CINCO RAZONES PARA VER HOMELAND

Una mujer enfrentada a sí misma, una crítica desde dentro a la sociedad americana, un guión muy bien construido y una sociedad post 11S son los principales ingredientes del drama de la temporada cuya esencia es muy difícil de resumir en solo cinco motivos para verlo. Bienvenidos a ‘Homeland’.

‘Homeland’ es la serie del momento. Este drama de espías americano cuenta en su palmarés con Peabody Award en 2012 y el Globo de Oro a mejor serie dramática y mejor actriz para Claire Danes durante dos años consecutivos, el de mejor actor dramático para Damian Lewis en su segunda nominación y seis de los nueve Emmy a los que fue nominada, incluyendo el de mejor guión para sus creadores, Alex Gansa, Howard Gordon y Gideon Raff.
Pero, ¿dónde se encuentra el éxito de la serie? Es difícil definirlo sin desvelar un ápice de la trama. Lo intentaré, pero no prometo nada.

1. Carrie Mathison. El personaje principal, interpretado por una casi desconocida Claire Danes, lleva por sí solo gran parte del peso de la serie. Carrie es una agente de la CIA cuya investigación le lleva a ponerse en duda a sí misma y a cuestionarse el entorno que le rodea. Una especie de Juana la Loca moderna en el seno de la agencia de seguridad más importante de los EEUU.

 

2. La América que no es. Una crítica a Estados Unidos desde dentro, donde todo es lo contrario a lo que aparenta. La investigadora de éxito que ha llegado a lo más alto de su carrera tiene una vida personal de mierda, el modelo idílico de familia y way of life americano que no existe, el patriotismo entendido desde diferentes puntos de vista que aporta más matices y diferencias que unidad… Así hasta llegar a donde nos deja el final de la segunda temporada.


3. Interesantes giros de guión. Es una serie de espías por lo que las intrigas están servidas. Pero cuando ya parece que no puede pasar nada más… algo pasa. Y siempre suele ser algo que lo trastoca todo y nos deja con ansiedad por ver el próximo capítulo. Es un manejo estelar del denominado cliffhanger o, más conocido últimamente, “efecto ‘Perdidos’”.

4. Interesantes dilemas morales. En la línea de la América que no es, ‘Homeland’ enfrenta a sus personajes a problemas que les suelen poner en aprietos morales para retratar la respuesta que dan esos tipos pertenecientes a una verdadera América donde no siempre brilla el sol. En este caso juega un papel muy interesante la hija de Brody, Dana, que representa el choque entre esos principios buenistas inculcados por la industria de Hollywood a los que en la mayor parte de las veces hay que renunciar. No todo es blanco o negro y Homeland navega siempre entre los grises.

5. La sociedad pos 11S. Tal vez este sea el punto por el que ‘Homeland’ es una de las series más vistas del momento. El islamismo recorre el hilo principal de la serie y dibuja unos EEUU que combaten esta amenaza pero en los que uno no es capaz de creer. Conflictos reales como la protección frente al derecho a la intimidad, que estuvieron y están a la orden del día después del atentado de 2001, son la sal que alimenta a los espectadores cada semana y que también ha levantado ampollas entre la comunidad islámica.


Bonus track: ¿Sabías que la serie está basada en una serie israelí titulada ‘Prisioneros de Guerra’?

 

Jaime Gutiérrez Hernández

http://micuartotrastero.blogspot.com