EL OBTURADOR: LA CIENCIA FICCIÓN, EL PARQUE DE STEVEN SPIELBERG

Un artículo de Hugo García para ColumnaZero Cine.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
Un artículo de Hugo García para ColumnaZero Cine.
Un artículo de Hugo García para ColumnaZero Cine.

Si hay un director de cine que maneja a la perfección los códigos de su oficio, y que  además ha sabido durante décadas conectar como nadie con el público, ese es sin duda Steven Spielberg. El éxito en taquilla le ha acompañado prácticamente desde sus comienzos, aunque el reconocimiento por parte de la crítica le haya sido más esquivo. Hubo quienes durante años se empeñaron en etiquetar su cine de comercial y poco profundo, dejándose llevar por prejuicios y haciendo un análisis superficial de su filmografía; incluso, catalogando sus películas como simples productos de entretenimiento. Afortunadamente, hoy en día, nadie discute su maestría detrás de la cámara y su gran influencia en el séptimo arte.

Spielberg ha demostrado, sobre todo, ser un gran contador de historias. Su cinematografía entronca con la mejor tradición del cine narrativo americano. Ningún género se le ha resistido pero es en la ciencia ficción donde ha demostrado ser un referente, y porque no decirlo un visionario, consiguiendo marcar con sus películas a toda una generación de espectadores.

Maestro del género

En 1964, con solo 18 años de edad, dirige su primera película de ciencia ficción, Firelight; escaso presupuesto y altas dosis de imaginación para un joven y desconocido Spielberg. Su carrera como cineasta despega y poco a poco comienza a consolidarse. En sucesivos años rueda largometrajes como: El diablo sobre ruedas (Duel, 1971), Loca evasión (The Sugarland Express, 1974) Tiburón (Jaws, 1975) e incluso telefilmes o algunos episodios de series como Colombo.

 EL OBTURADOR: LA CIENCIA FICCIÓN, EL PARQUE DE STEVEN SPIELBERG

Después de casi una década desde su primera incursión en el género, retorna a la ciencia ficción con Encuentros en la tercera fase (Close Encounters Of The Third Kind 1977). Un éxito que le valió su primera nominación a los Oscars en la categoría de mejor director, además de otras 8 nominaciones. Protagonizada por Richard Dreyfuss, Melinda Dillon y François Truffaut, Spielberg hace un uso magistral del suspense y la intriga, destacando su mítica secuencia final con esa melodía imposible de olvidar, obra del genial John Williams.

Es en 1982 cuando se produce su regreso a la ciencia ficción, -un año antes había rodado En busca del arca perdida (Indiana Jones: Raiders of the Lost Ark, 1981)- lo hace con,  E.T, el extraterrestre (E.T, The Extra-Terrestrial, 1982). Una película tierna y familiar que narra la amistad entre un niño (Elliot) y un entrañable alienígena (E.T) que intenta regresar a casa. Spielberg demuestra tener habilidad rodando con actores jóvenes y ser un especialista en la recreación de momentos intensos y emotivos. Una película repleta de escenas inolvidables y frases para la posteridad.

EL OBTURADOR: LA CIENCIA FICCIÓN, EL PARQUE DE STEVEN SPIELBERG

Sus siguientes trabajos se caracterizan por tener guiones basados en famosas novelas del género: Parque Jurásico (Jurassic Park, 1993) y su secuela El mundo perdido (The Lost World: Jurassic Park, 1997) ambas de Michael Crichton; I.A, Inteligencia Artificial (A.I. Artificial Intelligence, 2001) basado en un relato breve de  Brian Aldiss (Los superjuguetes duran todo el verano), Minority Report (2002) de Philip K. Dick y La guerra de los mundos (War of the Worlds, 2005) de H.G. Wells.

Por lo general, Spielberg siempre ha intercalado sus proyectos de ciencia ficción con otros más personales y arriesgados como: Salvar al soldado Ryan (Saving Private Ryan, 1998), La lista de Shindler (Schindler’s List, 1993), Munich (2005) o la más reciente Lincoln (2012). Como productor y guionista también ha demostrando tener un sexto sentido para lograr éxitos de taquilla: Poltergeist (1982), Gremlins (1984), la trilogía de Regreso al futuro (Back to the Future), Men in black, (1997), Transformers (2007) o Super 8 (2011) son una pequeña muestra de su buen hacer como productor y guionista.

