ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +19 (from 19 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.8/10 (21 votes cast)
Un artículo de Cenzo A. del Haro para ColumnaZero.

Un artículo de Cenzo A. de Haro para ColumnaZero.

Ante el escrutinio de los datos electorales ha sido habitual buscar el titular fácil. El cambio en el sistema de partidos, el cambio en los resultados y la supuesta reconfiguración de las bases de apoyo electoral pueden hacer que las recientes autonómicas y municipales se consideren como unas elecciones de tipo crítico. Hay quien habla de históricas. Realizamos una observación de los resultados ayudados de mapas provinciales para leer la penetración territorial del cambio.

Aventurarse a relatar la España con la que nos hemos despertado el día después del escrutinio es muy tentador. Los resultados de las autonómicas y las municipales han merecido el calificativo de histórico. Se habla del fin de una época, de un nuevo sistema, del fin de las mayorías absolutas, el fin de la vieja política. Sería fácil argumentar la recuperación de espacios electorales para la izquierda y el descalabro de los populares inyectándole, además, cierta pasión. Hacía tiempo que no se vivía con tanta ilusión e incertidumbre el resultado de unos comicios porque lo que se vivía en la calle y lo que publicaban los contactos en las redes sociales era algo que las encuestas parecía no mostrar. Nadie sabía qué iba a pasar. Ni los propios partidos. El movimiento político y social de los últimos meses ha avivado a nuestros líderes de opinión próximos y ahora parece que urge responder esas incógnitas que se lanzaban en actualizaciones de estado: ¿El bipartidismo ha muerto? ¿El PSOE dejará de ser segunda fuerza política? ¿Caerán los gobiernos del PP en los feudos más azotados por la corrupción? Ante los datos sólo podemos lanzar hipótesis. Saber si la irrupción de los nuevos partidos ha facilitado la movilización y la implicación de más y nuevos votantes, si el bipartidismo se sustenta sobre otras bases o si se está reconfigurando el electorado es algo que sólo las encuestas nos pueden decir. Tampoco deberíamos jugar a la suma de fuerzas y augurar gobiernos. En este sentido dos cosas están claras: una, se vuelve a abrir un periodo de pactos necesarios para la gobernabilidad, sin mayorías absolutas tal cual se ideó en el 77; y dos, la soledad del PP es devastadora. Ciudadanos, su previsible socio allí donde la izquierda no suma mayoría, va a tener que estudiar muy bien dónde puede y debe apoyar a los populares y calcular el desgaste que puede sufrir en determinados territorios según la naturaleza de su electorado. Pero todo eso vuelve a ser mera hipótesis. A continuación presentamos algunos datos descriptivos que nos sirvan para explicar y reflexionar sobre lo que realmente ha pasado.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPASEn  estos mapas comparativos de mayorías –donde se han incluido los resultados de las elecciones andaluzas- probablemente no sirvan para explicar los resultados. Sí se aprecian recuperaciones territoriales para la izquierda de los feudos históricos socialistas: Asturias, Aragón, Extremadura, Andalucía y la provincia de Santa Cruz; pero no muestra la fragmentación que existe en las cámaras autonómicas ni en los ayuntamientos. Lo interesante aquí es ver el tipo de elecciones que hemos tenido, y que el desarrollo estructural y territorial de los grandes partidos, PP y PSOE, en datos agregados sigue siendo muy superior al de los nuevos partidos, quienes todavía no gozan de candidaturas ni infraestructuras organizadas en todo el territorio.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

Comparando estos ocho mapas, a grandes rasgos las mayorías en España se ha comportado de manera muy similar durante la última década: suroeste, Asturias y Aragón eminentemente socialista; Levante, las Castillas y Galicia profundamente populares; Navarra, Catalunya y Euskadi, con menos peso de los grandes partidos españoles, varían sus mayorías según el tipo de elección. Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que el escenario electoral que dejaron las europeas de 2014 fue el que marcó el cambio que desarrollamos en las recientes elecciones, segura base sobre la que se fundamentarán los cambios que se vivirán en las próximas elecciones generales. Por lo tanto, y a falta de analizar más datos, se puede afirmar que las verdaderas elecciones críticas, de cambio, fueron las Europeas de 2014. Marcaron una participación electoral y una estructura del voto muy parecida a la que se repitió en las pasadas andaluzas y las recientes autonómicas y municipales. Por el contrario, las Generales de 2011 que dieron la mayoría absoluta al PP y la legitimidad del gobierno de Rajoy de sentirse apoyado por la inmensa mayoría para ejecutar sus políticas, no han resultado más que unas elecciones desviadas, no fieles al sentir estable de los ciudadanos, resultado sobre todo provocado por el enorme descenso de voto socialista y no por un cambio real en las bases ni por el vuelco real a favor de los populares, mapas en mano.

