JAM: LA NUEVA GENERACIÓN DE LA ABOGACÍA MADRILEÑA

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +8 (from 8 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.2/10 (16 votes cast)
Un reportaje de Enrique Arnaldos para ColumnaZero. (Foto: CandidatosJAM a las elecciones al Grupo Joven del Colegios Oficial de Abogados de Madrid del 28 de octubre de 2013, por Alberto Avellana)
Un reportaje de Enrique Arnaldos Orts para ColumnaZero (Foto: candidatura JAM para las elecciones al Grupo de Abogados Jóvenes del Colegio Oficial de Abogados de Madrid del 28 de octubre de 2013, por Alberto Avellana)

JAM son las siglas de la asociación Jóvenes Abogados de Madrid. Una auténtica revolución, en pleno apogeo, de la joven abogacía madrileña. Con el objetivo puesto en las próximas elecciones al Grupo de Abogados Jóvenes del Colegio Oficial de Abogados de Madrid, ColumnaZero se adentra en el núcleo del movimiento para conocer a sus protagonistas, sus propuestas y sus inicios.

Son las nueve y media pasadas de un martes cualquiera y los asistentes a la “reunión” –si es que así puede llamarse a  algo tan natural-  comienzan a llegar a la cafetería, una cualquiera de las del centro de Madrid.

María Pleite es la primera en llegar -del despacho, claro. Además de sus asuntos y sus clientes, el diseño de las secretarías de la asociación Jóvenes Abogados de Madrid (JAM) parece tenerle bastante atareada. Cuando le pregunto que qué es JAM responde hasta abrumada: “¿JAM? Es muchas cosas, pero desde luego es la nueva generación del Derecho”. Acto seguido sonríe, y la ilusión del proyecto inunda su explicación. Las siguientes en llegar son Laura Gómez y Paloma Díez, vocal y secretaria, respectivamente, de este proyecto. Laura pregunta si alguien controla sobre responsabilidad civil del constructor y el promotor, que mañana tiene un juicio y un par de dudas. En cuestión de minutos habla por el Whatsapp con otra compañera que se las resuelve al momento. Alberto, al que todos llaman Cabello, asegura vivir en el caos. Es el vicepresidente de la asociación y enseguida se lanza a contar sus dilemas para el diseño de una nueva página web;  Juan Gonzalo Ospina, o Juango, el presidente, que también acaba de llegar,  le insiste en que es importantísimo poder poner una sección sobre leyes injustas.

Si alguien mira a través del ventanal desde la calle, ve a un grupo de jóvenes, de colegas, que charlan y se cuentan las levedades y pesadumbres de la jornada; que discuten, y se replican, para después reír o chocar los cinco al tener una buena idea. Hace falta sentarse a su lado y escuchar lo que tienen que contar (que no es poco) para saber que hace seis meses, once abogados, cuyo principal rasgo diferenciador es su juventud,  deciden que ya está bien. Que el abogado no puede seguir trabajando solo, ni pidiendo justicia ante un sistema que está viciado hasta tal punto de no poder proporcionarla ni aunque quiera. Sobre todo, tienen claro que hay que hacer algo, que de nada sirve quedarse de brazos cruzados. Cabello cuenta que JAM surge de unos cuantos abogados jóvenes de los cuales casi todos están cabreados  con las circunstancias, con los gobiernos incoherentes y con la situación del ciudadano.

De izquierda de derecha: María Pleite, Cristina Aguado, Covandonga Martín, Juan Gonzalo Ospina (Presidente) y Jose María Lorenzo.
De izquierda a derecha: Carlos Cervera (Portavoz), Alberto González, Ana Vanaclocha, Jose Nuñez.

 

No queremos ejercer leyes de manera dolorosa, porque no ofrecen una solución a la ciudadanía, y dejan de  cumplir con su objetivo. Queremos que la abogacía joven se una, que luche contra la indiferencia. Si un abogado sale a la calle para protestar por una ley que no le parezca justa, lo más probable es que no le haga caso nadie, si somos diez mil, probablemente en el establishment se nos va a empezar a escuchar”, dice Juango, convencido.

