«EL DIABLO» ABANDONA LAS CUNETAS

Un artículo de Borja Iglesias para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
Un artículo de Borja Iglesias para ColumnaZero.
Un artículo de Borja Iglesias para ColumnaZero.

El ciclismo ha sido la pieza central en la vida de Dieter Senft. Comenzó como corredor aficionado e inventó diversos modelos de bicicleta. Sin embargo, «Didi» pasará a la historia como uno de los aficionados más devotos de este deporte. Apodado «El Diablo» por su peculiar vestimenta, ha decidido despedirse de las cunetas tras dos décadas de presencia en las principales carreras.

La pasión de Dieter Senft por el ciclismo alcanza cotas insospechadas. «Didi» ha dedicado su vida a la bicicleta. Primero, como ciclista; después, como inventor de nuevos modelos de bicicleta. Pero desde hace dos décadas desarrollaba una actividad que le ha convertido en un personaje carismático en el mundo de las dos ruedas. Dieter Senft dedicaba su vida a recorrer las grandes carreras de todo el mundo con un disfraz de demonio. De ahí que ciclistas y aficionados lo conozcan como «El Diablo». Sin embargo, ahora ha decidido colgar el tridente.

Dieter Senft nació en 1952 en Reichenwalde, un pequeño pueblo cercano a Berlín.  Durante sus años mozos fue ciclista aficionado en Alemania Oriental. No obstante, abandonaría el pedaleo; pero nunca la bicicleta, el eje central de su vida. «Didi» comenzó a diseñar diferentes modelos, centrándose en aquellos que resultaran poco usuales. Así, «Didi» inscribió su nombre en el Libro Guiness de los Records con la bicicleta más grande del mundo (con 7,80 metros de longitud) y el tándem más grande (6 metros en total). Pero lo que de verdad ha hecho famoso a Dieter Senft es su omnipresencia en el Tour de Francia, el Giro, la Vuelta a España… animando a los ciclistas con su vestimenta demoníaca.

"EL DIABLO" ABANDONA LAS CUNETAS

Su peculiar debut tuvo lugar durante el Tour de 1993, apoyando al corredor italiano Claudio Chiappucci, precisamente apodado «El Diablo». En la edición anterior, Chiappuci había protagonizado una etapa para la historia con final en Sestriere. A partir del año siguiente, «Didi» se convirtió en un fijo del Tour de Francia con su disfraz de diablo, convirtiéndose en un foco de atención. Un emblema de la carrera.

Ahora, a sus 62 años, «El Diablo» ha decidido abandonar su peculiar modo de vida y dedicarse en exclusiva al museo ciclista que tiene en la ciudad alemana de Storkow. La causa principal son los problemas de salud que ha sufrido recientemente (ha tenido que ser operado de un coágulo en la cabeza) y que le han tenido apartado de varias carreras que no se había perdido en las últimas dos décadas. Sin embargo, su abandono también puede deberse a problemas económicos para financiar sus viajes siguiendo al pelotón etapa a etapa. La falta de patrocinadores ha mermado su capacidad económica para seguir estando presente en las principales carreras. Además, el dopaje también ha tenido influencia sobre esta decisión, ya que tras los numerosos escándalos de los últimos años, y especialmente el de Jan Ullrich, las televisiones alemanas decidieron renunciar a los derechos del Tour de Francia; un duro varapalo para «Didi».

Con «El Diablo» se marcha una de las caras amables del ciclismo. Un devoto de este deporte que se ve forzado a colgar el tridente.

Borja Iglesias

@tabe9

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here