Esos resultados de 2011 que, presumiblemente y para perjuicio del PP no se volverán a dar, fueron para el PSOE lo que las europeas, las andaluzas y las recientes municipales y autonómicas están siendo para el partido de Rajoy. Los socialistas descendieron en cuatro años una media de 15 puntos –de 2007 a 2011-, y en esta franja parecen haberse instalado. Los motivos de esta estancia cómoda en la franja que rodea el 25% de los votos sobre el censo son varios. Además de sus propios problemas internos que le impiden recuperar apoyos, han emergido competidores directos a su izquierda, como sabemos.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

Aun así mantienen el tipo –gracias a Susana, todo hay que decirlo- y suben apoyos en territorios históricamente conservadores como Pontevedra, Soria, Almería, Murcia o Segovia, lo que hace no relegarle, todavía, a tercera posición y seguir siendo la lista que puede optar a gobernar, con apoyos, frente al PP. También es interesante ver la poca cantidad de votos que pierden en la Comunidad Valenciana –no suben más por la estructura asentada de Compromís y su falta de desarrollo histórico en esta comunidad-; y el descenso de votos considerables en territorios donde han conseguido mayoría de electores, como son Asturias y Zaragoza. Caso aparte es Catalunya, donde el PSC sí tiene un problema serio de implementación fuera del área metropolitana de Barcelona y Tarragona.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

El mapa del PP es bien distinto y señala claramente a los casos de corrupción. El batacazo en Madrid, Murcia –donde más pierde superando los 18 puntos de diferencia-, Comunidad Valenciana y Baleares es histórico; sin menospreciar el descenso importante en provincias de Castilla y León, Pontevedra y andaluzas más afines como Málaga o Almería. Desde luego las listas de los populares se han visto muy afectadas por su marca a nivel nacional. Sí que es cierto, como veíamos, que el PP pierde más que el PSOE porque los socialistas ya venían de cosechar malos resultados en 2011 mientras que los populares obtenían los mejores de su historia; aunque eso no debe de ser argumento para reflexionar qué han hecho mal para merecer más de diez puntos de descenso como media. A pesar de todo, y como argumenta Rajoy, los apoyos a los populares siguen siendo muy fuertes en los territorios centrales, incluyendo Madrid, probablemente por el numerito ofrecido por el PSM y Pdr Snchz.

La penetración de cada partido en los territorios según los resultados autonómicos da una visión sobre el tipo de políticas públicas por los que apuestan los electores. A diferencia de las municipales que se centran más en la idiosincrasia de lo próximo y menos en la capacidad de decidir prioridades en la agenda política nacional; la distribución territorial de las fuerzas pueden decir mucho sobre dónde se centraran las batallas para la Moncloa.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

Sin datos todavía sobre las futuras autonómicas gallegas, catalanas y vascas, vemos que territorios como Madrid y Málaga pueden ser fundamentales para esa regeneración política de la que tanto se habla, donde PODEMOS y Ciudadanos reciben casi tanto apoyo como PP y PSOE. PODEMOS es especialmente fuerte en Zaragoza –efecto Echenique- que supera en 5.000 votos al PSOE; y también en territorios tradicionalmente progresistas como el resto de provincias aragonesas, Asturias y Sevilla, con especial mención de Cádiz, provincia donde las fuerzas de izquierdas superan ampliamente a una ya herida Teófila. El PP sólo mantiene feudo en las dos Castillas y Murcia, aunque sea en esta última Región donde más ha perdido. Nuevamente interesante es el caso de la Comunidad Valenciana que, a diferencia de Murcia donde el PP apenas tiene competencia, el descenso de votos pone seriamente en peligro la reválida de los gobiernos populares, pero no a favor de los socialistas. Como hemos visto, el PSOE no es capaz de aprovechar el gran batacazo popular para aumentar significativamente sus votos –Madrid, Valencia, Cantabria- y mucho menos para erigirse como primera fuerza. Por su parte Ciudadanos tiene más éxito en provincias más conservadoras como Murcia, Alicante, La Rioja y gran parte de Castilla y León. Si el voto territorial tuviese un claro acento ideológico, tendríamos claro dónde y contra quién se van a librar las batallas en las Generales.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

