EL OBTURADOR: AYER Y HOY DEL CINE, 118 AÑOS DE HISTORIA

Un artículo de Marta Maquilón Garrido para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (4 votes cast)
Un artículo de Marta Maquilón Garrido para ColumnaZero.
Un artículo de Marta Maquilón Garrido para ColumnaZero.

Un pequeño homenaje desde ColumnaZero a la historia del cine. 118 años de evolución, el ayer y hoy, del que se considera el séptimo arte.

¡Cuidado con el tren! Decían. ¡Los hermanos Lumière! Volvían a decir. Resultado: ¡Fotografías en movimiento! Conclusión: ¡Oh, el cine! Una palabra simple pero compleja, no sólo por como ha cambiado hasta ahora, sino también por como ha influenciado, ha enseñado y ha desarrollado alucinantes mentes que han podido crear tal arte. Porque arte no sólo es teatro, música, fotografía, pintura… Arte es todo lo que permite ampliar tu imaginación.

1895. La presentación de los hermanos Lumière de obreros saliendo de la fábrica de Lyon o la demolición de un muro fueron algunas de las proyecciones que empezaron a cambiar el día a día. Sin embargo, no todo queda ahí… George Méliès fue el origen de este espectáculo con numerosos decorados y ¡con los primeros efectos especiales!

Y entonces llegan nuevos directores, como nuestro querido Charles Chaplin. Qué difícil olvidarnos del humor y del cariño que se apreciaba en sus películas. Tiempos modernos o El gran dictador. Ambientes cercanos junto historias conmovedoras. O el gran Hitchcock, con su peculiar protagonismo en el suspense y el thriller. Historias como Rebeca o Psicosis, una de las mejores obras de Hitchcock, donde cada una de las escenas crea en el espectador un cosquilleo que incita a saber qué va a ocurrir.

EL OBTURADOR: AYER Y HOY DEL CINE, 118 AÑOS DE HISTORIA

Los años pasan, y el cine va sumando puntos y audiencias. Acostumbrada la sociedad al cine mudo y en blanco y negro, la revolución del sonido en películas con El cantante de jazz permitió crear tanto una mayor fluidez argumental como aumentar la atención en las mismas.

Pero derrepente en 1935 se hacen ¡Películas en color! Las ciudades fueron las protagonistas y el estreno de La feria de la vanidad volvió a llenar las salas. Rouben Mamoulian fue aplaudido por el gentío, a pesar de que Lo que el viento se llevó le quitó posición en la cima desde el punto artístico.

Punto y aparte. Una vez que el color y el sonido inundan las horas de las películas, el avance se centra en incrementar decorados, efectos especiales y conseguir que veamos las estrellas cada vez que nos sentemos en frente de una pantalla. Finalmente, la llegada del siglo XXI vuelve a renovar todos los puntos de vista posibles de producción, desde una temática tan variada como la fantasía y el drama, hasta un nuevo repertorio de directores que han cautivado a millones de seguidores, como James Cameron, con Avatar; Woody Allen con Vicky Cristina Barcelona, o por supuesto, Quentin Tarantino, con Pulp Fiction o Malditos bastardos.

¿Y qué hay del cine en España? Pedro Almodóvar, con éxitos como Volver, Todo sobre mi madre o su reciente película, Los Amantes Pasajeros, no es el único director que podemos subrayar, también se puede destacar con gran orgullo al director Juan Antonio Bardem, un hombre que ya hace poco más de una década que nos dejó. A pesar de ello, se recuerda de buena manera a su obra, como sucede con Muerte de un ciclista, que muestra perfectamente el pensamiento del director. Echando la vista un poco hacia atrás en nuestra historia del cine, queda como pionero del mismo, Segundo de Chomón, especialista en el cine mudo y un gran técnico en trucajes en películas de otros directores. Un ejemplo de esta parte del trabajo del director puede ser Cabiria, de Giovanni Pastrone. Y dentro de su producción, destacar Hotel eléctrico, de 1908, cuyo resultado acabó galardonado como la obra más conseguida para la Pathé Frères, una de las empresas cinematográficas más importantes de la época. Ya lo véis, todavía podemos presumir de artistas.

EL OBTURADOR: AYER Y HOY DEL CINE, 118 AÑOS DE HISTORIA

Posiblemente, no hemos sido espectadores de cómo ha evolucionado el cine en 118 años de historia, pero podemos aprender del ayer y del hoy. Miles de directores han llevado a cabo difíciles proyectos que han permitido dejarnos exhaustos delante de la gran pantalla. Grandes directores que vienen y se van, dejando verdaderas obras de arte,  las cuales nos dejan con una sensación de puro placer.  Imaginación, trabajo, sudor y lágrimas con un fin común, no desear que llegue el momento de leer la palabra “FIN”.

Marta Maquilón Garrido

@columnazerocine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here