DE UN TREN GRIS A UN SUBMARINO AMARILLO: LAS PELÍCULAS DE THE BEATLES

Un artículo de Dafne Calvo, Directora de La Encuadre, en colaboración con ColumnaZero.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Un artículo de Dafne Calvo, Directora de La Encuadre, en colaboración con ColumnaZero.

Las películas de The Beatles durante los años sesenta.

John, Paul, George y Ringo. Estos cuatros nombres en la misma frase no necesitan apellidos para ser identificados, ni tampoco presentación: The Beatles se han convertido con el paso del tiempo en un símbolo británico; y más aún, en los autores de los himnos que el país —si no, el mundo entero— coreó durante la década de los sesenta. O más que durante, a partir de entonces. Que a día de hoy temas como Yesterday, Hey Jude o Across the Universe, sean reconocidas por generaciones a las que por entonces aún les quedaban tiempo para nacer, da buena cuenta de la influencia y popularidad de la que aún goza la banda.

Más que un grupo musical, The Beatles se convirtió en un fenómeno artístico y social made in the Sixties. A la vida cultural que rodeó a los «Fab Four» no le faltó casuales intromisiones en el séptimo arte, ya sea en la grande o en la pequeña pantalla. No tan innumerables como la lista de canciones —a las tres anteriores se les pueden unir otras tan inolvidables como Strawberry Fields Forever, Something o I Want to Hold Your Hand, por ejemplo— pero sí con una amplia cantidad de títulos, las películas de los Beatles muestran la atracción que estos tenían para el público y profesionales del cine. Las cinco primeras, paralelas a la vida musical de la banda, son cita indispensable para gran parte de los beatlemaníacos; cuatro de las cuales, desde A Hard Day’s Night hasta Yellow Submarine se estrenaron durante los sesenta.

…AND I’VE BEEN WORKING LIKE A DOG

La primera película de los «Fab Four» data de 1964, año de lanzamiento de su tercer álbum de estudio, A Hard Day’s Night. El filme dirigido por Richard Lester, que desde entonces vincularía parte de su carrera a la cinematografía del grupo, cuenta un día en la vida de Lennon, McCartney, Harrison y Starr —interpretados por ellos mismos—, los cuales viajan desde su Liverpool natal hasta Londres, con motivo de su aparición en un programa de televisión.

Traducida al español como ¡Qué noche la de aquel día! y en el blanco y negro característico del cinéma verité, la película fue aclamada por crítica y público, sentenciando un nivel que las posteriores apariciones de los Beatles en la gran pantalla difícilmente podrían superar. Filmada a modo de documental, la cinta muestra a los componentes del grupo como jóvenes irreverentes y deslenguados, inmersos en la rutina de estrellas de la música y a la vez inquietos por buscar una situación —a veces una víctima que será origen de sus burlas, otras una mujer con la que mantener un flirteo— con la que divertirse.

Los músicos se muestran desenvueltos, naturales, en papeles que dejan insinuar al espectador la personalidad de cada uno de los miembros de la banda: John más descarado, Paul más tranquilo, George más serio. En cuanto a Ringo, su representación parece la mejor aprovechada durante el filme, al infundarle un tierno complejo de inferioridad sobre el resto de sus compañeros, lo que dará pie a parte de los gags de humor que brinda el largo: «La pauta psicológica es fatal para los parches de tambor», le dice Starr a Harrison, cuando este lo anima a que conozca a una mujer, la cual se le está insinuando.

El guión de A Hard Day’s Night se muestra como uno de los factores que proporcionan a esta comedia sus virtudes; fue obra del autor Alun Owen, conocedor del lenguaje utilizado en Liverpool por haberse criado en la ciudad inglesa, y que pasaría con los Beatles tiempo antes de escribirlo, familiarizándose así con sus expresiones y comportamientos. El libreto cuenta, además, con referencias externas; es el caso de la frase de Ringo «Yo soy un mocker», que se relaciona con una broma que el mismo batería habría realizado en el programa Ready Steady Go! sobre el popular enfrentamiento entre mods y rockers y plasmado en la película de 1979, Quadrophenia. Y cuando John McCartney, abuelo de Paul, es definido como un «viejo limpio», Owen estaba recordando el papel de su intérprete Wilfrid Brambell, el cual en la serie de televisión Steptoe and Son era descrito como «viejo sucio».

