ENTREVISTA CON DELOREAN

Una entrevista de Jorge García Martínez para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)

 

Una entrevista de Jorge García Martínez para ColumnaZero.

Apar es el nuevo álbum de Delorean. Salió el 10 de septiembre aunque se lanzó con anterioridad vía Pitchfork Advance, una plataforma streaming de pre-lanzamientos. La incursión de las nuevas tecnologías y de la era de internet han supuesto un cambio radical en el medio y la forma de la música. «El hecho de que toda la música del mundo y todos los programas para hacerla estén a un solo click nos pone a todos al mismo nivel», comenta Igor Escudero, batería de Delorean. Todo ha servido para expandir esa universalidad que transmite la música; en su propia definición, de cara al artista, que dispone de más medios, y de cara al oyente, que posee un abanico más amplio de opciones. Delorean representa junto con El Guincho y posteriormente John Talabot, esa «inocencia tecnológica» en palabras de Guillermo Astrain, guitarrista del grupo, gracias a la cual han podido seguir de una manera más plena en el mundillo y llegar a tener una repercusión internacional sin precedentes. Han sido alabados por medios internacionales como The New York Times, Pitchfork o The Guardian, incluso antes de que se fijaran en ellos en nuestro país.

A estos cuatro chavales de Zarautz, aunque ya no tan chavales, se les ve tranquilos, orgullosos de su trabajo y para nada «subidos». Su éxito reside en el trabajo, ya sea desde casa, en el estudio o girando por todo el planeta. Ahora comienza para ellos la era post Subiza, el álbum que les encumbró globalmente. Charlo con tres de ellos, ya que Unai Lazcano ha ido a hacer las pruebas de sonido antes de salir al escenario del Paredes de Coura. Hablamos de todo: de su evolución, la repercusión del nuevo álbum, de la dificultad que supone materializar una idea en el estudio, de la industria de la música, del directo, de la gira durante 4 años que supuso el Subiza, de la supuesta escena baleárica, de Barcelona o del descubrimiento que supuso para ellos el auge de la era de internet, la que está revolucionando la música.

Delorean se inició como un grupo con un sonido cercano al post punk, luego pasó a un sonido más club, hicisteis una serie de remixes para bandas como Franz Ferdinand o The Teenagers, más tarde llegó el Ayrton Senna y finalmente aquello culminó en el Subiza, un disco de pop hedonista con miles de capas y matices. ¿Cómo ha ido surgiendo esa evolución dentro del grupo a lo largo de estos 13 años?

Igor Escudero: Yo creo que nace sobre todo de que somos gente que nos aburrimos enseguida de todo. Nos cuesta un montón quedarnos como en algo y estar todo el rato repitiendo lo mismo. Es como cuando eres oyente; cuando tienes quince años oyes un cierto estilo de música que luego igual cuando tienes treinta pues no te gusta nada. Va un poco por ahí. Luego vas experimentando, probando, haces una cosa y luego ya dices… esto ya lo sé hacer… por tanto necesitas algo más para que te excite y te atraiga… intentas seguir manteniéndolo interesante para ti.

Lleváis en la música desde el 2000. ¿Cómo os ha afectado el cambio que ha experimentado la industria musical en tan poco tiempo?

I: Sobre todo hoy en día una banda, si quieres vivir de esto, tienes que vivir del directo porque hacer dinero de la venta de discos es virtualmente imposible. Tienes que vender muchísimos para poder hacer algo de dinero. Nosotros tenemos la suerte de que llevamos mucho tiempo viviendo de esto pero también creemos que exige bastante sacrificio. Llevamos años y años sin parar de tocar. Entonces pues lo del directo es sobre todo por eso;  en nuestro caso y en el 95% de  las bandas.

Ahora habéis ido a grabar a Nueva York, ¿cómo ha sido volver a componer?