El cine de Spielberg además de plasmar los grandes temas universales que han acompañado siempre al hombre es, sobre todo, un cine autobiográfico. En sus películas sea cual sea su género, se ven reflejadas sus obsesiones y experiencias vitales: la infancia y la perdida de la inocencia, la familia, las relaciones paterno filiales o incluso el antisemitismo que el mismo sufrió con algunos episodios durante su niñez. Pero Spielberg es un optimista, en lo que a la condición  humana  se refiere, en sus películas siempre hay espacio para la redención y la esperanza, siendo muchas de ellas paradigma del cine con final feliz.

Parque Jurásico (Jurasicc Park, 1993)

Hace ya más de 20 años de su estreno, y a diferencia de otras películas de ciencia ficción ha sabido aguantar perfectamente el paso del tiempo. Sus sensacionales efectos especiales son claro ejemplo del uso de la tecnología al servicio de la historia. Jurassic Park es un espectáculo total, un argumento a priori inverosímil, que sin embargo, Spielberg consiguió que creyéramos posible. Admitámoslo, en su día, todos pensamos que la clonación de dinosaurio a partir de la sangre de un mosquito petrificado en ámbar, era una opción más que factible. Toda una argucia o sutiliza narrativa de Spielberg y su equipo.

 EL OBTURADOR: LA CIENCIA FICCIÓN, EL PARQUE DE STEVEN SPIELBERG

Pongámonos en antecedentes, antes de Spielberg, el cine no había tratado el tema de los dinosaurios en profundidad, ni con el buen gusto necesario. Se hicieron algunas incursiones con resultados más que discutibles como por ejemplo,  Hace un millón de años (One Million Years B.C, 1966) de Don Chaffey o Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (When Dinosaurs Ruled the Earth, 1970) dirigida por Val Guest. Trogloditas ligeras de ropa (Raquel Welch, Victoria Vetri) y caricaturas de reptiles prehistóricos, eran sus rasgos más característicos.

Pero con Spielberg todo cambió, consciente de que la clave del éxito era obtener un modelo de dinosaurio lo más real posible, puso todo su energía y empeño en conseguirlo, y vaya si lo hizo. El propio director lo contaba en una entrevista, “Fuimos los inventores de la tecnología digital para recrear a los dinosaurios, y los primeros en comenzar a rodar con estos animales extinguidos en la historia. Nunca había ocurrido”.

A pesar del gran protagonismo de sus efectos especiales, en Jurassic Park los actores ofrecen sobradas muestras de carisma y oficio. Buenas actuaciones de Sam Neill, Jeff Goldblum, Laura Dern, Richard Attenborough y demás miembros del reparto. A la siempre impecable puesta en escena de Spielberg, hay que sumarle la espectacular banda sonora del maestro John Williams, que realza el espíritu aventurero del filme.

Su éxito de público se sustentó en una potente campaña de marketing y promoción. Realizar la película costó 63 millones de dólares (récord por aquel entonces), pero no importó, ya que arrasó en las taquillas de medio mundo, recaudando más de 915 millones. A la obtención de estas cifras ayudó sin duda el merchandising generado antes y después de su estreno; como no podía ser de otra forma los dinosaurios se pusieron de moda, consiguiendo que  niños y padres se lanzaran a comprar todo tipo de productos relacionados con la película y sus protagonistas

Con motivo del veinte aniversario de su estreno, Universal Pictures  lanzó una versión en 3D. ¿Qué podía aportar el 3D a una película ya consagrada como Jurassic Park? Pues más espectacularidad si cabe, haciendo más real e intensa la experiencia cinematográfica del espectador, algo que Spielberg domina a la perfección.

[vsw id=”nFMqT3f-3XU” source=”youtube” width=”425″ height=”344″]

Hugo García (@HugoMitico

@columnazerocine

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here