El ocurrente guión de Owen le valdría una nominación al Oscar, a la que se uniría otra a Mejor Banda Sonora. Como no podría ser de otra forma, el largo añade un repertorio de los temas A Hard Day’s Night, sin dejar por ello de regalar otros pertenecientes a With the Beatles, su segundo álbum, y sencillos anteriores. Es A Hard Day’s Night la canción que encabeza el inicio del largo, mientras John, Paul, George y Ringo intentan escapar de un ejército de fans que les persigue por las calles de Liverpool en una de las escenas más reconocibles de la película —junto con las travesuras del grupo en un campo de Londres al ritmo de Can’t Buy Me Love— y símbolo, por otra parte, de la beatlemanía que reinaba por aquellos años sesenta.

Lista de canciones de A Hard Day’s Night (1964)

A Hard Day’s Night/I Should Have Known Better/I Wanna Be Your Man /Don’t Bother Me/All My Loving/If I Fell /Can’t Buy Me Love/And I Love Her /I’m Happy Just to Dance with You /Tell Me Why/ She Loves You

…I NEED SOMEBODY

Tras el éxito en taquilla que supuso A Hard Day’s Night llegaría Help! en 1965, coincidiendo así con el lanzamiento del álbum que daría también título al filme. La segunda película de los de Liverpool vuelve a narrar las aventuras de los músicos en forma de comedia musical, tal como ocurría en el filme anterior, pero desterrando en este caso el documental y sustituyendo el blanco y negro por el color.

Help! vuelve a repetir director, Richard Lester, pero no así guionista: su labor recayó en este caso en los autores Marc Behm y Charles Wood. El también cambio en producción —que esta vez recaería en Subafilms, después de que A Hard Day’s Night fuera distribuida por United Artist— vino de la mano de un crecimiento en el presupuesto del largo, que subiría de 292.000 a 1.5000.000 dólares; diferencia que más adelante no se vio compensada en la recaudación, donde A Hard Day’s Night acabó aventajando por más de seis millones de dólares a su predecesora, que solo recogería 6.000.000$ en taquilla.

La película de 1965, conocida en España como ¡Socorro!, cuenta la persecución de John, Paul, George y Ringo por los seguidores de la diosa Kali. Estos últimos ven interrumpido uno de sus sacrificios humanos al sentir la falta de un anillo que se encuentra precisamente en manos de Ringo Starr. Tras intentar robar la joya, cuando esta parece atrapada en el dedo del batería, comienza una persecución que terminaría con el sacrificio de Starr. Él y sus tres amigos comienzan una huida que los llevará hasta las Bahamas, y en la que contarán con la ayuda de varios científicos locos y de Ahme (Eleanor Bron ), hermana de la casi sacrificada.

Lester mantiene la estética pop que ya caracterizó su primer trabajo con los «Fab Four», y sigue haciendo gala de un humor desenfadado y travieso, aunque en esta ocasión no prestará solo atención a los chascarrillos de John, Paul, George y Ringo, sino también a los del resto del reparto. Sin esa búsqueda de la personalidad de las estrellas que protagonizan el largo, sus diálogos y comportamientos decrecen en favor de la trama principal, lo que parece convertir su presencia en un reclamo publicitario más que en una prioridad, como sí sucedía en A Hard Day’s Night.

