EL ORIGEN DEL LEMA “KEEP CALM AND CARRY ON”

Un artículo de Asier Sannio para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (6 votes cast)
Un artículo de Asier Sannio para ColumnaZero.

Lo hemos visto en todas partes, de todas las formas y colores posibles. Lo han usado para hacer estampados de camisetas, para adornar cuadernos, agendas, fundas de móvil y de ordenador; para  crear vinilos para paredes, pósters, fotos para el muro de facebook; así como lo podemos encontrar con infinidad de variaciones, pero  ¿dónde surgió la idea? ¿de dónde proviene?, y en definitiva, ¿cuál es el origen del lema Keep Calm and Carry on?

Su traducción al castellano sería algo como “Mantén la calma y sigue adelante” y su grabación en distintos objetos ha recorrido medio mundo convirtiéndose en una auténtica tendencia. Lo que seguramente muchos no sabrán es que este singular símbolo de modernidad y con toques reminiscentes al arte pop fue diseñado por el Gobierno británico en 1939, justo al comienzo de la II Guerra Mundial.

Si bien algunos se sorprendan de este último dato, en realidad, si nos fijamos en el diseño del cartel, vemos que cuenta con una tipografía sencilla, de palo seco, que era habitualmente utilizada por el propio Gobierno británico en sus documentos oficiales. Si a eso le añadimos que lleva el icono referente de la Monarquía británica, la corona (en representación de la corona del rey Jorge VI), la idea no parece ya tan descabellada.

El objetivo de estos pósters era precisamente el de mantener la calma y el respeto ante el gobierno en tiempos de crisis y el de seguir adelante ante una más que posible invasión Nazi. Sin embargo,  a pesar de que se rumorea que se imprimieron cerca de dos millones y medio de copias, salvo alguna excepción, estos pósteres nunca fueron usados.

El ministerio de información británico ya había hecho uso de dos carteles muy similares al famoso Keep Calm and Carry on en septiembre de1939 y, no obstante, resulta muy curioso que, a pesar de que no se usaran, es precisamente el de Keep Calm el que se ha hecho famoso en los últimos años. En un principio se pensó que todos estos carteles fueron destruidos tras la guerra pero, al parecer, unos pocos consiguieron salvarse y se almacenaron en algún rincón, permaneciendo en el olvido durante más de medio siglo.

[vsw id=”FrHkKXFRbCI” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Según apuntan varios informes, un ejemplar de estos pósteres fue encontrado en la estación de policía de Princes Risborough en Buckinghamshire a finales de los setenta. Otro ejemplar de este peculiar cartel, que se ha convertido en referente e inspiración de muchos diseñadores gráficos, fue hallado en una caja de Barter Books, como se puede ver en el vídeo anterior. Esta tienda de libros de segunda mano  situada en Alnwick, Inglaterra, fue en el pasado una estación de tren que posteriormente se renovó manteniendo su estructura y su encanto. Entre la pila de libros encontrados dentro del edificio, la propietaria de Barter Books encontró el póster en cuestión y le gustó tanto que lo colgó en una de las paredes de su negocio.

El póster fue tan bien aceptado entre los clientes de la tienda que, poco a poco y gracias al boca a boca, el lema se expandió por todo el mundo, cobrando un nuevo significado. Desde entonces, ha sido impreso y publicado millones de veces, y se han creado miles y miles de variaciones posibles; lo que lo ha llevado a convertirse en símbolo de identidad del siglo XXI.

Asier Sannio

@Asannio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here