EL OBTURADOR: NEOWESTERN, PROPUESTAS Y MUTACIONES EN EL SIGLO XXI

Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.
Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.

Viene a ser un mantra: el western ha muerto, ya no se puede aportar nada en este género; es lo que se lleva repitiendo desde finales de los 70. Los tímidos esfuerzos por resucitar el género como tal han sido incontables y la tarea titánica: renovar un género puramente norteamericano y que es un relato –aún inverosímil- de la historia de creación de la nación estadounidense no es cuestión baladí. A pesar de lo agorero de ese mantra, muchos cineastas han mantenido la fe en el género americano por excelencia y los títulos, aún con cuentagotas, llegan a nuestras pantallas barnizados con una pátina de modernidad, de autoría y hasta de un regusto extremadamente clásico en algunos casos.

Haciendo un repaso a los últimos westerns aparecidos en nuestras pantallas durante este último año nos daremos cuenta de que la ilusión de la muerte del western, anticipada por majors y productoras, no es tal; el western muta, se redefine y se moderniza, demos la bienvenida al “neowestern”.

El Renacido (The Revenant)

Una western duro, frío, implacable y épico ambientado en 1823, con un Leonardo DiCaprio en estado de gracia que supera las pruebas de un rodaje extremo y el imprescindible Tom Hardy haciéndole la réplica. A la batuta nos encontramos a Alejandro González Iñarritu. El Renacido indaga en las peripecias de la exploración en las tierras salvajes norteamericanas; genéricamente podríamos hablar de él como un protowestern. Exagerada en algunos momentos, la película se salva por lo espectacular de su puesta en escena,  la versatilidad de todos los actores y el duro trabajo del director y todo el equipo técnico. Sin duda una de las películas del año.

EL OBTURADOR: NEOWESTERN, PROPUESTAS Y MUTACIONES DEL WESTERN EN EL SIGLO XXI

Los Odiosos Ocho (The Hateful Eight)

El segundo western de Quentin Tarantino tras Django Desencadenado. Los Odiosos Ocho es una película pequeña en su puesta en escena pero larga en su duración. Tarantino juega con docenas de referencias cinéfilas para construir una crónica social e histórica sobre la conquista del Oeste. El escenario es minimalista, una cabaña donde están encerrados ocho personajes condenados a matarse entre ellos. Pese a lo aburrido de la propuesta en algunos momentos del metraje y falta de brillantez de muchos diálogos, el pulso que nos plantea Tarantino es siempre  un festín para los aficionados y fans del director.

Bone Tomahawk

Protagonizada por Kurt Russell, que también interviene en Los Odiosos Ocho, Bone Tomahawk es un western que bebe de las fuentes johnfordianas para revisar una de sus obras maestras, Centauros del Desierto. Pero no todo será tan previsible como parece. El encuentro de la expedición protagonista con una tribu de caníbales dará un interesante giro a la película y sumergirá al espectador en los ignotos terrenos de aquel cannibal exploitation italiano de los años 80. Bone Tomahawk es una propuesta a la que le falla la puesta en escena pero que crea una interesante mezcla de géneros. Sin duda esta película abre el foco del neowestern llevándonos al terreno del horror.

EL OBTURADOR: NEOWESTERN, PROPUESTAS Y MUTACIONES DEL WESTERN EN EL SIGLO XXI

Deuda de Honor (The Homesman)

Protagonizada y dirigida por Tommy Lee Jones, Deuda de Honor es un western con sabor clásico, donde los personajes se perfilan lentamente y los tópicos sobre la dura vida en el Oeste nos llevan a repensar sobre la épica y el romanticismo del que hemos bebido en muchas películas. Dura y seca, pero también bella y poética, con interpretaciones impagables: Tommy Lee Jones y Hilary Swank tienen la misión de llevar al Este a un grupo de mujeres afectadas por traumas y enfermedades mentales en un periplo que les llevará del Oeste salvaje e indómito a la civilización en ciernes que se está creando en la Norteamérica de la costa atlántica. Sólo la belleza de sus imágenes es comparable a la crudeza de la vida en el Oeste que nos quiere relatar la película.

Alfredo Paniagua

@columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here