Sí seguirán sin embargo siendo frecuentes las intervenciones musicales de la banda, como lo demuestra la popular escena del cuarteto rodada en los Alpes, donde representarán Ticket to Ride. Fue precisamente durante el rodaje de esta secuencia donde el portadista Robert Freeman se inspiró para lo que más adelante sería la portada de Help!, que efectivamente muestra una fotografía de Harrison, Lennon, McCartney y Ringo (de izquierda a derecha) con el vestuario utilizado en el largometraje. También tendrá espacio una versión india de A Hard Day’s Night, así como una escena bélica donde The Beatles interpreta I Need You y The Night Before cerca del Stonehenge, muestra de la libertad artística de Lester a la hora de construir el relato.

Lista de canciones de Help! (1965)

Help!/ You’re Going to Lose That Girl/You’ve Got to Hide Your Love Away/ Ticket to Ride/I Need You/ The Night Before/ Another Girl/ She’s a Woman

ROLL UP, ROLL UP…

Hubo que esperar dos años para conocer la tercera película de The Beatles, Magical Mystery Tour, cuyas canciones se incluirían en el EP del filme, lanzado meses después de su estreno. Y aunque el álbum alcanzó la primera posición en la lista de éxitos de Estados Unidos —además de conseguir una nominación al Grammy—, la cinta no recibiría las mismas críticas positivas. Fue de hecho su mala acogida lo que retrasó siete años su estreno comercial al otro lado del Atlántico, cuando New Line Cinema se acabaría encargando de su distribución. Su estreno oficial tuvo lugar durante la Navidad de 1967 a través de la cadena de televisión inglesa BBC; y es que desde un primer momento Magical Mystery Tour, película más corta de las que filmaron los cuatro de Livepool —con apenas 55 minutos de duración—, fue diseñada para la pequeña pantalla.

La idea original del filme pertenece a Paul McCartney, que deseaba plasmar en una cinta lo que significaba la música de The Beatles. El bajista imaginó una historia donde un grupo de personas vivían extrañas aventuras durante un trayecto en autobús. El proyecto contó con el apoyo de sus compañeros, quienes colaboraron en la realización del filme junto con Bernard Knowles, el cual había dirigido con anterioridad las series de televisión The Adventures of Robin Hood y The Adventures of Sir Lancelot. También fueron los miembros de la banda los encargados de escribir el libreto de Magical Mystery Tour, si bien este sólo consistió en una especie de borrador que McCartney definió con sorna como scrupt —en vez de script, «guión» en inglés—, haciendo referencia a su indefinición.

La idea con la que partieron los miembros de la banda no se llegaría a realizar, como así acabaron reconociendo tras el estreno y el conocimiento de la reacción del público a su trabajo cinematográfico. El Magical Mystery Tour que resultó tras dos semanas de rodaje fue un tour en autobús —realizado en West Country, Inglaterra— que tuvo como miembros del grupo a los Beatles. Mientras tanto, en un lugar alejado de la tierra, cinco magos —interpretados por John, Paul, George, Ringo y Mal Evans, roadie y amigo de la banda— realizan artimañas que repercuten en los viajeros en forma de extrañas situaciones. Entre estas experiencias se encuentran el ininteligible discurso de un militar británico enfurecido, un maratón de los ocupantes del autobús o el romance entre la tía de Ringo, Jessie Starkey (Jessie Robins), y Buster Bloodvessel (Ivor Cutler).

De esta forma, escenas oníricas y personajes extravagantes se mezclan en los sketches que componen Magical Mystery Tour, siempre acordes con la música de unos Beatles que por entonces habían añadido a su discografía Rubber Soul, Revolver y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, y habían ensayado con acierto el rock psicodélico y el experimental. El viaje en autobús será el hilo conductor del conjunto de historias procedentes de la imaginación de los de Liverpool, donde tampoco faltan las intervenciones musicales del grupo. En ocasiones estas dan lugar a la intervención particular de solamente uno de los miembros de la banda: es el caso de The Fool on the Hill, que muestra a Paul McCartney bailando entre montañas —concretamente las de Niza, en Francia— o Blue Jay Way, donde el protagonista es un George Harrison sentado en la calle del mismo nombre.

