ENTREVISTA A 4 ISLA BONITA MODA (I): AMELIE&LEE

Una entrevista de Adriana Sánchez-Cerrudo para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Una entrevista de Adriana Sánchez-Cerrudo para ColumnaZero.

El programa Isla Bonita Moda se ha consolidado como una importante plataforma de profesionalización, desarrollo y promoción del sector creativo y textil, tanto para nuevas firmas como para marcas ya consolidadas. Recientemente acaban de incorporarse Pisando Colores (Cristina Hernández), D´Saav (Daniel Saavedra), Amelia Pais y Vidina Romero,  por lo que ya tenemos, en ColumnaZero, la excusa perfecta para poner en marcha este especial “Entrevista a 4“ y conocer más de cerca las nuevas marcas y diseñadores . En esta primera parada, nos acercamos a Amelie&Lee.

¿Qué supone y ha supuesto para ustedes contar con el programa del Cabildo de La Palma a través de Isla Bonita Moda?

Como canarias en el “exilio” siempre uno anhela ser profeta en su tierra, además del deseo de construir en tu propia casa. Por este motivo, Isla Bonita Moda desde luego supone una inyección de energía e ilusión.

Es innegable que además de esto, es una oportunidad y un escaparate para crecer profesionalmente y como marca. Se están haciendo verdaderos esfuerzos para crear una industria en la isla, por lo que no queremos dejar de aprovechar esta oportunidad. Es todo un lujo poder formar parte activa de este programa.

¿Qué papel creen que tiene el slow fashion actualmente? ¿Cuál consideran que tendrá en el futuro cercano?

En una sociedad donde la inmediatez y la novedad nos bombardea desde las Redes Sociales, la lucha entre el slow fashion y el fast fashion se plantea bastante desigual. Parece que necesitamos consumir contenido y estrenar “modelito” de una forma voraz para que nuestro día a día cobre un poco más de sentido.

Empezamos a tener consciencia de que cómo señala la famosa camiseta “Because there is no Planet B”, pero nos queda largo camino por recorrer. Estamos convencidas de que ecología y economía están condenadas a entenderse, estamos viendo  como las principales potencias europeas llaman a una reconstrucción verde tras la pandemia que estamos viviendo. Parece que comenzamos a tomar conciencia de nuestra situación en el planeta como sociedad global, lo que innegablemente hará cambiar el paradigma económico, que desde luego también afectará al modelo actual de la industria de la moda.

¿Cómo perciben el futuro de la industria de la moda en el Archipiélago?

Tenemos un escaparte envidiable con respecto al resto de territorios a nivel nacional e internacional. Gracias a nuestro deseado clima y situación como plataforma tricontinental recibimos un tráfico de turistas ¡espectacular!. Es una oportunidad que desde luego, no podemos desaprovechar como archipiélago.

Nos parece que iniciativas como Isla Bonita Moda, Gran Canaria Moda Cálida, Tenerife Moda, etc. Suponen un intento muy valiente de capitalizar esta oportunidad y dotar a nuestra tierra con una industria hasta el momento poco explotada. Esta situación desde luego nos hace tener una visión esperanzadora e ilusionante.

¿Creen que la sociedad en general está concienciada respecto a la moda sostenible?

Creemos que se están haciendo verdaderos esfuerzos desde algunos gobiernos y colectivos  para que esto sea así, pero es muy difícil parar la rueda de inmediatez y de consumo compulsivo. No obstante, a nosotras nos gusta ser optimistas y pensar que a medio largo plazo tendremos una verdadera conciencia situacional y contemplaremos verdaderos cambios.

Como palmeras nos hemos criado en un entorno verde en el que la naturaleza toma las carreteras al mas mínimo sereno, por lo que el respeto al medio ambiente es un dogma y creemos que debemos hacer activismo con nuestro trabajo.

¿Como nació la idea de crear una firma especializada en prendas para los más pequeños?

Desde siempre he sido una apasionada de la moda, pero más como observadora que como protagonista. Al llegar mis hijos, comencé a fijarme más en la ropa infantil, y al hacerlo noté que faltaba algo en lo que ofrecía el mercado. Comencé a buscar ese algo, y di con una marca que se acercaba un poco más a lo que yo imaginaba. Los avatares de la vida nos hicieron contactar, y al poco tiempo comencé a colaborar con ellos en la expansión de la marca. Así  empecé a conocer en profundidad lo que es una marca de ropa infantil por dentro, y me apasioné. Aprendí muchísimo y gané mucha experiencia, y pasado el tiempo me fichó una empresa de nueva creación para diseñar ropa infantil. Era un poco el alma mater de la empresa, y tuve que tocar casi todos los palos: diseño de la imagen de las tiendas, búsqueda de telas y talleres, diseño de la ropa, control de calidad, incluso algo de labor comercial!!!. Fue mucho trabajo, pero también adquisición de experiencia en vena.

Pero los tiempos cambian, las tendencias cambian y las formas de comprar también cambian, así que comencé la aventura en solitario para desarrollar un proyecto que fuera mío, aprovechando el bagaje adquirido y adaptándolo a la nueva realidad. Empecé poquito a poquito, dando pasos cortos pero firmes, y vi que lo que hacía gustaba, que mis clientas eran fieles y me pedían cada vez más, y que solo con el boca a boca crecía la demanda. Así que me planteé dar el salto a un nivel superior y crear una marca propia.

Desde hacía algún tiempo, recibía apoyo y consejo de mi amiga y actual socia Catheryn Lee Williams que de una forma natural se fue convirtiendo en la pieza que faltaba en este puzzle. Palmera como yo y afincada en Madrid, ha pasado gran parte de su vida viajando por trabajo, conociendo todo tipo de culturas y formas de entender la vida. De nuestra pasión por la moda, filosofía de vida, amistad y valores compartidos nace Amelie&Lee, una firma fiel a nuestros orígenes isleños que pretende conservar el valor artesanal, el cuidado de los detalles, el uso de materiales orgánicos y un diseño atemporal que juega con el concepto de “no-tendencia”.

¿Qué es lo más complicado a la hora de confeccionar ropa infantil?

Además de los retos a los que nos enfrentamos todos los diseñadores, como puede ser elegir una temática o inspiración a la hora de crear una colección, quizá lo mas complicado sea la parte más técnica a la hora de calcular la cantidad de prendas que hay que confeccionar por modelo debido a la amplitud del tallaje. Desde un bebé recién nacido hasta jóvenes de 16 años puede haber más de 120 cm y hace falta realizar una gran inversión en tejido, patronaje, confección y fornituras para abarcar todo este tallaje.  Un mismo modelo no puede ir dirigido para un niño de 2 años que para otro de 12, hay que dividir el tallaje en 3 etapas, de 0 a 2 años, de 3 a 11 y de 12 a 16, y ello supone modelos diferentes, con sus patrones correspondientes y su escalado. Hace falta disponer de buen músculo financiero para afrontar con garantías la producción.

Asimismo, y por lo especial de nuestros pequeños clientes finales, hay que dedicar mucho tiempo y mimo al cuidado de los detalles de cada prenda.

Equipo ColumnaZero

@columnazero

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here