ESTUDIOS REVELAN QUE EL CÁNCER Y EL ALZHÉIMER NO SUELEN DESARROLLARSE A LA VEZ

Un artículo de Antonio Manuel Murcia López para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Un artículo de Antonio Manuel Murcia López para ColumnaZero.

Un estudio llevado a cabo por un equipo de doctores italianos afirma que el cáncer y el alzhéimer son dos síntomas de la vejez que no suelen desarrollarse simultáneamente en la misma persona debido a su incompatibilidad. El estudio consistió en el seguimiento durante cinco años del historial clínico y los medicamentos prescritos de cerca de 200.000 adultos de más de 60 años, publicado por la revista Neurology.

Como investigaciones previas han demostrado, ambas enfermedades son dos manifestaciones de un deterioro natural del organismo que consiste en la pérdida de la capacidad de reparación celular. El cáncer consiste en la proliferación incontrolada de las células y el alzhéimer en la muerte programada de las mismas.

Lo que hasta ahora no se sabía es que las personas con alzhéimer tenían un 42% menos de riesgo de tener cáncer, y, en el caso contrario, el riesgo de alzhéimer es un 35% inferior entre quienes tienen cáncer. El estudio remite a teorías cada vez más extendidas que indican que entre los mayores, la senescencia en sí es una enfermedad, y enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y oncológicas son sólo sus manifestaciones.

El director del estudio, Massimo Musicco, lo explica así: “Se puede considerar que cáncer y alzhéimer son las dos caras de la senescencia (el fenómeno negativo asociado al envejecimiento)”. Según diferentes manuales y revisiones sobre el tema coinciden en que normalmente la senescencia tiene lugar en una célula, un órgano o en la totalidad del organismo durante el periodo vital completo como adulto de cualquier ser vivo.

Sobre la posible causa, Mussico ha indicado que “El envejecimiento celular está controlado por muchos genes diferentes. Algunos de los que reparan tejidos pueden producir una proliferación celular en un sentido positivo cuando somos jóvenes, pero pueden favorecer la aparición de cáncer de mayores. Otros genes causan el efecto contrario, produciendo senescencia y muerte celular (apoptosis). Estos están vinculados al alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas”.

Por ello, el envejecimiento es una etapa congénita en la vida humana a la que todos hemos de enfrentarnos, cuya única forma de tratamiento es someterse a pruebas de detección precoz para minimizar y retrasar la aparición de sus síntomas.

Antonio Manuel Murcia López

@ant_mml

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here