ENTREVISTA: JIMMY CASTRO. ¿Y POR QUÉ NO?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Un artículo de David Couso para ColumnaZero Cine (Fotografía: Elio González)

Un artículo de David Couso para ColumnaZero Cine.

“Me encuentro en un momento en el que creo que hay que dormir poco y tirar mucho, probar cosas, y en cuanto a inquietudes tengo muchas.” Jimmy Castro

Con más de veinte años de experiencia en el mundo de la televisión y el cine, compartimos un café con Jimmy Castro, que  se encuentra disfrutando actualmente de su debut como cortometrajista con ¿Y por qué no? (2013) junto a Carlos Santos y Juan Codina.

“Muchas veces hacemos preguntas sin ser conscientes del significado pleno de las palabras, cuando las palabras en sí tienen mucho significado, entonces no hay que decir cualquier cosa.”Jimmy Castro

David Couso. Resulta gracioso el título del corto en relación a tu vida, ¿Y por qué no?, se da mucho a cómo te has animado a hacer cosas, a lanzarte a probar. Con nueve años te estrenas en Canguros (1996), luego Hermanas (1998) y pasas por Club Disney (2000) donde das el salto a la fama. Te formas como actor en Nueva York y vuelves para hacer filosofía. En el 2012 sacas tu primera obra de teatro, La cena burguesa, y cierras el 2013 con ¿Y por qué no?, tu ópera prima en el cortometraje. ¿Qué más retos tiene Jimmy Castro?

JC. Me encuentro en un momento en el que creo que hay que dormir poco y tirar mucho, probar cosas, y en cuanto a inquietudes tengo muchas. Por ejemplo, me encanta componer música y sin embargo, es algo que en muchos momentos de mi vida dejo más abandonado. No sé donde acabarán algunas de las piezas que he compuesto, pero oye, están ahí, ya veré, probaré a meter alguna en un trabajo mío o de otro. En este cortometraje, ya conllevaba demasiadas funciones por lo que hice bien buscando a un compañero que eligió y creó una pieza muy a la par de lo que tenía en la cabeza.

Quiero seguir con la interpretación ya que es algo que me mueve todo, y el hecho de que pasemos por un momento en el que las producciones externas están más limitadas, creo que es un punto a favor de ponerte a escribir tus textos e investigar en los textos de otros para poder contar historias. Después hay una faceta que he comenzado hace años con unos compañeros en el terreno empresarial de lo cual también estoy aprendiendo mucho. Todo lo que haga y hago ahora mismo está en la línea y tiene como meta, complementar mis objetivos futuros que no son otra cosa que hacer lo que quiero con gente que nos complementemos y tirar con proyectos para adelante.

DC. ¿Y ese salto a la dirección de dónde vino?

JC. No estaba tan seguro de dirigirlo, pero Darío Paso al leer una parte del guión me animó a retomarlo y nada, la inspiración termina viniéndose en el momento más inoportuno del mundo. Eran unas navidades, mi hermano estaba en el hospital, y tenía unas hojas a mano; y me puse a escribir, escribir, escribir y terminé la historia una madrugada sin poder dormir. Y ahí es donde me vino. Y cuando tuve ya claro la obra completa en casa con todo, me pasó algo, que la tenía muy clara en la cabeza. En este caso, estábamos juntándonos algunos de los que trabajamos en los Hombres de Paco para sacar algo y propuse el corto. La dirección se la íbamos a delegar a un compañero, pero me dijo, lo tienes muy claro, y me animó. Yo tengo ahí mi storyboard de ¿Y por qué no?, y me hace mucha gracia el haber sido tan fiel a todos los planos y a la historia. Desgraciadamente yo he crecido siempre con una iniciativa muy grande y también he sido frenado por un no se qué que me termina transmitiendo de determinadas personas y miedos de ser pretencioso. Este compañero me dijo, lo tienes claro, llevas toda la vida currando en esto, hazlo. Y no pudieron ser palabras más acertadas, el hecho de que una persona te diga que tú sabes hacerlo. Y además que si que es muy importante el hazlo, equivócate, tira, y listo. No puedes empezar queriendo hacer la gran obra.

ENTREVISTA: JIMMY CASTRO. ¿Y POR QUÉ NO?

