EL OBTURADOR: EL CINE DE ACCIÓN QUE VINO DESDE COREA

Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (3 votes cast)
Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.
Un artículo de Alfredo Paniagua para ColumnaZero.

Cuando leemos en la prensa cinematográfica acerca de los títulos asiáticos que pueblan cada vez con más profusión los festivales internacionales, notamos que es complicado seguir la pista de un sinfín de directores, géneros y derivaciones que nos ofrece un mercado ignoto para el público en general y casi desconocido para el aficionado más tenaz. Entre el inmenso volumen de celuloide procedente de Asia, el cine surcoreano es el que atesora, junto al hongkonés, la mejor calidad en cuanto a títulos de acción y thriller. El cine de acción y thriller surcoreano tiene un exagerado, maniático, gore, adrenalítico, y sobre todo exhibe una falta de prejuicios que sería impensable para una producción occidental. El panorama cinematográfico de los últimos años nos deja un buen puñado de películas con las que nos hemos relamido los labios en las salas de los festivales: cine policíaco, thriller de acción sazonado de lecturas sociales, dramas de tintes hiperrealistas y, en definitiva, una relectura transversal de géneros netamente occidentales a los que se aplica una pátina narrativa oriental. El resultado es una experiencia cinematográfica que se ama o se odia, pero a la que el aficionado al género no le deja indiferente. Vamos a repasar algunos de estos títulos.

No Tears for the Dead (2014)

Del director de El Hombre Sin Pasado, Lee Jeong-beom, su siguiente película,  No Tears For The Dead abandona el dramatismo épico y el redundante  heroic bloodshed de las producciones de acción asiáticos y nos ofrece un thriller de acción de increíble plasticidad. Acción sin límites con una conclusión tan artificiosa como necesaria para rematar una hora y media de testosterona y ensaladas de disparos. Una película a la que se achaca cierta fragilidad en su trama pero que indudablemente es una magnífica muestra de cine de acción surcoreano.

EL OBTURADOR: EL CINE DE ACCIÓN QUE VINO DESDE COREA

Encontré al Diablo (2012)

La película de Kee Jee-won  es un canto al hiperrealismo. Inspirada por la legendaria Seven, de David Fincher, Encontré al Diablo es una duelo entre policía y asesino donde los consecuencias colaterales del enfrentamiento entre ambos serán tan brutales como los crímenes del asesino. Su director, Kim Jee-woon es invitado algunos años después, a dirigir en Hollywood El Último Desafío, con Arnold Schwarzenegger.

Nameless Gangster  (2012)

Yun Jong-bin dirige una curiosa película de gangsters que haría las delicias de Martin Scorcesse. Aunque el título no pretende radiografiar el funcionamiento del crimen organizado surcoreano, sí que hace unos interesantes apuntes sobre cómo la corrupción infecta hasta la médula a las instituciones coreanas. Ningún personaje muestra armas de fuego, las batallas entre las mafias se desenvuelven a mamporros o cuchilladas, y el final es tan hilarante como violento. En el reparto se cuenta con un Choi Min-sik en estado de gracia…o de desgracia.

EL OBTURADOR: EL CINE DE ACCIÓN QUE VINO DESDE COREA

The Yellow Sea (2010)

Hasta la fecha puede ser el thriller más potente venido de Corea del Sur, que además ha tenido un exitoso recorrido comercial en España. La película de Na Hong-jin es un duro thriller en el que hay una evidente lectura social acerca de las consecuencias de la desigualdad existente en los países orientales. Tampoco hay exhibición de armas de fuego, pero la brutalidad de sus combates con arma blanca no lo hace necesario. Sangre a raudales, persecuciones, un estilo visual sucio a la par de estilizado y un atribulado protagonista, Ha Jung-woo, que está dispuesto a todo por un futuro mejor. The Yellow Sea es una película desgarradora, un explosivo drama en clave de thriller que no concede ni un minuto de respiro.

Veteran (2015)

Comedia de acción que mezcla temáticas recurrentes del thriller surcoreano, la eterna pugna entre la honradez y la corrupción, entre los débiles y los fuertes, las desigualdades de un capitalismo salvaje que ha evolucionado sin desmán desde las antiguas estructuras comunistas de esos lares.  Veteran contiene interesantes secuencias urbanas donde la acción no para ni un momento. La película es disfrutable si asumimos como nuestros los esquemas narrativos orientales, el esfuerzo valdrá la pena.

Alfredo Paniagua

@columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here