LA HISTORIA Y ORIGEN DE LA TARJETA POSTAL

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.3/10 (4 votes cast)
Un artículo de Andrea Díaz Sánchez para ColumnaZero.
Un artículo de Andrea Díaz Sánchez para ColumnaZero.

Utilizadas para felicitar los cumpleaños, las navidades o simplemente para enviar un recuerdo  desde allá donde estés, las postales o tarjetas postales han evolucionado a lo largo de los tiempo hasta encontrarlas incluso en formato digital. ¿Cuáles son sus orígenes? En ColumnaZero revelamos la auténtica historia y origen de la tarjeta postal.

La tarjeta postal es una cartulina o un cartón fino en cuya tapa principal se plasma una imagen de índole cualquiera. El reverso de la tarjeta se suele dejar en blanco para poder escribir un mensaje al destinatario, y junto al sello, poder enviarla,  sin necesidad de sobre.

Su origen no está claro del todo, sin embargo, la mayoría de los estudios coinciden en que las primeras tarjetas postales aparecieron sobre el año 1865, cuando al Consejero Postal del reino de Prusia se le ocurrió la idea de enviar correspondencia que no necesitara un sobre. Sin embargo, el consejero postal contaba con buenas ideas, pero con mala memoria y durante cuatro años se olvidó de su nuevo invento. Por tanto, habría que viajar hasta 1869 para hablar del origen de las postales.

En 1869 el Servicio de correo del Imperio Austrohúngaro comenzó a enviar estas nuevas correspondencias. La idea la tuvo el doctor Emmanuel Hermman, Catedrático de Economía en la Academia Militar de Wiener Neustadt en Austria, quien hizo circular como correspondencia privada trozos de papel, sin sobre, pero franqueados y publicó el 2 de julio de 1869 en el diario austriaco Neve Freir Presse el artículo titulado: “Nuevo medio de correspondencia postal”, logrando interesar al Director de Correos y Telégrafos de Viena, Barón Adolf Maly, que promovió una ordenanza real al respecto aprobada en octubre de ese mismo año.

En España, la tarjeta postal llegó en el año 1873. Sin embargo, los españoles no se caracterizaron por su creatividad, ya que estas primeras postales no contaban con imágenes, solo con la zona para el sello y con una orla.

Las primeras tarjetas postales que aparecieron contaban con un tamaño mucho menor que el actual. No es hasta la última década del siglo XIX cuando se regula su tamaño y se hace obligatorio la aparición de una imagen en el anverso. Además, se estipula por ley que este tipo de correspondencia puede ser vendida en cualquier establecimiento.

La época de oro de las postales transcurrió entre los años 1890 y 1914 cuando grandes artistas, entre ellos Kandinsky, empezaron a ilustrar las tarjetas. A partir de ese momento, las postales se han ido desarrollando con pasos de gigantes. Actualmente, ya no se utiliza la figura del cartero para enviar este tipo de correspondencia, sino que uno puede descargarse una postal de Internet y se envía por correo electrónico. Sin embargo, su significado e importancia siguen siendo el mismo.

Además, otro género muy característico de las tarjetas postales es la navidad. Las tarjetas postales de navidad tienen su propio origen y una historia diferente al resto de postales.

El origen de las tarjetas postales de navidad

La tradición de enviar postales ilustradas con imágenes navideñas nació en las escuelas de Gran Bretaña. Los profesores les pedían a sus estudiantes que redactaran pequeñas notas relacionadas con la Navidad para que las enviaran a sus casas pocos días antes de que empezaran las vacaciones.

Sin embargo, hubo que esperar hasta el año 1843 para que apareciera la primera postal con una ilustración de tema navideño. El inventor inglés Sir Henry Cole le encargó a su amigo, el artista John Calcott Horsley, el diseño de una litografía que evocara la época navideña. La escena que creo el pintor fue la de una familia sentada alrededor de una mesa celebrando la Navidad. La tarjeta postal contaba también con una leyenda que decía: “Una Feliz Navidad y un Próspero Año para usted”.

Cole hizo imprimir más de 1000 tarjetas que repartió entre sus familiares y amigos y, el resto, las vendió. De esta forma, le sacó un buen partido económico.

LA HISTORIA Y ORIGEN DE LA TARJETA POSTAL

En el año 1862 se empezaron a imprimir las tarjetas de navidad en forma de serie y su momento álgido vino en el año 1893 cuando la reina Victoria de Inglaterra pidió más de 1000 tarjetas. De esta forma, la tradición surgida en el año 43 se constató de forma permanente y todavía continua en nuestros días.

Andrea Díaz Sánchez

@andreadiazsz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here