ENTREVISTA UNAX UGALDE Y PABLO MALO (LASA ETA ZABALA)

Una entrevista de Víctor Mopez para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +7 (from 7 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.9/10 (8 votes cast)
Una entrevista de Víctor Mopez para ColumnaZero Cine.
Una entrevista de Víctor Mopez para ColumnaZero Cine.

Recién se estrena en cines la película Lasa eta Zabala. Con ese motivo, ColumnaZero entrevista al director del film, Pablo Malo, y a su protagonista, Unax Ugalde. Una obra que recupera una página oscura de la historia de España, en busca de reconocimiento y reconciliación, invitando al espectador a encontrar respuestas a sus propias preguntas.

Lasa eta Zabala cuenta la historia de cómo dos jóvenes pertenecientes a la banda terrorista ETA, Lasa y Zabala, fueron torturados brutalmente para después ser asesinados y enterrados con cal viva en una fosa de Alicante por parte del GAL. Aunque dos años después se encontraron sus restos, no sería hasta 1995 cuando se identificaron a las víctimas (doce años después de su asesinato). Comenzaría así una carrera judicial encabezada por Iñigo Iruin (Unax Ugalde), el abogado de las familias, para encontrar la verdad y hacer justicia.

Víctor Mópez.- ¿Qué reto ha supuesto esta película?

Pablo Malo: Hay mucha gente que me pregunta si me arrepiento de haberla hecho. Es muy difícil hacer una película hoy en día y cuando conté que iba a hacer esto, muchos me dieron el pésame. Yo estoy encantado de haberla rodado. Estoy muy orgulloso de ella, los comentarios están siendo muy positivos, todo el mundo está hablando del nivel de actores que hay, de que es una película que está muy bien hecha. Todos nos hemos involucrado muchísimo. Ha sido una experiencia  el saber que estoy contando una historia basada en hechos reales. Cuando rodábamos las escenas más duras y más complicadas, siempre había un silencio porque sabíamos que estábamos contando una realidad y queríamos ser lo más rigurosos posible. Teníamos ese plus de tensión, estábamos en arenas movedizas. Pero ahora veo el resultado final. Hemos estado en la sección oficial de uno de los festivales más importantes, en el Festival de San Sebastián. Para nosotros ha sido un proceso muy duro, muy extremo, pero estoy muy contento. Volvería a repetirlo.

ENTREVISTA UNAX UGALDE Y PABLO MALO (LASA ETA ZABALA)

Unax Ugalde: El reto más grande ha sido el euskera. Dentro del euskera hay diferentes euskalkis. Hablo euskera desde chiquitito, pero yo hablo el batúa, que es el más básico y en la película tenemos el guipuzcoano. Para mí fue uno de los retos más importantes, clavarlo y pronunciarlo bien.  En el País Vasco sé que hay gente que lo ha valorado. Por el lado interpretativo, Iñigo Iruin es un personaje complejo, complicado. Cuando hablé con Pablo, ya le dije que era un personaje que quería que transmitiera mucho más por lo que callaba que por lo que decía. Es un personaje que acompaña a las familias. Cuando tuve conversaciones con Íñigo Iruin, lo que más me interesó fue cómo lo vivió él, cuáles fueron sus sensaciones, para separar el lado profesional del emotivo, del humano. Fue muy complicado para él, tenía unas familias que querían respuestas, dos chicos desaparecidos durante doce años, cinco años de juicio en el cual iban desapareciendo testigos. Me parecía muy interesante ver el lado humano del personaje, pero sin mostrarlo del todo para que el espectador pueda interpretar lo que le pasaba por su cabeza.

V.M.-¿Cómo creen que responderá el gran público?

P.M: Afortunadamente el pase en el Festival de San Sebastián fue muy bien y lo que esperamos es que se vea, dentro de lo posible, como un thriller político que es lo que hemos querido hacer en  todo momento. Sabemos que tienen unas connotaciones políticas inevitables, contábamos con ellas, pero hemos intentado hacer una película, una ficción basada en hechos reales.  Sabemos que hay gente que considera que le faltan cosas  pero siempre he tenido muy claro que estamos contando un caso muy concreto y que hablar de los alrededores de ese caso nos iba a llevar a hacer una serie de televisión en vez de una película. Además, nos hemos topado con felicitaciones por todas partes. De medios con ideologías muy concretas, de familiares de víctimas, que consideran esta película valiente y necesaria. La película se defiende por sí misma, la gente no habla sólo de política, sino del buen trabajo que hemos hecho como profesionales del cine.