Cabe destacar también la interpretación de I Am the Walrus, en una secuencia que los convierte en «eggmen». Muestra de la originalidad de unos artistas que desearon —sin el acierto suficiente— crear una fábula con demasiadas pretensiones, esta escena se posiciona como una de las más identificativas del metraje, tanto para quienes, con gusto, lo recuerdan y lo identifican como película de culto —como es el caso particular del cineasta Steven Spielberg— como para quienes más bien por desgracia que por suerte no consiguen olvidar esa incursión de los Beatles en el séptimo arte.

Lista de canciones de Magical Mystery Tour (1967)

Yellow Submarine /Eleanor Rigby /Love You To /A Day in the Life /Magical Mystery Tour/The Fool on the Hill/ Flying /I Am the Walrus /Blue Jay Way /Penny Lane/ Your Mother Should Know/ Hello, Goodbye

WE ALL LIVE IN…

La negativa recepción de la película de 1967 no impidió que solo un año más tarde se estrenara Yellow Submarine. La película fue un proyecto del director canadiense de animación George Dunning, quien se inspiró en la canción del mismo nombre —un tema que, según algunas (malas) lenguas, parecería estar a su vez dedicado a unas anfetaminas amarillas que los de Liverpool habrían consumido con anterioridad—. Tras el fracaso que supuso su plan cinematográfico anterior, los «Fab Four» no parecían dispuestos a colaborar en una nueva aventura relacionada con el séptimo arte, y de hecho no fueron John, Paul, George y Ringo quienes dieran voz a sus dobles —y perfectamente identificables— personajes animados, sino que fueron, respectivamente, los actores John Clive (La Naranja Mecánica), Geoffrey Hughes (Skins), Peter Batten (sin aparición en los créditos) y Paul Angelis (Z Cars).

Sin embargo, y a diferencia de lo ocurrido con Magical Mystery Tour, la historia de Dunning recibió una gran acogida motivada por la manera tan sorprendente con la que el director canadiense había conseguido construir a través de dibujos animados, un cine para adultos lleno de originalidad. La película cuenta lo acontecido en el mundo subacuático de Pepperland, donde sus habitantes viven felices y rodeados de la música de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, hasta que un ataque de los Blue Meanies deja a la banda de piedra y al país en general de color azul triste, y sin un acorde con el que recuperar la alegría. Para arreglar el embiste enemigo, el alcalde del paraíso bajo el mar envía a Old Fred dentro de un submarino amarillo en busca de auxilio. El marinero arriba en Liverpool, donde se encuentra con Ringo y más tarde con John, George y Paul; y una vez todos juntos, viajan para encabezar la rebelión musical.

Durante esa travesía en submarino, los cuatro Beatles surcarán diferentes mares donde se encontrarán con varias aventuras que tendrán como telón de fondo las canciones del álbum Yellow Submarine, pero también de Rubber Soul, Revolver y Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, como es el caso de “Nowhere Man”, “Eleanor Rigby” y “Lucy in the Sky with Diamonds”’ respectivamente. Los temas elegidos en cada momento no son sin embargo coyunturales, sino que están especialmente elegidos para diseñar una fábula a partir de cada uno de ellos: cuando los de Liverpool atraviesan el Mar del Tiempo, ellos rejuvenecen y envejecen en paralelo a la rapidez que el reloj dicta en esas aguas, y la canción escogida que da ritmo al relato es “When I’m Sixty-Four”.

Los temas que suenan en Yellow Submarine son tratados con cuidado y esmero, trabajando cada animación que los acompaña con armonía, apoyándose en un surrealismo coherente con la evolución musical de la banda. Dunning hace gala de una gran imaginación para dar a las canciones una dimensión óptica, gracias a un argumento lleno de fantasía, en sentido con su construcción como cuento infantil. Noventa minutos de cinta en los que el director consigue que música, formas y colores se unan en un espectáculo visual lleno de creatividad.