Ekhi Lopetegi: Hemos currado en nuestro estudio durante todo el año y teníamos las canciones compuestas en el ordenador. Pero bueno, a la hora de ir a Nueva York lo que hicimos fue volver a hacer todo lo que teníamos, lo hicimos con Chris Zane y en el proceso de volver a hacerlo algunas cosas se quedaron igual y muchas otras se cambiaron. Todas las baterías se volvieron a grabar enteras. Las grabó Igor, cosa que no habíamos hecho antes con el Subiza. El Subiza no tenía, por ejemplo, ninguna línea de bajo tocada, eran todo sintetizadores. Ahora todas las canciones tienen bajo. El Subiza no tenía guitarras y ahora hay guitarras.

Durante este tiempo de parón, cada uno ha ido teniendo en su cabeza su propio concepto de álbum y luego os habéis reunido…

E: Sí, ha sido un poco así. Nos dimos unos meses para desconectar, pero luego cuando nos pusimos a trabajar todos intentamos pensar en el disco. Y al fin y al cabo es como un volcado de ideas, todo el mundo aporta ideas e intenta resolver el disco.

Y, ¿habéis logrado cumplir esas expectativas que teníais a la hora de componer, esa idea inicial que circula por tu cabeza y tienes que materializarla en el estudio?

E: Lo primero que aprendes cuando tienes una idea en la cabeza es que está solo en tu cabeza, y en el momento en el que te pones a trabajar las cosas ya no son tan claras. Sí que partimos con una idea muy clara de lo que queríamos y a medida que avanzaba el disco, esa idea se va moldeando. Y al final es una mezcla entre lo que te habías planteado en tu cabeza idílicamente y lo que finalmente has acabado por hacer.

A nivel personal, ¿os desgastó un poco dentro del grupo el hecho de estar tanto tiempo de gira?

E: La cantidad de kilómetros y horas que pasas en la carretera al final es duro… no todo el mundo puede hacerlo. Sé de mucha gente que no le gustaría hacer esto y después de la gira del Subiza estuvimos un total de 4 años sin parar de tocar, ni siquiera un mes. Y los dos últimos años, del 2009 al 2011, fueron giras ininterrumpidas. Al final llegas un poco con las pilas gastadas y dices «a ver, vamos a parar, vamos a darnos un poco de tiempo a nosotros mismos». Y ese fue el motivo del parón. Así empiezas a pensar las cosas un poco más.

Guillermo Astrain: Te empiezas a replantear el propio show que quieres dar. No tienes tiempo suficiente para poder replanteártelo, vas cambiando cosillas poco a poco pero el nivel es como de pequeños detalles, no el bloque en general

[vsw id=»55wlNgFTDR0″ source=»youtube» width=»425″ height=»344″]

Y hasta ahora por lo que he podido escuchar habéis dado un ligero cambio. De esas voces superpuestas bañadas en capas de sonido habéis pasado a algo más orgánico, con un mayor protagonismo de los bombos; ahora la voz de Ekhi suena más clara y todo suena más limpio en la primera escucha. ¿Habéis querido trasmitir vuestra música de una manera más directa?

E: Había como una intención para hacerlo como más directo. Hacer canciones e ir un poco más a lo básico con la voz; que esté presente y la idea sea clara. Intentar distinguir cuáles son los elementos básicos de la canción y cuáles no. Y no sobrecargar de arreglos las canciones. Aunque las canciones, por ejemplo «Spirit», la primera que salió, no es una canción muy directa, es una canción que tiene una intro muy larga. Sin embargo, el planteamiento ya intenta recalcar las elementos básicos de la canción en vez de, digamos, enterrarlos en un montón de arreglos y sonidos.

G: Yo creo que en este disco se ha conseguido como que haya más registros diferentes de tipos de canción al final.

En Subiza ya había registros..

G: Sí, pero en este yo noto que hay más variaciones de velocidades, de ritmos… Hay una canción en la que Ekhi no canta, por ejemplo, o canciones muy instrumentales. Al salir un poco de la forma de hacer las cosas de antes, han salido cosas más diferentes.