U.U: Respecto a la polémica, creo que hay más prejuicio que realidad. Pido que la gente la reciba con respeto. Pablo no ha intentado hacer un panfleto, es un retrato objetivo. Es una película polémica, pero porque los sucesos fueron polémicos. Siempre desde el respeto. Asusta más de primeras, porque cuando la ves, te das cuenta que es un relato sobre los derechos humanos que todos deberíamos conocer. La película ha estado en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián, eso no es gratuito. Estamos orgullosísimos.

V.M.- ¿Por qué esta historia y no una de las más de mil víctimas de ETA?

P.M: Esta es una historia muy concreta sobre Lasa y Zabala, lo sabemos y conocemos por todo lo que hemos vivido con el conflicto vasco. Y esto realmente es un episodio dentro de la cantidad de cientos de víctimas que ha habido. Ahora en el País Vasco vivimos una situación, afortunadamente, distinta. La violencia ha desaparecido. Seguramente a partir de ahora habrá cineastas y productores que les apetezca mucho contar otro tipo de historias, desde el otro lado, desde el mismo… Esto también es una cosa que me da mucha pena, que estemos siempre hablando de lados. Yo mismo me sentiría igualmente cómodo contando una historia sobre cualquier otro atentado, asesinato o víctima que haya sufrido todo lo que ha pasado en el País Vasco.

V.M.- ¿Cómo fue el proceso de documentación a la hora de informarse sobre el caso? ¿Ha recibido algún tipo de presión por parte de algún sector político o social?

P.M: No, realmente presiones no ha habido. Nos han preguntado qué enfoque le íbamos a dar a la historia, porque sabemos que es un tema susceptible de ser mirado con lupa. Pero nosotros no hemos sufrido en absoluto ningún tipo de presión. Ya vivimos un momento distinto al de la película, afortunadamente para todos. Y respecto a la documentación, teníamos el sumario, que son 13000 folios. A la hora de hacer el guion con todo lo que íbamos contar, fue muy importante contar con ese sumario con el que nos sentíamos muy cómodos, sobre todo porque ahí está todo. Hemos dejado muchas cosas fuera que eran igualmente interesantes, pero es que contábamos con poco más de 100 minutos para contar esta historia. Ha sido un año y medio en el que hemos hablado con muchísima gente de todos los lados para saber qué pasó. Van pasando los años y con la cantidad de información que hay constantemente, uno se va olvidando de las cosas. Desde el principio supimos que era un thriller político apasionante desde el punto de vista cinematográfico. Está basado en un sumario, por lo que todo lo que hemos contado está refrendado por un juicio, una sentencia y ratificado por tribunales internacionales.

V.M.- En la película, las hermanas de Lasa y Zabala dicen “es la hora de poner al mismo nivel a las víctimas de ambos lados”. ¿Cree que están el mismo nivel?

P.M: Nosotros teníamos muy claro la película que queríamos hacer. Sabíamos que el caso de Lasa y Zabala era el más icónico de la guerra sucia. No creo que se trate de hablar de víctimas de un nivel u otro. El dolor de cada uno no se puede contar de ninguna manera. Si tú has sufrido un atentado, ese va a ser el dolor máximo que vas a arrastrar siempre. Entiendo que esa persona no se puede poner al mismo nivel que los demás. Quiero dejar muy claro que no queríamos una película con intención de que sea utilizada como arma arrojadiza, contra nada ni contra nadie. Soy vasco, sé lo que ha significado la violencia en el País Vasco y, desde luego,  íbamos a trabajar desde la honestidad, sin hacer panfletos ni discursos políticos. Sabíamos que podría ser utilizado por una u otra parte, pero en ningún momento ha habido intención de realizar una película maniquea. Quisimos ser fieles a lo que sabemos que pasó.

ENTREVISTA UNAX UGALDE Y PABLO MALO (LASA ETA ZABALA)

V.M.- ¿Conocía la historia de Lasa y Zabala antes de aceptar el papel? ¿Qué le atrajo del proyecto?

U.U: Yo tenía 17 años cuando aparecieron los cadáveres. En el País Vasco y en España fue un revulsivo. Lo recuerdo muy bien, pero he tenido que documentarme. Lo que me atrajo fue el personaje del abogado, Íñigo Iruin y cómo llevó el caso. Lo más importante del proyecto ha sido el respeto a la verdad, el hablar con las familias, hablar con el personaje al que yo interpreté. Estamos hablando de un caso muy reciente, por lo que lo principal ha sido el respeto y tratar de documentarme lo máximo posible. Es muy atractivo porque es un hecho muy importante en nuestro país. Pero, sobre todo, es que la película no es un panfleto político, es una historia de derechos humanos.

V.M.- Dice que con esta película pretende avanzar en el proceso de paz del País Vasco ¿Cree que al ser tan explícita en la violencia puede ayudar? ¿No cree que cabrearía a una parte?

