ENTREVISTA: EMILIO ESTEBAN

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +7 (from 7 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.8/10 (10 votes cast)
Una entrevista de Ana Romero para ColumnaZero.

Una entrevista de Ana Romero para ColumnaZero.

Confucio dijo en una ocasión: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar el resto de tu vida”. Emilio Esteban es la prueba de ello. A los 5 años  ya deslizaba sus dedos sobre un piano. Y a los 9 golpeaba con un par de batutas los platillos de una batería. Fue su padre quien le descubrió sus primeros acordes de la guitarra, instrumento al que lleva dedicando su carrera profesional desde entonces.

Nos reunimos con él para hablar sobre su primer trabajo recién sacado al mercado, “Emilio Esteban”. Un proyecto hijo del esfuerzo de dos décadas entregadas a una pasión: la música.

Ana Romero: Desde muy joven tenías decidido lo que querías hacer el resto de tu vida. ¿De dónde proviene esa fijación por los instrumentos?

E.Esteban: Cuando era pequeño tocaba el piano y la batería. Sin embargo, no terminaba de sentirme completamente a gusto con ninguno de los dos. Fue mi padre el que me enseñó con 10 años los primeros acordes, y quedé hipnotizado. Supongo que me atrae lo complicado, tener que romperme la cabeza, practicar durante muchas horas con un mismo instrumento. La guitarra es eso, echarle muchas horas. Sentir sus vibraciones en tu cuerpo es algo muy especial.

Te centrabas mucho en la guitarra hasta que empezaste a usar la voz. ¿cuál fue el punto de inflexión que te hizo empezar a componer?  

La primera vez que combiné la voz con un instrumento fue con el piano. Tocaba ya la guitarra. Estaba tocando una canción de niños y empecé tocar la vez, y me gustó la combinación. El tema de mi diabetes tuvo que ver, me sentía triste y decidí componer una pieza contando cómo me sentía, y tuvo muy buena acogida.

ENTREVISTA: EMILIO ESTEBAN

¿Qué recuerdos tienes de aquellos primeros años?

Sentía mucha frustración porque me parecía que no aprendía tan rápido como esperaba. En la guitarra la posición de los acordes es antinatural. Los dedos acaban doliendo hasta que salen callos. Te tiene que gustar mucho el instrumento para dedicarte por completo a él.

Estuviste becado en una de las mejores universidades de música en Boston, Berklee. ¿Cómo fue la experiencia?

Fue algo increíble. Me dieron la beca cuando ni siquiera me lo esperaba. Estuve tres meses allí estudiando. Gané un concurso de compositores, el Five Week Song Writer en 2014. Después de ese verano, volví a España con Paco Martín y Javier Catalá a trabajar en el disco.

Has tenido la oportunidad de trabajar con músicos muy importantes en nuestro país ¿qué se siente al ser tan joven y tener este tipo de posibilidades?

Me siento muy agradecido. Uno de los músicos con lo que he trabajado fue con Edith Salazar. Fue muy bonito porque me enseñó a cómo ser un artista. Es cariñosa a la hora de tratarte, pero, si lo haces mal una vez… Hay que tener cuidado porque tiene mucho carácter. Me enseñó la disciplina de la música, que no todo es perfecto. A ser muy profesional en lo que uno hace.

¿Dónde encuentras el estímulo para hacer tu música?

La primera que compuse fue a raíz del descubrimiento de mi diabetes, “Dependo de ti”. Principalmente me centro en mis sentimientos, lo que siento, he sentido o sentiré en algún momento. Me baso en situaciones, en experiencias que la gente me cuenta y lo que me trasmiten esas historias.

¿Dónde no te reconoces?

No me veo para nada en el hardcore. Escucho la música y me gusta, pero no me veo haciendo ese estilo. En cambio en el jazz, blues… Me encanta.

¿Qué te diferencia del resto de artistas?

Creo que lo diferente está en la base de la música que hago. Es muy anglosajona. Mi forma de componer proviene también de Estados Unidos. John Mayer, Michael Bublé, Ed Sheeran… De toda esa música me nutro y creo cosas nuevas. Eso se ve en mi nuevo single, “Paso contigo”, donde se fusionan el pop, el rock, el blues y el country.