Claramente son las grandes ciudades las que han iniciado el cambio en el sistema de partidos, y a falta de lo que pase en los próximos meses, ahora que ya estamos en precampaña para las Generales y entre pactos y pitos y pa pa papa la Guerra de las Galaxias, se van a seguir diciendo muchas tonterías y PODEMOS y Ciudadanos van a seguir su marcha de penetración territorial y recorte de distancias frente al bipartidismo. Estas autonómicas han mostrado el avance de PODEMOS, quien, todavía lejos de superar a los socialistas, sí puede ser partido clave  en esos territorios. Obviando las provincias andaluzas, Aragón y Asturias donde el PP es segunda fuerza y, por lo tanto, la distancia con PODEMOS es menor; Madrid, Valencia y Baleares son significativas e importantes, sobre todo esta última por las dificultades que tienen los partidos de izquierdas para obtener representación debido a su fragmentación. La irrupción de PODEMOS puede provocar un cambio de posiciones y una purga de fuerzas minoritarias.

Por último, no queremos acabar este artículo sin darle una especial atención a la abstención. Suele decirse que las elecciones de cambio, las críticas, se identifican con una alta participación porque los ciudadanos tienen altas expectativas depositadas en los resultados. Son las que ofrecen cambios de gobierno –generales del 96, del 2004…- o la alternancia parece posible –caso de las generales del 93-. Las elecciones europeas señalaron un cambio, pero la baja participación, propia del tipo de comicios, no ayudaba a indicar su profundidad ni veracidad. En las municipales y autonómicas vividas, incluyendo las andaluzas, ha habido un aumento significativo de la abstención cuando, sin embargo, los gobiernos tenían serios riesgos de verse derrotados. De hecho, muchos gobiernos cambiarán. Este comportamiento de “continuidad” frente a unos resultados críticos es, precisamente, el gran cambio que vivimos en el actual sistema electoral y la gran diferencia respecto a otros comicios.

ELECCIONES AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES 2015 EN MAPAS

Nuevamente, si la distribución territorial del voto pudiese medirse en términos ideológicos, podríamos asegurar que la abstención afecta, sobre todo y a excepción de Cuenca, Lugo y Orense, a territorios tradicionalmente socialistas –donde se da la subida más alta de abstencionistas-; pero qué motiva la abstención, quiénes se abstienen y por qué aumenta es algo que sólo las encuestas post electorales nos pueden indicar.

Desde los noventa, los estudiosos indicaban que la baja participación beneficia al PP mientras que a mayor participación más opción de gobierno socialista existe. Es muy significativo el hecho de que las provincias donde ha aumentado la participación –Barcelona a la cabeza con un 4,65%- aun siendo participaciones realmente bajas en comparación a otros comicios, son aquellas donde los nuevos partidos tienen opciones claras de gobernar. También territorios como Navarra o Euskadi donde el bipartidismo nacional español no es mayoritario. A la espera de las encuestas, parece que el cambio en España no está motivado sólo por la aparición de nuevos partidos sino por una abstención en aumento que los nuevos no atraen –o no les atañe- y los viejos parecen haber perdido. A todas luces, y como hipótesis, parece que son el PP y el PSOE quienes son los perjudicados ante el aumento de la abstención. Todavía está por ver si son sus votantes los que se abstienen y, en ese caso, si pueden recuperarlos; o bien pueden ser seducidos por los nuevos partidos y sean estos abstencionistas quienes ofrezcan nuevos y renovados gobiernos.

Cenzo A. de Haro

@columnazero

email

2 Comments

  1. Julio Ramírez

    28 mayo, 2015 at 7:43

    Gracias por este gran artículo. Me ha puesto al día mejor que ningún medio lo ha hecho hasta ahora! En 5′ he podido obtener información valiosa, objetiva y verdaderamente periodística. Lo cierto es que últimamente los medios me habían hecho perder credibilidad en el periodismo pero este artículo me ha echo recuperar la esperanza de que hay buenos profesionales con principios y bases verdaderamente periodísticas.
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.6/5 (5 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +3 (from 3 votes)
    • @cenzoadh

      28 mayo, 2015 at 22:48

      Muchísimas gracias, Julio! Rigor y principios es lo primero que pongo en el ordenador cada vez que me decido a escribir algo. No sabes cómo se agradecen valoraciones como las tuyas.
      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: +3 (from 3 votes)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>