¿Os habéis sentido un poco presionados a la hora de realizar este disco por todo lo que supuso Subiza?

E: Sí que existe una presión que nunca antes habíamos tenido. Y bueno, existe porque al final te juegas algo que de una manera no te jugabas antes. Antes era todo muy mediato e iban saliendo las cosas. Ahora cuando decides estar un año sin tocar y sin publicar nada y te das todo ese tiempo pues… lo creas o no… tu mismo has propiciado un escenario en el cual la expectación está. Y como toda expectación, pues tienes como una cosa que lo mismo te anima y te motiva mucho pero por otro lado está el factor miedo… que se trata un poco de ir lidiando con él.

Y, ¿como fue la colaboración con Caroline Polachek de Chairlift?

E: Pues bastante casual, la verdad. Necesitábamos una cantante para esa canción y le consultamos a una amiga que al final no podía, y le preguntamos a un amigo de Nueva York, que si conocía a alguien que pudiera cantar esto y nos dijo que por qué no preguntábamos a Caroline. Y nos pasamos el mail, le enviamos la canción, la escuchó… y le pareció guay.

G: Era una canción que tenía como año y medio y la idea básica estaba hecha desde hacía mucho, incluso la melodía de voz. Y era como muy complicada de resolver nosotros solos y estaba claro que era una canción para una cantante. Fue guay que surgiese lo de Caroline porque ahora mismo no soy capaz de imaginar a nadie que cantase esa canción u otra versión de esa canción.

Y las nuevas canciones, ¿cómo están funcionando en directo?

E: Creo que muy bien. Responde la gente muy rápido. Les pilla más descolocados cuando la escuchan en el disco que cuando la oyen en directo. Yo creo que cuando la gente escucha el single en internet se queda como «Eh, ¿dónde está el Subiza?», pero cuando lo ven en directo, creo que se entiende mejor todo.

Habéis tocado en el Coachella, en el South by Southwest… ¿cómo es todo aquello?

E: En Coachella tienes que haber tocado mucho, haber hecho muchos conciertos… es fruto de mucho trabajo. El South by Southwest es otro concepto. Si tienes un contacto y una manera de viajar, lo puedes hacer, no es tan difícil. Pero Coachella yo creo que es algo que considero como un logro. Haber estado tanto tiempo tocando por Estados Unidos y tocar en ese festival.

Tengo entendido que en Nueva York os tienen una especial admiración..

E: En Nueva York hemos tocado mucho y es una de las ciudades donde mejor nos reciben. Hemos hecho muchos conciertos y a base de insistencia y de hacer conciertos que salen bien la gente acaba respondiendo y te acaban saliendo todo ese tipo de cosas.

¿Y notáis cierta diferencia de cara al público, de un lugar a otro?

E: Yo cada vez veo más diferencias entre el público. Tocamos en Austria ayer, tocamos hoy en Portugal, tocaremos en Los Ángeles la semana que viene…  la banda es recibida de una manera bastante diferente. El concierto lo intentas dar igual pero sí que notas diferencias entre los distintos países.

I: Depende un montón de la noche. Siempre puedes tener una noche en la que todo sale muy bien y que todo el mundo está a tope y puede ser en el lugar más inhóspito de la tierra. Más que como sea el público en general, depende de muchos factores: de cómo sea el concierto, la predisposición de la gente, a qué hora toques y de tu nivel de popularidad también.

Habéis logrado lo que toda banda persigue y encima con una repercusión internacional sin precedentes. ¿Cómo es todo eso?

I: Yo creo que, por encima de todo, nos sentimos superafortunados. Antes que nosotros primero estuvo El Guincho y él abrió un montón de puertas para todos. Fue bastante clave su exposición primero. Después de nosotros ha venido John Talabot.

E: Es una cuestión de tiempo.