Lista de canciones de “Yellow Submarine” (1968)

Yellow Submarine/ Eleanor Rigby/ Love You To/ A Day in the Life/ All Together Now/ When I’m Sixty-Four/ Only a Northern Song/ Nowhere Man/ Lucy in the Sky with Diamonds/ Think for Yourself’/ Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band/ With a Little Help from My Friends/All You Need Is Love/ Baby, You’re a Rich Man/ Hey Bulldog/ It’s All Too Much/ All Together Now

IS IN MY EARS AND IN MY EYES

A los filmes A Hard Day’s Night, Help!, Magical Mystery Tour y Yellow Submarine habría que añadirle una quinta película de referencia para todo beatlemaníaco: Let It Be. Rodado en los sesenta, aunque estrenado en la década siguiente, el documental reconoce ya el final de la banda, que cedería a la filmación de la película más por las presiones de Apple Corps que por voluntad propia. Para entonces las rupturas internas y las discrepancias entre los miembros eran tan evidentes que quedaron explícitas en el filme; muestra también de esta situación fue la recogida del Oscar a la Mejor Banda Sonora por Let It Be, a la que solamente acudió Paul McCartney. A pesar del ambiente en el que se rodara Let It Be, esta nos ofrece el concierto improvisado que el cuarteto realizó desde la azotea de los estudios Apple, que aún se mantiene como un símbolo del eclipse sufrido por una banda que a día de hoy sigue sumando seguidores alrededor del mundo.

No es necesario esperar a la década siguiente para disfrutar de la presencia de los Beatles en una producción cinematográfica. John Lennon tuvo una intervención en la película de Richard Lester sobre la I Guerra Mundial Cómo gané la guerra; también sería protagonista, guionista y director junto con Yoko Ono —quien, además, puso la música— del cortometraje experimental Two Virgins. Por su parte, Ringo Starr compartió títulos de crédito con artistas de la talla de Marlon Brando en Candy y de Peter Sellers en Si quieres ser millonario no malgastes el tiempo trabajando. Los otros dos miembros contarían también con intervenciones en largometrajes, aunque para conocerlos haya que cambiar de década.

George Harrison fue en 1978 parte del reparto de The Rutles: All You Need Is Cash, una parodia sobre The Beatles llevada al cine por los Monty Python. El guitarrista forjó una gran amistad con Eric Idle, miembro del grupo humorístico del que era admirador, y de hecho financiaría la película La vida de Brian, donde hace su pequeña aparición al final del filme. Paul McCartney ha intervenido durante su carrera en gran cantidad de documentales, referidos en su mayoría a su trayectoria profesional; además, protagonizó y escribió el libreto del drama musical de los ochenta Recuerdos a Broad Street, donde también aparece su colega Starr y la que por entonces era su esposa, Linda.

Las caras de John, Paul, George y Ringo en pantalla se han seguido sucediendo hasta la actualidad, también después del fallecimiento de alguno de sus miembros. Es el caso de Imagine: John Lennon, rodada en 1988, ocho años después de que el compositor de la canción que da título al documental fuera asesinado en Nueva York. Veinte años después se estrenaría All Together Now , cinta que cuenta la historia del proyecto entre The Beatles y Cirque du Soleil en el espectáculo Love. Para entonces, ya habían pasado siete años sin George Harrison, que murió en 2001 de cáncer de pulmón. Martin Scorsese narraría la vida del guitarrista en 2011 en George Harrison: Living in the Material World. Estos y otros títulos vinculados a un símbolo indiscutible de los sesenta británicos, los nostálgicos de la banda, tienen, por suerte, la posibilidad de sumergirse en un vasto material cinematográfico, acompañado siempre de una música inolvidable que, como ellos avecinaban sin querer, «está en mis oídos y en mis ojos…».

Dafne Calvo, Directora de La Encuadre.

@DafneCalvo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here