano del somnífero o contar ovejas.

Si bien Morfeo supo valerse durante siglos para conseguir que gentes de todo el mundo fueran capaces de cruzar el portal de los sueños, llegó una época en la que dejó de ser capaz de hacer llegar la oniria a los seres terrenales. Estupefacto ante la ineficacia de sus artes para inducir los sueños, decidió bajar a tierra de mortales para averiguar cuál era la razón por la que los humanos habían dejado de ser vulnerables a su magia y se habían vuelto insomnes de pronto.

Una vez en la tierra, Morfeo comprobó que seres de todos los lugares habían dejado de soñar porque no tenían forma de olvidarse de las preocupaciones que día tras día les acechaban. Ante esta situación Morfeo decidió actuar. Recorrió infinidad de playas, montañas y bosques buscando fórmulas mágicas que le ayudaran en su tarea de transportar a los seres humanos al mundo de los sueños.

Descansando un día a la orilla del río, Morfeo se encontró con un pastor y su rebaño. Éste debía contar cada una de las ovejas que cruzaban a la otra orilla. La interminable cuenta del pastor hizo que Morfeo quedara sumido en un profundo sueño. Una vez despertó, Morfeo se dio cuenta de que el pastor y las ovejas habían desaparecido, pero aquel misterioso extraño le había dado la solución que llevaba tanto tiempo buscando.

Morfeo recorrió los cinco continentes transmitiendo esta fórmula mágica para descansar. Pronto, gentes de todo el mundo comenzaron a contar ovejas a la hora de dormir para así ser capaces de olvidarse de la lucidez del mundo terrenal y permitirse cruzar, aunque sólo fuera por unas pocas horas, la fina línea que separa los sueños de la realidad.

Y a ti ¿qué cosas te pasan el día que no duermes bien?

Equipo ColumnaZero

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here