LA MENSAJERÍA INSTANTÁNEA PUEDE JUGAR UN PAPEL FUNDAMENTAL EN UN JUICIO

Una colaboración de Movilonia.com
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Una colaboración de Movilonia.com
Una colaboración de Movilonia.com

Sustentar una acusación o una defensa. Esa es el objetivo final de las pruebas en un juicio y, en ese sentido, la tecnología también puede ser decisiva en la resolución de un proceso judicial.

La rápida extensión de las aplicaciones de mensajería instantánea, como WhatsAppLine o Telegram, ha hecho que los mensajes enviados por los usuarios puedan tener cabida en un tribunal español como prueba.

De hecho, existen antecedentes. Como recoge Expansión, la sentencia de un juzgado de Ferrol que condenó a un hombre a 1 año y 9 meses de prisión por mandar más de 2.000 mensajes a través de una de estas apps a su expareja; o la sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas, que consideró como injurias parte de una conversación entre una pareja en una plataforma de mensajería instantánea, son buenos ejemplos de ello.

La duda surge a raíz del cambio de remitente de unos mensajes de WhatsApp realizado por 2 hackers. Según los expertos, este hecho puede generar dudas razonables sobre la autenticidad del emisor del mensaje y, por extensión, sobre su validez como prueba.

Como explica Alonso Hurtado, socio del área de tecnologías de la información de Écija Abogados, “el descubrimiento de esta vulnerabilidad de WhatsApp tiene importantes implicaciones jurídicas, pues demuestra que no existe ningún software infalible. Pero este hecho no provoca necesariamente que la prueba en sí no sea válida o que no sea admisible a trámite en un procedimiento judicial”.

 LA MENSAJERÍA INSTANTÁNEA PUEDE JUGAR UN PAPEL FUNDAMENTAL EN UN JUICIO

¿Qué condiciones deben darse para que la prueba sea válida?
El primer paso para que un mensaje en una de estas aplicaciones pueda gozar de validez ante un tribunal es que haya sido conseguida de forma lícita, “sin vulnerar el derecho a la intimidad y el secreto de las comunicaciones” y, por supuesto, garantizar que es auténtica; es decir, “demostrar la cadena de custodia y acreditar que no se ha producido un hackeo”, explica Hurtado.

Por último, es necesario “preservar la integridad de los medios de almacenamiento originales y presentar la prueba de manera clara y comprensible ante el tribunal”.

Movilonia.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here