HAPPY VALLEY, OTRA JOYA DE LA CORONA