¿Qué vamos a ver en tu disco?

En mi próximo trabajo podrías ver canciones fusionadas con todos mis estilos en una misma canción, o incluso mis estilos divididos en otras canciones. Hay una que se llama “Imaginación”, que es una grabación en directo en Pecado Estudios. Es rock.. Hay mucha variedad. Mis solos son muy bluseros, debido a  mi formación.

¿Te gusta grabar en directo?

Muchísimo. Básicamente en un directo es donde se ve realmente si el músico es bueno o malo. Sobretodo si estás grabando. Queda constancia de lo que has tocado, es una especie de prueba de fuego. Tienes que demostrar lo que eres en una sola toma. Aparte de mi disco, estoy en un proyecto y dentro de una semana vamos a grabar en directo.

ENTREVISTA: EMILIO ESTEBAN

De todo el proceso de creación y lanzamiento de tu primer trabajo, ¿cuál ha sido la parte más difícil?

Lo más complicado ha sido la espera. Me martiriza. Las compañías, las fechas para reservar estudios, los músicos cuando pueden y no pueden quedar… Todo eso crea un mes de tiempo de espera entre paso y paso. Y eso me martirizaba. Soy paciente, lo que pasa es que al ser la música mi pasión tengo la sensación de que todo va demasiado despacio.

¿De qué artistas te has empapado?

De pequeño escuchaba música española y estadounidense. En el coche teníamos siempre Estopa, Van Morrison, Eric Clapton, Van Halen, Diego Torres…La canción de “Color Esperanza” marcó mi infancia. Molaba mucho.

Sorprende un poco el hecho de que a pesar de que te sentías muy atraído por la música desde tan pequeño, nunca decidieras presentarte a un reality para niños, como “Eurojunior”, que en su día fue un bombazo.

Nunca he creído demasiado en los realities de televisión. Nunca me han transmitido buenas vibraciones. Ese tipo de concursos te crea un escaparate. Imagínate, vas a La Voz a cantar y no se gira nadie. Te destrozan la carrera. Todo el mundo te va a poner esa etiqueta. Durante toda mi carrera musical me presenté solo a un concurso, que fue cuando tenía 12 años. Tocaba con unos amigos de mi hermanos más mayores que yo. Nos presentamos a un concurso de las Rozas y lo ganamos.

¿Qué opinas del tratamiento que se le da a la cultura en nuestro país?

Políticamente se le da muy poca importancia a la música, cuando es algo vital. Sin música no somos nadie. La música es una máquina de sentimientos. Puedes escuchar desde una sinfonía de Beethoven a Pablo Alborán y aun así te pueden poder los pelos de punta con cada uno. Eso te alegra el día, te hace ver la vida de otra forma.

Hay gente, tanto en la industria como fuera, que no se está tomando esto en serio. El tema de las descargas digitales. En cierto modo entiendo es como si te ofrecen dos cafés: uno que tienes que pagar y otro que te dan gratis. Está claro cual vas a preferir. Pero mucha gente desconoce la mala calidad de las descargas que hacen online. Realmente lo que se tiene que pagar es una buena calidad del audio del artista que te interesa.. Si no se compra la música, ese mercado va a caer y van a empezar a salir guarradas al mercado. Si no hay presupuesto para grabar bien y que la gente pueda disfrutar de una calidad buena, van a bajar los presupuestos. Eso implica peores estudios, músicos peores, mala producción,… lo que creará música basura.

Y tus proyectos a largo de plazo…  

Pretendo marcarme una gira por toda España. Soy músico, a mi lo único que me importa en este momento es salir a tocar con mi guitarra. Enseñarle a la gente mi música. Espero que se acoja bien.

¿Renunciarías en algún momento a la música?

No podría. La música me ha aportado millones de cosas. Mucha felicidad, sobre todo. Me ha dado la vida. Me ayudó mucho con el tema de las diabetes. Es mi compañera especial.

Ana Romero

@AnaRmro

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>