Fotografía: Elio González

DC. ¿Y por qué no? Tiene mucho trasfondo a nivel de redes sociales, de la sociedad en su conjunto, de la crisis… ¿A través de qué conceptos construiste el corto?

JC. Yo empiezo y escribo pensando por y para los personajes, entonces de repente un personaje empieza a hablar y las historia continúa. De hecho, el cortometraje comenzaba en la casa, un hombre se acerca a la puerta y me vienen cosas muy visuales, pero acerca de lo que pasa entre ellos. ¿Te puedo ayudar en algo? Pues la verdad es que me alegra mucho que me hagas esa pregunta. En el fondo, ¿Qué implica esa pregunta si la llevas hasta el fondo? Muchas veces hacemos preguntas sin ser conscientes del significado pleno de las palabras, cuando las palabras en sí tienen mucho significado, entonces no hay que decir cualquier cosa. Eso fue lo primero que escribí, y esas fueron las líneas que le enseñé a Darío.

Y un poco me impulsó bastante eso, esta cosa de las palabras, me parece que es Crátilo, un texto de Platón que habla de dónde viene la palabra. El personaje de Juan, el mendigo, que a mí me encanta, ese personaje creo que habría podido ser una historia en sí misma, ya que lleva esa línea.

DC. Del cortometraje se pueden rescatar muchas cosas respecto a la crisis de valores, a la fuerza de las palabras, e incluso llevándolo al terreno de la política, el personaje que interpreta Carlos Santos, que puede representar a un relativo conjunto de personas. Hay una crisis muy grande por detrás de los valores, las palabras, las cosas ya se dicen con tan poca importancia. La crisis de lo que se dice y lo que vale eso que se dice, parece que ya no importa.

JC. Leí algo muy interesante acerca de la virtud y el hecho de cómo desarrollas cada una de las cosas que a ti te enseñan. Nosotros estamos educados de tal forma que vemos algunas cosas bien y otras mal, que nos generan rechazo, pero ¿Y si nos hubiesen enseñado al revés? ¿Y si nos hubiesen enseñado otros valores? ¿Y si donde el mal hubiéramos encontrado ese estar cómodo? Esto pasa también en este personaje. Creo que en el corto terminan habiendo tres figuras, por eso cuando escribo lo último que hago es poner nombres, ya que los planteo más como figuras que se presentan en las historias, los cuentos, cada una representa algo. El coraje, la envidia, la maldad. Ahora que estoy trabajando Shakespeare, es uno de los mayores artistas de este tipo de escrituras. Por encima del personaje de Yago, impera la envidia, otro la avaricia, y otro personaje se llama amor. En el corto hay tres figuras, que son el infortunio, el de Carlos que es el verdugo, y el de Juan Codina, que es la esperanza.

DC. Lo interesante de tu personaje es la bipolaridad que presenta, los cambios intensos y la fuerza que sufre con el de Carlos. El continúo juego aleccionador. La frase del guión..

Las noticias…

¿Por qué crees que sucede esto actualmente?

JC. Me pasa desde hace mucho tiempo con las noticias que cuando escuchas algo que te mueve de verdad dices ok, termina la noticia y ¿Ahora qué? Algo que hiciese al ciudadano más partícipe ayudaría mucho a las noticias que al menos he visto siempre, y creo que eso está muy abandonado. No es que yo vaya de héroe social y es algo que me sale del alma y plasmo en todo el corto, tanto bueno como malo, esta cosa que te permites pensar. El personaje de Carlos es el cómo te puedes ver desmontado en cualquier momento, y lo que le importa eso a la gente. Es una cosa que he visto y que siento, al final es mucho más fácil mirar para el otro lado y no pararte. Y que nos pasa a todos, a mi el primero. Incluso en las noticias hay algo de querer que pasen, llega el tiempo y ya es un menos mal, con lo otro parece que no se puede hacer nada. Si que creo que con nuestro entorno podemos hacer cosas que al final terminan sumando al colectivo y podemos actuar de otra manera con las personas que tenemos más cerca. Hay tantas noticias de las que no se habla, dime qué pasa en el resto de Europa, dime que pasa en el resto del mundo, que también influye en lo que está pasando aquí.

