LA GUÍA ATÍPICA DE BARCELONA: EL RAVAL

Un artículo de Paula García para ColumnaZero Viajes.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Un artículo de Paula García para ColumnaZero Viajes.
Un artículo de Paula Gil Ocón para ColumnaZero Viajes.

Sitios encantadores en barrios con encanto. En ColumnaZero Viajes, guía atípica de Barcelona.

Primera parte: El Raval

Recién llegados a Barcelona y con maletas vacía en busca de rincones y ambientes con los que llenarlas nos dirigimos hacia el Raval: epicentro de la ciudad y foco de todo tipo de ambientes. Las calles del apodado Barrio Chino las pueblan hoy carnicerías islámicas, grandes centros culturales como el CCCB y el MACBA, tiendas de segunda mano y terrazas en las que se sirve comida de procedencia muy diversa como mexicana o libanesa. Un barrio en cuyas calles repletas de historia conviven hoy lugareños y personas de todos los países y culturas del mundo y en el que la variedad a la hora de elegir un bar, una tienda de ropa  o una galería de arte es muy amplia y variada. Un barrio inagotable, que no descansa nunca y que es hogar tanto de las tribus urbanas más cosmopolitas como de Carmen de Mairena y sus chicas. Es esta miscelánea entre lo antiguo y lo nuevo y su mezcla de culturas lo que hacen de este barrio un original cóctel en el que todo es posible.

LA GUÍA ATÍPICA DE BARCELONA: EL RAVAL

De compras…

Para los amantes de las tiendas de segunda mano este barrio es su santuario. En la Calle Tallers y Ferdilanda hay varias con una cuidada y peculiar estética que calmará los anhelos de todos los amantes de piezas exclusivas o de los enamorados de aquellos  maravillosos años. Una de las grandes atracciones es la gran cantidad de tiendas de segunda mano ‘al peso’ en las que se pueden encontrar auténticas joyas a precios muy asequibles. Aquí os indicamos varias de ellas:

Holalá (Carrer Tallers 73) es una de las tiendas vintage más conocidas de Barcelona y de España ya que tiene varias sedes en toda la Península. La versión barcelonesa de Retro City la famosa tienda de la Corredera Alta de San Pablo de la capital en la que es posible encontrar cualquier prenda dentro de esta especie de garaje, también tiene cabida en el barrio, concretamente en la Calle Tallers 23.

Flamingos gallery: (Carrer Tallers 68) un espacio de 600 metros cuadrados dividido en dos plantas y que alberga más de 15 tiendas de estilos que van desde el pin up, rockabilly, surfer, vintage-retro, o urbano entre otros. Además de un outlet de la popular marca Flamingos Vintage, que ofrece ropa por kilos y que cuenta con siete tiendas en Barcelona (os guste o no este tipo de ropa, recomiendo entrar a la situada en la Calle Ferlandina, 20, sólo por su original puesta en escena merece la pena; además de ser ‘al kilo’ se pueden encontrar auténticas joyas).

LA GUÍA ATÍPICA DE BARCELONA: EL RAVAL
Flamingos Gallery.

 

Dentro de esta particular guía no podía faltar Fantastik (C/Joaquín Costa 62). Nuesta tienda predilecta en la que encontrar todo tipo de productos insólitos, curiosos y auténticos  al más puro estilo ‘kitsch’. Juguetes, menaje del hogar, decoración, parafernalia religiosa… Todos productos originales, seleccionados en países como México, India, China o Senegal. Desde una virgen mexicana, hasta vajilla esmaltada china o el flamenco de plástico que tienen Alaska y Mario en su balcón.  Por si no estáis en Barcelona pero os invade la curiosidad, la tienda también ofrece sus productos online.

Comer y beber…

Como decíamos, el barrio es un hervidero de cultura y lo mismo te encuentras una hamburguesería al más puro estilo neoyorquino, que un bar de los de toda la vida ahora regentado por chinos. Está claro que la diversidad abunda. Si sois de paladares ‘aventureros’ y os gusta probar cosas nuevas este es el barrio adecuado para daros un festín con comidas de todo el mundo.

Restaurantes indios como Maharaja (Rambla del Raval, 14) , africanos como Djam África (Sant Pau, 39) o filipinos como Fil Manila (C/ de les Ramelleres 3) o comer un menú en la histórica Fonda España (Carrer Sant Pau 9-11) al frente del cual se sitúa Martín Berasategui y que cuenta con un comedor modernista originalmente proyectado y decorado por Domènech i Montaner y pintado por Ramón Casas o Eusebi Arnau, (un plan no apto para los bolsillos low cost). Para los fieles a las hamburguesas en la Calle Valldonzella 3 recomendamos El Club de la Hamburguesa, donde elegir entre trece tipos de hamburguesa caseras (y de las mejores que he probado en Barcelona) es posible con unos precios muy pero que muy asequibles (el menú del día no llega a 8 euros). Además el restaurante tiene una atmósfera y una decoración bastante atractivas.

