LA REVOLUCIÓN QUE SUPUSO SPOTIFY

Un artículo de Isabel Carrasco y Loli Ferreira para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Un artículo de Isabel Carrasco y Loli Ferreira para ColumnaZero.
Un artículo de Isabel Carrasco y Loli Ferreira para ColumnaZero.

Plataforma de música en streaming, Spotify nació hace 7 años en Suecia de la mano de Daniel Ek y Martin Lorentzon. Instalada en España desde hace un lustro, cuenta hoy en día con más de 24 millones de usuarios en 32 países. ColumnaZero se adentra en la revolución que supuso Spotify.

Con un panorama desolador para la industria musical donde la descarga y la piratería ilegal se convertían en una de las principales vías de consumo musical, Spotify se asentaba poco a poco como una plataforma innovadora a la que se accedía a través de “invitación”, como si de una celebrity se tratara. Como en todo en esta vida, se empieza de alguna manera, y Spotify abrió sus miras hasta nuestros días, donde lo encontramos en Apps para IOS,  Android y otros sistemas.

La consolidación de Spotify no sólo supone el inicio del cambio en la industria de la música, sino que construye los cimientos de una revolución social y profesional. Para los músicos que acaban de empezar la plataforma supone una oportunidad. Para los usuarios una auténtica experiencia, ofreciendo un amplio catálogo musical y un continuo desarrollo de nuevas aplicaciones. Si te encanta Arctic Monkeys, probablemente te recomendará un abanico de grupos por descubrir. Sin duda, apasionante. Y todo ello de manera legal. Playlist de clásicos, de nuevos éxitos, últimas novedades y todo tipo de listas de reproducciones para incluso según qué estados de ánimos o situaciones rutinarias. Además, podemos aprovecharnos del botón “follow”, que permite el contacto más directo entre el usuario y el artista. Parte de la magia de este espacio musical es no tener límite, y aunque la versión Premium tiene todos los ingredientes mágicos, la versión gratuita permite experimentar todas las buenas sensaciones de escuchar nuestros temas favoritos o algunos de las veinte millones de canciones disponibles. Aún así, hay artistas célebres que no ceden sus repertorios musicales, como The Beatles, The Doors o Led Zeppelin. Y es que aún muchas discográficas se resisten a aceptar los cambios en el mercado.

Pero no es todo oro lo que reluce. La compañía sueca creada con el objetivo inicial de construir un lugar (spot) en el que escuchar e identificar (identify) música: spotify, aún no es rentable. De los 500 millones generados en 2012, aún superan 40 millones en pérdidas.  Los suecos siguen sin poder cuadrar cifras. Estiman que necesitarán más de 100 millones de usuarios para ser rentables y por lo menos que el 30% sea de pago. Actualmente sólo el 25% de los 20 millones de usuarios paga religiosamente su suscripción. La versión Premium permite evitar la publicidad, escuchar novedades antes del lanzamiento, reproducir en los dispositivos móviles, mayor calidad de reproducción y escuchar música sin conexión.

LA REVOLUCIÓN QUE SUPUSO SPOTIFY

A pesar de que las pérdidas han descendido de los 59 millones a los 40 en 2012, el dinero sigue diluyéndose en eventos, canones, pagos a discográficas, mejoras en la plataforma y  la gran aventura de la expansión internacional. Ésta última es el epicentro del terremoto.

Y por sí fuera poco los artistas levantan el hacha de guerra. Se quejan de lo poco que ganan por reproducción y las poco iniciativas de cambio al respecto. En declaraciones recientes Spotify afirmaba que los artistas tienen suscritos con las multinacionales  contratos poco ventajosos en materia digital, por lo que los más de 500 millones de dólares de cánones han ido a parar a las grandes y no a los artistas.

Mientras tanto Spotify sigue aliándose con nuevas discográficas, marcas de coches, teleoperadoras para ofrecer nuevas experiencias y servicios, así como sigue desarrollando aplicaciones para hacerse cada vez más social e interactiva, abriéndose camino a nuevas expectativas y metas.

Loli Ferreira

Isabel Carrasco

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here