ESPECIAL OSCARS: LA NOCHE MÁS OSCURA

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
La noche más oscura, nominada al Oscar a la mejor película

El conflicto de la Guerra de Irak es un tema muy de moda ahora entre los guionistas de Hollywood, tal y como sucedió en los 70’s con la Guerra de Vietnan. Se ha abordado desde diferentes puntos de vista; el cine denuncia con Redacted, pasando por tratar las consecuencias y la catarsis en La vida sin Grace o Route Irish o tocando el conflicto desde primera línea como en La Batalla de Hadiza pero de todas las películas que se han hecho sobre la contienda, destacan dos por encima del resto: En el Valle de Elah y En Tierra Hostil. La primera mucho más humanitaria y en donde las únicas imágenes que se nos ofrecían de la guerra eran a través de un teléfono móvil, la segunda en contraposición era pura adrenalina y en donde ni si quiera Ralph Fiennes era capaz de sobrevivir más de 5 minutos en pantalla.

Bigelow vuelve a tratar el tema de la guerra de Irak pero desde otra perspectiva totalmente diferente; si antes se ponía en la piel de un especialista que desactivaba explosivos ahora nos cuenta de primera mano la historia de la joven agente de la CIA que llevó a cabo la investigación para dar con el paradero de Bin Laden.

En primer lugar y en contra de lo que ha dicho mucha gente, La Noche más Oscura no es una película política aunque por los temas que trata puede llegar aparecerlo. Es la historia de una obsesión de un único personaje con el trasfondo de la incertidumbre de dos pueblos (el árabe y el estadounidense). Todo lo que llegamos a ver y a sentir en la cinta es el reflejo de lo que vive Maya, el personaje magistralmente interpretado por Jessica Chastain. No se pretende nada más allá de lo que se muestra en pantalla. Esa es la gran virtud de La Noche Más Oscura.

La mayor parte del metraje es pura investigación; torturas, testimonios, pistas falsas ect ect… pero el film nunca cae en el tedio, es más, Bigelow sabe imprimir ese pulso y esa tensión en las imágenes para que nunca decaiga la trama ni provoque el desinterés del espectador. En ese aspecto recuerda mucho a la última hora de Zodiac. El tramo final de la película que aborda el asalto a la casa de Bin Laden es espectacular y es en donde eclosiona todo ese clímax que se va conteniendo durante la cinta.

Por último, puede que lleguemos a cuestionarnos los métodos de la CIA, el cambio de política en las torturas con la llegada de la Administración Obama que no está muy claro en la cinta y otro tipos de trasfondos pero para nada el film pretende eso. Aunque en el comienzo se pongan una serie de grabaciones de gente que murió en el 11-S llamando a sus familias, como si de algún modo se pretende justificar todo lo que se va a ver en los siguientes 160 minutos, la película no tiene esa intención. Es cine de verdad, puro, sin artificios. Bigelow ha optado por contar el punto de vista de un personaje, lo que pase más allá de eso, ya es cosa nuestra.

[vsw id=»5voNoH-07Qk» source=»youtube» width=»600″ height=»500″ autoplay=»no»]

Jorge García Martínez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here