EL ORIGEN DEL ROSCÓN DE REYES

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.8/10 (6 votes cast)
Un artículo de Carlos Toral Rodríguez para ColumnaZero.

Un artículo de Carlos Toral Rodríguez para ColumnaZero.

Los Reyes Magos no solo traen regalos y carbón, también nos hacen llegar el postre que pone fin a la Navidad: el roscón de reyes. En ColumnaZero nos sumergimos de lleno en una de las tradiciones más dulces.

Lleva deleitando los paladares del mundo entero desde hace mucho tiempo y en la última década no ha parado de reinventarse. Desde el roscón más tradicional relleno de nata montada, a novedosas creaciones como el  relleno de cookies o de té verde y melocotón. Sin duda hay variedades para todos los gustos y no solo en cuanto al sabor, sino también en las sorpresas que se encuentran en el interior del postre, ya sea la típica haba con la que nos toca pagar el roscón hasta anillos de compromiso.

Esta dulce tradición tiene poco que ver con el tema religioso, y para conocerla mejor nos remontamos hasta  la el siglo II a.C.  Durante el mes de diciembre, los romanos celebraban unos festejos conocidos como Las saturnales  o fiesta de los esclavos en honor al Dios Saturno en las que se conmemoraba el comienzo de un nuevo período y el final de los trabajos de campo. Durante este momento de fiesta, campesinos y esclavos tenían tiempo de descansar y reponer sus fuerzas después del duro trabajo realizado durante meses, estando así exentos de cualquier tipo de labores. Es entonces cuando se comienzan a elaborar unas tortas redondas rellenas de dátiles, higos y miel, convirtiéndose en uno de los postres más populares y demandados de la fiesta de los esclavos.

EL ORIGEN DEL ROSCÓN DE REYES

Después, en el siglo III a.C., se introdujo la famosa haba que hoy en día no queremos que entre en nuestro trozo de roscón. La haba se consideraba un símbolo próspero y de fertilidad, por lo que a aquel que se la encontrara en su porción de torta, se le auguraba prosperidad durante el resto del año y era coronado “rey de reyes” durante un tiempo determinado previamente establecido.

Cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano, las denominadas fiestas paganas como la fiesta de los esclavos fueron cayendo en el olvido, llevándose consigo al Roscón de Reyes. Pero no en todos los lugares del Imperio ocurrió esto, ya que en Francia la costumbre de preparar esta torta dulce quedó muy arraigada y se convirtió en una tradición entre la realeza y la aristocracia francesa. Fue aquí cuando comenzó a celebrarse Le Roi de la Fave (el rey del haba) en la que las familias se reunían para comer el dulce y ver quién era el afortunado al que tocaba la codiciada legumbre.

EL ORIGEN DEL ROSCÓN DE REYES

Es durante el reinado de Luis XV, en el siglo XVIII, cuando esta delicia de la Navidad cogerá más fuerza y se dará nuevamente a conocer. Fue gracias a un cocinero esclavo del rey, el cual preparó el bollo para su majestad e introdujo en él un medallón con diamantes (otras fuentes dicen que fue una moneda). Encantado con el sabor del dulce,  el mismo Luis XV fue quien se encargó de dar a conocer por toda Europa este postre y desde este momento, evidentemente, el medallón (o la moneda) adquirió más importancia y valor simbólico que la haba, convirtiéndose en un premio más preciado que dicha legumbre.

En España, el Roscón de Reyes vino de la mano de Felipe V, haciéndose popular introducir una moneda como premio, y  la haba como un símbolo negativo. Poco a poco, el roscón pasó de la corte a la plebe. Madrid y Sevilla fueron de las primeras ciudades españolas en comercializarlo y darle fama. Después se fue extendiendo por todo el país y por América Latina.

Algunas fuentes aseguran que esta tradición cayó en el olvido durante un tiempo, pero, a mediados del siglo XIX se retomó la costumbre, esta vez introduciendo una figurita de porcelana en lugar de una moneda. Actualmente la persona que tiene en su trozo de Roscón la figurita, tendrá suerte durante el año nuevo, ya que los Reyes Magos le concederán buena suerte. En cambio, el que recibe el haba tendrá que pagar el postre.

Como curiosidad destacar que el Roscón  de Reyes representa una corona para muchos, la cual se adorna con frutos cristalizados de colores simulando las joyas incrustadas en las coronas de los Reyes que significan Paz, Amor y Felicidad. Por otro lado, la figura escondida en el interior del pastel simboliza el momento en el que José y María esconden al Niño Jesús para salvarlo de  Herodes.

Interpretaciones a un lado,  claro es que no hay mejor forma de terminar la Navidad y sus excesos con este delicioso rosco, digno de cualquier rey.

Carlos Toral Rodríguez

@Carlostr29

email

1 Comment

  1. Pingback: LOS ROSCONES DE REYES MÁS EXCLUSIVOS - COLUMNAZERO - COLUMNAZERO

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>