EL DÍA EN QUE GODARD SE COLGÓ DE LA PANTALLA EN CANNES

Un artículo de Óscar Reyes para ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (6 votes cast)
Un artículo de Óscar Reyes para ColumnaZero.
Un artículo de Óscar Reyes para ColumnaZero.

Acaba de dar comienzo la 69ª edición del Festival de Cannes, en la que se hace un pequeño homenaje a Jean-Luc Godard. Sin embargo, el director francés llegó a forzar la cancelación del certamen en 1968.

En “El desprecio” (1963) de Jean-Luc Godard los personajes se cuestionaban sus principios, y buscaban una nueva identidad ante la confusión que rodea toda la película. Así, el director francés reflejaba sus miedos y dudas personales, que eran las de todos sus compatriotas, y se adelantaba a lo que pasaría en Europa cinco años más tarde, en 1968. El triunfo de la postura estadounidense en los acuerdos de Bretton Woods y la implantación del Plan Marshall provocaron que paulatinamente el capitalismo norteamericano invadiera el espíritu bohemio y librepensador europeo. Así, en plena Guerra Fría, el comunismo soviético intentaba que las ideas estadounidenses no se expandieran por Europa militarizando el territorio. El continente que había impulsado las medidas sociales frente al absolutismo de los poderosos se encontraba oprimido entre los valores de Estados Unidos y de la URSS. Los valores europeos se redefinían sin un camino concreto, creando desconcierto entre la población. Por ello, cuando en enero de 1968 Alexander Dubcek propuso en Checoslovaquia una tercera vía política democrática, intermedia entre el comunismo y el liberalismo, que además fue refrendada por los ciudadanos. Ante esta situación, las tropas stalinistas del Pacto de Varsovia entraron por la fuerza en el país y expulsaron de Praga a los reformistas, incluyendo a Dubcek. Los hechos provocaron revueltas en toda la ciudad en la conocida como Primavera de Praga, y el espíritu de los disturbios se fueron extendiendo por una confundida Europa hasta que en marzo llegaron a Francia, madre de los ideales de todos los europeos.

EL DÍA EN QUE GODARD SE COLGÓ DE LA PANTALLA EN CANNES

Los galos se oponían a las políticas de Charles De Gaulle, que se negó a dar la independencia a Argelia cuando debía, entrando en una guerra en el que costó la vida a cientos de miles de franceses; así como practicó una rebaja de los beneficios de los trabajadores. Los estudiantes fueron tomando las calles formando barricadas y en mayo de 1968 estalló el conflicto definitivo en el país, provocando duros enfrentamientos entre la población y las fuerzas del orden. Este contexto condujo a la huelga general convocada en Francia para el 13 de mayo, tres días más tarde de que diese comienzo la XXI edición del Festival de Cannes. La Asociación de Críticos Franceses había pedido a los organizadores del certamen que se uniesen al parón laboral el 13 de mayo en solidaridad con los obreros y los estudiantes. No obstante, el presidente del concurso, Favre Le Bret, se negó, ya que los artistas extranjeros no tenían nada que ver con lo que estaba ocurriendo.

Así, todo siguió su curso hasta que el 18 de mayo Truffaut y Godard (críticos en Cahiers du Cinéma), junto a a Claude Lelouch, Milos Forman y Louis Malle (jurado del festival), tomaron la palabra en una conferencia de prensa organizada por el Comité de Defensa de la Cinémathèque. Truffaut leyó un comunicado en el que se pedía que el festival no continuase “para mostrar solidaridad con los trabajadores y estudiantes”, “protestar contra la represión policial”, y contra “el Gobierno de Francia y las estructuras de la industria cinematográfica”. Además, añadió que consideraba “ridículo” que el certamen continuase ya que “las fábricas están ocupadas o cerradas, los trenes han sido parados y los metros y los autobuses serán los próximos”, unas palabras que fueron acogidas entre aplausos y abucheos. Un Godard exaltado, dirigiéndose a gritos al público calificó a los que se oponían de “idiotas”, mientras que Forman se levantó de su asiento para declarar que “sacaba de la competición” su película “¡Al fuego, bomberos!”, al igual que hicieron otros artistas como Carlos Saura. Por ello, cuando comenzó la proyección de la película del director español, “Peppermint Frappé”, Truffaut y Godard se colgaron del telón para tapar la pantalla. El proyector se apagó y alguien propinó un puñetazo a Godard que le hizo perder las gafas, comenzando una trifulca en la que llovieron golpes y empujones, dejando a los cineastas y a los espectadores por los suelos.

EL DÍA EN QUE GODARD SE COLGÓ DE LA PANTALLA EN CANNES

Las actividades previstas para las siguientes horas fueron pospuestas, y el domingo 19 de mayo Favre Le Bet leyó un “corto comunicado”: “Las circunstancias no permiten realizar las proyecciones en condiciones normales. El consejo de administración del Festival de Cine Internacional de Cannes se disculpa por esta situación ante los participantes extranjeros, y ha decidido declarar cerrado el festival”. Godard celebró el triunfo de la protesta, pero Cannes todavía le debía una disculpa. Y en esta edición, la 69ª, el festival le homenajea inspirando el cartel en su película “El desprecio”, que tanto conecta con la confusión actual de Europa, un continente que parece desconocerse a sí mismo y que se dirige hacia un nuevo mayo de 1968.

Óscar Reyes

@columnazero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here