¿Castillos en el aire? Pues por lo visto ellos se lo están tomando muy en serio, y se han puesto manos a la obra para conseguir sus metas. El 28 de octubre se presentan a las elecciones del Grupo de Abogados Jóvenes del Colegio de Abogados de Madrid. “Sólo así podremos tener calado en las instituciones jurídicas, que son las que nos atañen directamente. Se nos presenta una gran oportunidad, una oportunidad que, de tener éxito, nos va a permitir tener voz y voto dentro de un colectivo de 90.000 abogados y en representación de los Jóvenes Abogados de Madrid que somos unos 11.000 […] el Colegio de Abogados no puede ser una organización que intente lucrarse, o que preste servicios cuyo fin no sea ayudar a los abogados.” comenta el Presidente.

¿Y una vez allí? Pues pretenden proteger al más débil, promover la justicia, el trabajo entre los abogados y la formación continua y asequible para los letrados. Entre sus propuestas más sonadas está la de reducir al mínimo la cuota para los abogados no ejercientes, y la verdad, es que están ganando adeptos a raudales. “En el primer evento que hacemos, al que asisten voluntariamente, sin que les hayamos invitado, sin haberles pedido que vinieran, abogados,  jueces, secretarios judiciales, y representantes del poder judicial, que se dan cuenta de que algo está pasando.  Es el momento en el que empezados a creer que tenemos mucho por hacer” cuenta Carlos, el Tesorero y Portavoz de la asociación. “Nuestras propuestas, además de sonar muy bonitas sobre el papel, nos parecen demandas factibles, reales, y que la abogacía joven quiere y necesita.”

De izquierda a derecha: Fátima Cavestany, Paloma Díaz, Alberto Cabello (Vicepresidente) y Loreto Frutos.
De izquierda a derecha: Ignacio Espinosa, Laura Gómez, Lorena González y Antonio López.

 

Es para pararse a pensarlo. En un país como España sumido en diferentes crisis, asfixiado por la desafección hacia la política y la res pública. El país donde todo está ya inventado y “las cosas son así”. A lo mejor quede mucho camino por recorrer, y no hayamos hecho más que empezar. Quizás estos chicos sean el símbolo de la esperanza y nos hagan darnos cuenta de que también nosotros podemos tener jóvenes con conciencia cívica, además de profesionales competentes, y una sociedad civil cohesionada, crítica y justa.  Y es que parece imposible asociar a personas de talla semejante con la imagen del típico “picapleitos” que viste cual sambenito a los abogados españoles. Quizás realmente María tenga razón cuando dice que esto es  la nueva generación del Derecho, y estén camino de liberar al abogado de los estereotipos que le rodean. Y lo están haciendo a base de conciencia cívica, valores democráticos y la defensa a ultranza de la justicia como principal garante de la libertad.

Como dice Alberto Cabello, “es el abogado quien tiene que luchar por cambiar las circunstancias, y nosotros con nuestra vitalidad pretendemos unir a la abogacía joven y no tan joven, y pretendemos cambiar el rumbo de la historia”. Y es que seguramente todos compartamos sus valores, y sólo nos quede contagiarnos de su fuerza. Ellos están aquí, dispuestos a escuchar y a pedir, por sí y por todos sus compañeros. Por vosotros y por mí. Puede que los malos y abundantes ejemplos nos hayan hecho olvidar que el abogado es el ángel de la guarda del ciudadano, y la mano derecha de la Justicia, pero quizá el proyecto de JAM nos recuerde los elementos que configuran al buen letrado. El estudio, la reflexión y el debate. Solicitar lo debido y desconfiar de lo imposible. Para las personas, en las instituciones y por el futuro.

Si tú también lo piensas, búscales. Te están esperando.

[vsw id=”eEHTqQEV7pk” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Redactor: Enrique Arnaldos (@EnriqueArnaldos)

Fotografía: Alberto Avellana (@albergamkee)

Dirección de Fotografía e Iluminación: Miguel Ángel Postigo (@miguel_postigo)

Coordinación: Víctor Marfil (@vmarfil)

Jefa de Maquillaje: Pilar Vaquero

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here