GETAFE ROOM: LA ELECTRÓNICA COMO PUNTO DE PARTIDA