ENTREVISTA: ANTONI GUTIÉRREZ-RUBÍ

Una entrevista de Miguel Veríssimo para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Una entrevista de Miguel Veríssimo para ColumnaZero.
Una entrevista de Miguel Veríssimo para ColumnaZero.

“¿Cómo voy a confiar en alguien que cuando hablo no me escucha?”

Antoni Gutiérrez- Rubí es asesor de comunicación y consultor político. Lleva más de 30 años trabajando con presidentes, alcaldes, instituciones y empresas. Su tarea es la de ayudar a comunicar y para ello, dice que algunas veces obliga a “desaprender” a sus clientes. En su apretada agenda hace un pequeño hueco a ColumnaZero para repasar aspectos de la política y la comunicación actual.

Cualquiera diría que tiene la agenda de un Ministro. Dos conversaciones vía Skype en dos ciudades diferentes y un vuelo de por medio sirven para hacerse una idea. En ambos casos, el fondo que ilustra la imagen es una pared blanca, propia de cualquier espacio impersonal. Parece un sitio de paso, como el vestíbulo de un hotel o cualquier edificio de oficinas. Un lugar de gente ocupada para una entrevista que debe ser rápida por exigencias del guión.

Son las nueve de la mañana y Antoni Gutiérrez Rubi bebe en una taza corta algo que bien podría ser café. “Vamos a ello”, dice sin casi dejar tiempo para preliminares. Apunten. Disparen. Fuego.

CZ: ¿Cómo definiría su trabajo?

AGR: Mi trabajo consiste en ayudar a comprender los entornos que una organización, persona o empresa tiene que conocer para tener una comunicación efectiva. Mi opinión es que si no conoces bien el entorno, es difícil que todo funcione. Eso, a veces, provoca un proceso de “desaprendizaje”. Muchas personas creen que para comunicar lo importante es saberlo hacer, pero para comunicar hay que saber la situación, las expectativas o el estado de ánimo de la persona a la que queremos dirigirnos. Sólo si conoces eso es efectiva la comunicación.

CZ: Uno de sus principales campos de trabajo es la comunicación política. En el momento actual, en el que los políticos se han convertido en uno de los principales problemas para los españoles, parece que su mensaje no cala, especialmente entre los jóvenes. ¿A qué se debe esta situación?

AGR: Entiendo el grado de desafecto y desanimo que hay actualmente, especialmente entre los jóvenes. La política decepciona por tres razones. En primer lugar, porque no parece que tenga poder sobre los poderes económicos, financieros y corporativos. En segundo lugar, porque cuando ejerce ese poder lo hace de una forma que no es lo suficientemente transparente. Y por último, porque a veces, el mensaje que se transmite está muy alejado de los problemas reales de la gente.

CZ: Sin embargo, a pesar de este escenario, se habla cada vez más de política.

AGR: Sí, muchísimo. La política no se hace en los partidos. Hay un dinamismo político que es necesario. Hay una gran actividad, una gran energía, pero el patrimonio y el privilegio de la política ya no lo tienen las fuerzas políticas.

CZ: Una de sus principales teorías es la de la “política vigilada”. ¿Cómo la resumiría?

AGR: La “política vigilada” es la capacidad que tienen los ciudadanos de fiscalizar y vigilar a sus representantes con una fuerza y determinación que antes no se tenía. Ahora puedo vigilarte constantemente, durante mucho tiempo, y con una tecnología con una gran capacidad de observación.

CZ: ¿Juegan, entonces, las redes sociales un papel clave en esta nueva política?

AGR: Sí. El entorno digital es el más poderoso ahora mismo en aspectos de socialización. Si la política es la manera de agrupar y debatir intereses, hoy es en estas plataformas donde se construyen los lazos de cooperación.

ENTREVISTA: ANTONI GUTIÉRREZ-RUBÍ

CZ: Entrando en la arena política actual, uno de los aspectos informativos protagonistas esta semana ha sido la marcha atrás del gobierno de la Comunidad de Madrid en lo referente a la privatización sanitaria. Pese a haber recibido varios varapalos judiciales, desde el ejecutivo regional siempre se ha mantenido el mismo lenguaje. Incluso el sustituto del recién dimitido Consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty, ha dicho que su predecesor había sido el mejor de la historia en su puesto. ¿Se trata de una estrategia de comunicación acertada?

AGR: Este es uno de los grandes problemas que tiene la política actual, la adulteración del lenguaje. Asistimos a un gran ejercicio de contorsionismo verbal para justificar lo injustificable, para dar un marco de comunicación que se ajuste a sus necesidades. Se trata, precisamente, de una de las críticas más duras en los entornos más críticos de la sociedad.

CZ: Por ejemplo entre los jóvenes o entre los parados. Parece como si a los políticos les costase dar respuestas claras en un momento en que la gente no necesita más torturas.

AGR: Exacto. Es como si hablaran dos lenguajes: el suyo y el de la gente. Cuando hay una separación tan importante en el uso del lenguaje, la falta de conexión y representación se agudiza. ¿Cómo voy a confiar en alguien que cuando hablo no me escucha?

 Miguel Veríssimo (@mverissimo90)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here