DE MÚNICH A BOSTON; DEL DEPORTE A LA DESGRACIA: LOS EVENTOS DEPORTIVOS EMPAÑADOS POR LA TRAGEDIA

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (4 votes cast)

Imagen de la explosión en la maratón de Boston. Un artículo de Andrea Díaz Sánchez para ColumnaZero.

Cinco de septiembre de 1972, el equipo olímpico de Israel es víctima del primer atentado perpetrado en unas Olimpiadas. 16 de abril de 2013, dos bombas causan la muerte de tres personas en la maratón de Boston. La historia se repite. Los eventos deportivos han sido flanco de ataques durante años. El atentado de las olimpiadas de Múnich o las bombas en Boston solo son la punta del iceberg. En ColumnaZero hacemos un repaso de algunos de  los eventos deportivos empañados por la desgracia.

La maratón de Boston llevaba más de cuatro horas de duración. Los atletas más preparados habían cruzado ya la línea de meta, solo faltaban aquellos corredores aficionados, que habían iniciado la carrera en la última de las tres salidas. Todo parecía marcha con normalidad, pero las apariencias no siempre son las acertadas. A las 15.00 horas se producía la explosión de un artefacto a pocos metros de la línea de meta que hizo que muchos corredores cayeran al suelo de inmediato. Apenas 10 segundo después, estalló otro a escasos metros del primero. La maratón de Boston, uno de los eventos clave y característicos de la ciudad, era víctima de un atentado que causaba la muerte de tres personas y centenares de heridos. Se desconoce la autoría del ataque, pero el objetivo estaba claro:  producir una masacre. Minutos después de las explosiones, las dudas y las preguntas se acumulaban. La sombra del 11-S planeó de nuevo sobre las cabezas de los estadounidenses.

Los sucesos de Múnich conmocionaron al mundo

Sin embargo, no es la primera vez que el terrorismo se vuelve el protagonista de un evento deportivo. Durante la celebración de las Olimpiadas de Múnich 72 un grupo terrorista de origen palestino, Septiembre Negro, entraba en la villa olímpica y secuestraba a 11 miembros del equipo israelí los cuales fueron asesinados posteriormente. Un total de 17 víctimas, entre ellas un entrenador, un policía y uno de los secuestradores. Desde aquel cinco de septiembre, las Olimpiadas quedaron marcadas por una mancha negra.

Tuvieron que pasar casi dos décadas para que la masacre se desencadenara de nuevo. El 27 de julio de 1996, durante las Olimpiadas de Atlanta, estallaba una bomba casera en el Parque del centenario, a escasos metros del Estadio Olímpico. El número de víctimas en este caso fue de dos muertos y resultaron heridas más de 100 personas. El responsable: Eric Rudolph,  quién fuera experto en explosivos del ejército norteamericano quiso un final anticipado de las Olimpiadas. Actualmente cumple prisión en Colorado. Por suerte, los juegos de Barcelona 92 no fueron objeto de ningún atentado. Tal vez porque la policía encontró a tiempo un artefacto colocado en el techo del Palau Sant Jordi. Sin embargo,en el año 2002 el grupo terrorista ETA, colocaba un coche bomba frente al estadio Santiago Bernabéu minutos antes de que comenzar el encuentro entre el Real Madrid y el FC Barcelona.

El atentado frente al estadio del Real Madrid afectó a sus instalaciones (Foto: Ángel Casas)

Años después, en 2008, otra maratón en Sri Lanka,  fue diana de los terroristas. Minutos antes de comenzar la carrera tradicional como parte de la celebración del año nuevo en Sri Lanka, una bomba estallaba en el lugar del evento y acababa con la vida de 13 personas entre las que se encuentra el ministro ceilanés y el entrenador nacional de atletismo, 90 fueron heridas. . Los actos se le atribuyeron a la guerrilla Tamil. Sri Lanka ha sido objetivo de varios ataques terroristas en eventos deportivos, así como Iraq, donde se han perpetrados secuestros en selecciones deportivas y ataques en instalaciones deportivas. En Pakistán, 93 personas murieron, la mayoría niños,  cuando un coche dirigido por un terrorista suicida entraba en el pabellón en el que tenía lugar un partido de voleibol, en 2010. Se consideró uno de los ataques más sangrientos de la nación, que por aquel entonces se sumergía en una ola de violencia continua en la lucha del gobierno paquistaní y los feudos talibanes. En ese mismo año, la selección nacional de fútbol de Togo fue atacada por un grupo armado cuando se disponía a disputar la Copa Africana de Naciones, emboscada que terminó con tres fallecidos.

Primero fue Múnich, después Atlanta, España y, ahora, Boston. La sombra del terrorismo se hace cada vez más visible cuando se trata de un acto de carácter deportivo. El público va a disfrutar de la emoción de ver a su país participar en una competición, los atletas van a realizar su trabajo y su afición. Sin embargo, detrás de todo eso están las alarmas, los dispositivos de emergencias y los cuerpos de seguridad.  Londres y Nueva York han comunicado su preocupación en sus respectivas famosas maratones, que previsiblemente contendrán drásticos cambios en su organización.

Andrea Díaz Sánchez

@andreadiazsz

email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>