FEUD: BETTE Y JOAN, ENEMIGAS MUY ÍNTIMAS