Fotografía: Elio González

DC. En relación al tema de las Redes Sociales, que tienen un peso fuerte en el corto. Hay mucha gente que ignora el poder que tienen acerca de su vida, y del cuánto vale toda la información que publican.

JC. Al final, terminan siendo cosas que cuento de forma directa o indirecta en el cortometraje y que no he tenido que imaginar. Veo cosas que me parecen catastróficas. En cuanto a eso, no creo que sea lo que mueve el mundo o a los seres humanos, al final creo que la vida es otra cosa y hay otros sitios u otras formas de vivirla y disfrutar de ella. Al final, si estás fuera de casa, cuesta decidir el pasar tiempo con alguien, o juntarnos; Son cosas que terminan quedando ahí, y la gente, yo mismo, terminas preocupándote por otras cosas que no tienen ni la mitad de importancia. Me llama mucho la atención la gente que va a los conciertos con el móvil o la cámara, que es como te lo estás perdiendo tío, no pienses en vaya post que voy a sacar mañana. Cualquier cosa que sucede. Disfruta que estás aquí y déjate de movidas. La gente vive para que los demás piensen determinadas cosas de sí mismos. Esa hipocresía que hay con todo esto.

Yo las fotos se las enseñaba a mis amigos en casa, en privado, ahora eso qué es, cualquier alarde público qué pueda hacer, y es totalmente lícito, compartir tus experiencias y subir lo que quieras, pero si que efectivamente se ha convertido en que la gente tiene mucha preocupación por su imagen, y me llama muchísimo la atención, cuando no sé, tendría que ser lo contrario.

DC. Ahora se ha convertido en que todo el mundo, entre comillas, tiene una imagen mediática, la vende y juega con ella. Habrá gente que la apoyará más y otra menos, pero el problema es eso, vivir para que cada uno tenga su imagen.

JC. No les estás tocando, no sabes… Me parece catastrófico. Y el cómo está realmente, yo no sé todo el mundo, yo he tenido procesos más chungos, y no sé, uno no está siempre bien, y me da la sensación que todas las personas que conozco de Facebook viven en la eterna felicidad. Yo tengo mis altibajos, tienes momentos más plenos, otros más chungos. Todo el mundo sabe que con eso quieres decir algo. Al final, te terminas dando cuenta de que no les has dedicado el tiempo suficiente a las personas a las que quieres cuando les has visto.

DC. ¿Hay alguna meta de un segundo corto o peli?

JC. Cortos, todos los que tengan que venir, y largometrajes, estoy deseando, tengo tres historias a desarrollar que me encantaría contar. Deseando que llegue con muchas ganas.

DC. ¿Qué consejo le darías a futuros directores?

JC. Que lo hagan sin preocuparse de qué dirán o cómo saldrá. Si tienen algo que contar, que lo hagan, busquen al equipo para poder contar su historia porque después es una satisfacción increíble. El momento en el que presentamos el cortometraje en los Cines Dreams en Cortopatía, ver el cortometraje en cine, fue una sensación maravillosa, porque estaba parte del equipo, mi familia, y sobretodo mi madre, me hizo muchísima ilusión. Ver ese curro en grande, en la sala de cine, es muy motivador. Fue maravilloso, y no te dan ganas de otra cosa que ponerte a darle caña a lo siguiente. El que será un proceso complicado, lo será, ya que las ayudas en lo cultural son complicadas y ridículas, pero confiando en diferentes fórmulas que se van estableciendo, por marcas y ayudas, no dudo que en cuanto lo tenga iré a por ello.

DC. Respuesta a la pregunta de Julio Martí y Lydia Bosch. ¿Con qué sueñas ahora mismo?

JC. Sueño con crecer paso a paso haciendo lo que me gusta y teniendo al lado a mis seres queridos.

Así cerramos esta interesante charla con un artista que ha dejado demostrada su polivalencia en el mundo audiovisual y al que deseamos mucha suerte en todos sus proyectos, esperando que tenga una larga trayectoria en el mundo del cine para ver pronto sus próximos trabajos. Gracias Jimmy.

David Couso (@DavidLF_cinema)

Jimmy Castro (@jimboujones8)

@Columnazerocine

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>