I: Sí… es una cuestión de tiempo. Poco a poco va a ir saliendo más gente.

Y esta escena baleárica que determinados medios internacionales han utilizado para englobar un poco a toda esta música que proviene del Mediterráneo, con tintes house, percusiones y con un sonido entre lo festivo y lo hedonista… ¿os sentís partícipes de todo ello?

E: Para mí lo baleárico pasó y no tiene nada que ver con lo que estamos haciendo ahora. La gente puso esa etiqueta para identificar a una serie de grupos y productores que estaban surgiendo en ese momento. Pero es un poco una cosa para que los americanos lo entiendan así.

I: El rollo balearic lo que tenía es que era el antiestilo, que ponían de todo mezclado de manera muy ecléctica pero a su vez era como una idea muy solida, trasmitía como un feeling muy determinado..

G: Del rollo balearic podías mencionar a Talabot, al Guincho y a nosotros… y hay años luz entre banda y banda. De alguna manera se utiliza una etiqueta para englobar. Y al final se engloban unos términos y un feeling pero que musicalmente solo tiene ese punto un tanto playero por decirlo de alguna manera; percusiones, congas y cosas de ese estilo con un punto house.

Y la escena vasca…

E: El País Vasco nos gusta mucho y es nuestra casa, pero musicalmente llevamos muchos años en Barcelona. No es que nos hayamos alejado, porque tenemos muchos amigos en el País Vasco relacionadas con la música. Yo llevo 10 años viviendo en Barcelona y la vida la he hecho allí. La banda como proyecto final esta fijada en Barcelona, todo el universo de la banda gira en relación a esa cuidad y el País Vasco es como nuestro lugar a nivel vital, a nivel personal.

¿Se puede hablar de Barcelona como un foco musical y cultural donde se está cociendo un poco de todo: tema bandas, sellos, festivales?

E: No sé. Hombre está claro que los festivales como el Primavera Sound y el Sonar están en Barcelona, las bandas que han salido también están en Barcelona, pero es algo que tendencialmente va a cambiar porque cada vez hay más productores que salen como setas por toda la península. En Madrid, en el País Vasco o en Galicia.

En relación a lo anterior, la música hecha con ordenadores donde ahora cualquier chaval puede hacer una mixtape desde casa, subirla a internet y acabar tocando en festivales. Vosotros sois un poco uno de los herederos y pioneros de todo eso, por lo menos en España…

E: Hombre, el Subiza yo creo que es eso.

I: Yo creo que nosotros hemos conocido un poco las dos partes. Empezamos a tocar muy pronto y es como si llevásemos un montón de años. Y yo creo que los últimos 7 años si que hemos abrazado eso y es lo que nos ha hecho ir para adelante. El hecho de que toda la música del mundo esté a tu alcance con un solo click y esté en Youtube. Y el hecho de que te puedas bajar un programa de música, de manera legal o ilegal, pues ya nos pone a todos al mismo nivel. Yo creo que eso es lo que propicia que salga música de todos los lados.

G: El Subiza yo creo que tiene esa inocencia tecnológica. Yo creo que sí tiene ese punto de «puedo hacer esto», esa inocencia de hacer algo incorrecto… como le pasó al Guincho con Alegranza. Es como «voy a utilizar todas las herramientas que tengo como me apetece, como suene bien sin pensar en tecnicismos». Por eso está muy lleno de cosas así el Subiza. Era como «esto está bien, y lo otro también, pues venga…». Tiene ese punto de inocente por descubrir esa tecnología que no habías tenido en tu mano en la vida, pero eso le pasa a mucha gente.

[vsw id=»7otyGoGxxKs» source=»youtube» width=»425″ height=»344″]

Jorge García Martínez

@JorgeAnsorena

2 Comentarios

  1. DELOREAN ES UNO DE LOS MEJORES GRUPOS DE ESPAÑA PERO TIENEN A UNO DE LOS PEORES CANTANTES DEL MUNDO…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here