P.M: Nos hemos cortado mucho a la hora de contar esta historia. Si realmente hubiéramos rodado lo que pasó, hubiésemos presentado un catálogo de barbaridades. Como cineasta, lo que tampoco podía dejar pasar es un horror como era darles tres tiros a unas personas o torturarlas durante semanas en turnos de 8 horas. Eso había que contarlo. Son unos minutos muy concretos, unos minutos muy salvajes. Pero es que torturar a una persona es algo muy salvaje. A mí me llama mucho la atención que una persona se pueda levantar de la cama, llevar a sus hijos al colegio e irse a trabajar, y que su trabajo consista en torturar a personas. Eso teníamos que contarlo. No quería que la gente saliera de la película como si no hubiese ocurrido nada. Me gustaría que las generaciones que vienen, los que ahora están jugando en el patio del colegio, vean esto dentro de unos años y vean que esto también ocurría en nuestro país. Me gustaría que sirviese para eso, para reflexionar, no para cabrear a nadie ni para enfrentar.

V.M.- ¿Cree que el público español está preparado para una historia así?

P.M: Las heridas no se han cerrado ni se cerrarán nunca. Para todo el que haya vivido lo que ha pasado, va a ser reciente siempre. Sí me gustaría pensar que vivimos un nuevo momento en el que podemos dialogar, que el que alguien tenga una idea política diferente no significa  que te estén agrediendo. Si todos caminamos en una misma dirección, con diálogo y convivencia, es posible. Se trata de pasar página pero habiendo leído todo y conociendo lo que ha pasado. Estamos hablando de la Memoria Histórica en este país, de todos los cadáveres  que hay en las cunetas a causa de la Guerra Civil. Con esta historia pasa lo mismo, es algo tan brutal y definitivo. Pero bueno, esta y las películas que vengan, esperemos que signifiquen un paso adelante en entendernos, convivir y dialogar.

V.M.- ¿Qué reflexión saca de la condena que cumplieron los culpables?

P.M: A mí me han acusado en algún momento de ser muy seco en toda la película, de no haber cargado la emotividad hacia ninguno de los lados. Ha habido gente, incluso de la izquierda abertzale, que me ha dicho que tendría que haber sido más extremo, más duro. Yo creo que visualmente es tan poderosa, que es muy difícil salir del cine indiferente.  Hemos sido tan secos, pero creo que está claro lo que pasó. A personas que les cayeron 70 años de cárcel y cumplieron entre uno y seis… Creo que todos somos ya adultos y cada uno puede sacar sus conclusiones. Ocurrió así, forma parte de esa realidad y nosotros sólo lo hemos contado. Ahora cada uno puede reflexionar.

V.M.- No es la primera vez que trabaja con Unax Ugalde. ¿Contará con él en futuros proyectos?

P.M: Yo trabajo muy a gusto con Unax. Hemos hecho un corto y dos películas. Trabajamos muy bien, nos entendemos muy fácilmente. Estoy encantado de repetir con Unax. Acabé muy tocado después de esto, estar un año y medio trabajando alrededor del terror, de las torturas, te deja muy tocado. Así que estoy deseando que me lleguen proyectos de amor y lujo. Lo necesito, cambiar de tema. Mi primera película fue un drama, la segunda una de suspense, ahora un thriller político… Ahora me gustaría un Pretty Woman.

V.M.- Como uno de los actores más versátiles de nuestro panorama actual, ¿cómo estás viviendo la crisis en tu sector? ¿Tiene nuevos proyectos a la vista?

U.U: Es un momento complejo, tenemos que pelar, pero bueno, seguimos en la brecha. No hay tantas producciones como había antes. El cine español carece de sanidad en estos momentos, por motivos políticos principalmente, pero también por motivos nuestros que tenemos que mejorar y seguir trabajando.  Desde luego no es un buen momento para el cine español.  Ahora viajo a México a rodar una película, Manual de un buen presidente. Me voy en enero, se va a rodar en cuatro meses allí. Estoy muy agradecido.

Víctor Mopez (@vimopez)

@ColumnaZeroCine

3 Comentarios

  1. Se agradece la crítica y los comentarios sobre la realización de la película pero creo, con sinceridad, que no la voy a ver.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  2. Imagino que esta pelicula generara polemica. Es un tema duro y aunque la pelicula sea buena ,es dificil olvidar el dolor que ha provocado esta etapa en la vida de España.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 2 votes)
  3. No creo que esta película deje indiferente a nadie. No se si iré a verla. Ojala fuera facil, reconciliar esa etapa tan oscura de nuestra historia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here