El club de la hamburguesa.
El club de la hamburguesa.

Son muchas las cafeterías ‘hand made’, de estética retro, y a la vanguardia en el sector hostelero que encontramos en el barrio para tomar un trozo de pastel o disfrutar de un té. Destacaremos El Colectivo (Carrer del Pintor Fortuny, 22) Un local tranquilo y con mucho encanto, decorado con muebles de estilo nórdico. Idóneo para almorzar y merendar  ya que imperan las recetas caseras, tanto dulces como saladas. ¿Sus productos estrella? Los quiches, tartas y brownies.

Si buscáis algo más cosmopolita y sois incondicionales del bruch, (y aún encima desde las alturas), no os podéis perder el que ofrece cada domingo (de 12 a 16 horas) el Hotel Barceló Raval. Un menú muy completo con un Dj en directo, pero lo que más sorprende son sus vistas: una panorámica de Barcelona desde su terraza situada en la última planta. (Si no queréis tomar el Brunch pero si disfrutar de sus vistas, os recomiendo subir a su terraza y tomar algo).

Hotel Barceló Raval.
Hotel Barceló Raval.

Entre El Raval y las famosas Ramblas se sitúa el famoso mercado de la boquería. Un mercado de importante valor tanto histórico como arquitectónico y en el que se pueden encontrar todo tipo de productos. ¡Un paseo por entre sus puestos es obligatorio en cualquier visita a Barcelona; pero aún más si es la primera!

Otro de los bares emblemáticos de El Raval es Madame Jasmine (Rambla del Raval 22), un local dedicado a una antigua prostituta del barrio y que guarda ese punto canalla y marginal tan autóctono de El Barrio Chino. Como recomendación personal: toda su variedad de mojitos están riquísimos. Y si queréis algo más castizo y sois devotos de la cerveza, el Ámbar Bar (Carrer de Sant Pau 77) ofrece una carta con decenas de cervezas de autor.

Planes…

En cuanto a planes este barrio se lleva la palma. El Raval no descansa y es muy variada toda la oferta de cultura y ocio que ofrece, ya que además alberga algunos de los museos e instituciones más prestigiosas de Barcelona.

El Gran Teatre de Liceu merece la pena tanto por disfrutar de una de sus obras, como por descubrir su interior en el que destaca su majestuosa arquitectura, el salón de los espejos o los nuevos espacios surgidos tras su reconstrucción.

LA GUÍA ATÍPICA DE BARCELONA: EL RAVAL
Gran Teatre de Liceu.

Si sois apasionados del arte no podéis dejar de visitar el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) en el que encontraréis lo más puntero en cuanto a arte en todos sus formatos. Si lo paseáis de día, impresiona su plaza  (Plaza dels Àngels) frecuentada por skaters tratando de hacer todo tipo de saltos. De noche la plaza  también es una de las zonas más concurridas, sobre todo por jóvenes. Junto al MACBA se sitúa otra de las grandes instituciones de Barcelona: el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) en donde además de ir a sus muy recomendadas exposiciones, como curiosidad se puede ver el mar desde el patio de les Dones, ya que el edificio está diseñado para reflejarlo en su fachada.

Ver una película en versión original (siempre subtitulada) también es posible en el Raval. Y es que la Filmoteca de Catalunya (plaza de Salvador Seguí, 1-9) cuenta con un fondo de 160.000 bobinas de películas, 60.000 libros sobre cine y otros materiales documentales. Además ofrece una amplia programación que suele girar en torno a un tema o un autor.

Filmoteca de Catalunya.
Filmoteca de Catalunya.

Tras tanto plan, recomendamos adentrarse en el patio del antiguo Hospital de la Creu. Un patio medieval en el que se respira una atmósfera difícil de encontrar en otro sitio. Lo que fue un antiguo hospital hoy es un complejo cultural que guarda su encanto medieval enfundado de piedra blanca. Cuenta con un bonito claustro, y además su antiguo edificio hoy alberga la Biblioteca de Cataluña. Cuenta con una terraza en la que tomar algo. Un lugar, sin duda, para descansar en un ambiente bucólico en pleno corazón de Barcelona.

Paula Gil Ocón

@columnazero

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here